El hospital San José, que opera en ese municipio de Querétaro, fue clausurado en una área después que se descubriera que en sus instalaciones se realizó una pelea de box clandestina en plena pandemia de COVID-19.

Así lo ratificó el secretario de gobierno del municipio de Querétaro, Apolinar Casillas, quien informó que dicha pelea de box se llevó a cabo en el piso H del Hospital de San José, ubicado en Paseo Constituyente.

De acuerdo con los primeros reportes de las autoridades, el evento se realizó con una conglomeración de aproximadamente 400 personas quienes acudieron al lugar con boleto pagado.

Incluso, el evento se difundió en redes sociales, donde se promocionó que la pelea se llevaría a cabo en el Piso H de la Torre Médica de esa institución, donde se montó un ring de pelea con una producción de luces y sonido.

De hecho, la pelea estelar del evento se llevó entre Enrique Borbolla, familiar del dueño del establecimiento, contra Jorge “El Tigre” Licea, misma que tuvo un costo de aproximadamente 500 pesos por boleto.

Además, en el evento estelar también hubo venta de bebidas alcohólicas así como venta por copea, razón por la cual fue clausurado esta mañana dicha área del hospital San José.

A su vez, el secretario de gobierno del municipio de Querétaro explicó que el municipio nunca otorgó ningún permiso para este evento, por lo que se trató de algo clandestino.

“Yo quiero dejar muy claro que nosotros no otorgamos absolutamente ningún permiso para tal evento y que podríamos decir que ocurrió en la clandestinidad, tan es así que hoy a primera hora instruí a las áreas de Protección Civil e Inspección para que procedieran a clausurar dicho piso”, aseguró.

Lee: Regresa el box a Guadalajara… aunque sin público