El ayuntamiento de Monterrey, encabezado por Luis Donaldo Colosio Riojas, reconoció al joven indígena originario de Chiapas, Rubén González Pérez, por lograr graduarse como Ingeniero en Mecatrónica en el Tecnológico de Monterrey.

El ahora profesionista obtuvo una beca que pudo mantener hasta graduarse con mención honorífica con un promedio de calificación de 92.3. Se trata de Rubén de 22 años, quien nació en El Paraíso, municipio de Osumacinta, donde creció hablando el idioma Tzotzil y de donde se trasladó a Monterrey en 2017.

Al conocer este logro, Colosio Riojas felicitó al joven, quien lo visitó en el Palacio Municipal: “Muchas felicidades Rubén. Te voy a pedir un solo favor muy importante, que el apoyo que has estado recibiendo el día de hoy, tú se lo brindes el día de mañana a quien lo necesite”.

Después de su encuentro con el presidente municipal, el recién graduado recibió un reconocimiento por parte de regidoras, regidores y síndicos del Cabildo de Monterrey.

El homenaje se realizó gracias a una propuesta del Síndico Segundo, Francisco Bahena, y en la que también estuvieron presentes sus padres, de oficio agricultores; Humberto González Pérez y Anabella Pérez Pérez.

“Era pequeño y a mí me gustaba mucho leer todo el tiempo. El idioma español lo empecé a aprender en el jardín de niños y luego en la primaria, y desde ese momento me propuse estudiar una carrera universitaria”, comenta Rubén.

Persiguiendo su sueño, se enteró que el Tec de Monterrey ofrece un programa de becas del 100 por ciento, pero aplicarían un total de 15 mil jóvenes para quedar solamente 190.

“El día que recibí la noticia de que me aceptaron pensé que estaba soñando, pero había un problema, no tenía recursos para trasladarme; sin embargo, me encontré con gente muy generosa de una empresa que me apoyó al principio y después otras fundaciones que continuaron con el apoyo hasta ahora que me gradué”, manifestó.

Ahora, Rubén González viajará a Europa gracias al apoyo del Instituto Estatal de la Juventud.