Al concluir su gira de agradecimiento por los 11 municipios de Quintana Roo, la gobernadora electa, Mara Lezama, aseguró que la entidad se convierte en el bastión de la Cuarta Transformación.

Desde el municipio de Benito Juárez (Cancún), la ciudad que la eligió alcaldesa dos veces y la llevó al poder estatal, Mara Lezama reafirmó ante miles de benitojuarenses que, por fin, llegó un gobierno de izquierda a un estado considerado el más turístico de México.

“Durante muchos años la izquierda luchó para gobernar este estado para tener un suelo parejo, por eso hoy, con humildad, vengo a decirles gracias”, expresó la primera mujer y primera morenista electa gobernadora.

En la Plaza de la Reforma, Mara Lezama hizo un recuento del cumplimiento de sus compromisos: “Cómo lo dije aquí cuando gané en 2018, Benito Juárez no se endeudaría, y no se endeudó; prometí el mejoramiento del Boulevard Colosio y hoy me reuní con las partes y está por iniciar”, afirmó en medio de aplausos de los cancunenses.

“Prometí el Puente Nichupté y ahora es una realidad, además de que será gratuito; prometí rescatar de la corrupción el teatro de la ciudad y en los próximos días será inaugurado; prometí un refugio para mujeres, una casa temporal para adultos mayores y una casa de asistencia para niños y niñas y lo cumplí”.

Un día antes, en Chetumal, Mara Lezama dibujó la integración de su gabinete, quienes serán evaluados constantemente, “pues lo que no se mide no sirve, y lo que no sirve se desecha”.

Adelantó que su gabinete será de gente honesta, trabajadora que ame Quintana Roo, que quiera servir a todos quintanarroenses, que sí tendrá chetumaleños, no gente que venga y se tenga que ir”, por lo que reiteró su compromiso de “terminar con la arrogancia del poder.”

Afirmó que quienes la acompañen en el Gobierno de la Transformación serán evaluados constantemente. “Si alguien no trabaja se va, y así debe ser en el gobierno, si alguien no funciona se tendrá que ir”.