La intención es solicitarle su veto a la Ley del Servicio Profesional Docente y que el mandatario se siente a dialogar con los maestros

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) anunció ayer que iniciará una fase de resistencia civil pacífica, para pedir el diálogo directo con el presidente Enrique Peña Nieto y la no publicación de la Ley del Servicio Profesional Docente.

La intención es solicitarle su veto a la Ley del Servicio Profesional Docente y que el mandatario se siente a dialogar con los maestros para construir una reforma educativa consensuada.

Luego de su marcha por Paseo de la Reforma, los integrantes de la Comisión Nacional Única de Negociación explicaron en un mitin, realizado afuera de la Secretaría de Gobernación (Segob), que esta nueva fase incluye manifestaciones en todo el país, mantener el plantón en el Zócalo capitalino, y paros escalonados de labores.

Francisco Bravo, secretario general de la Sección 9 del Distrito Federal, aseguró que en la movilización de hoy participaron 20 mil maestros, y suspendieron clases en 85 por ciento de los planteles de la ciudad de México.

Rubén Núñez, secretario general de la Sección 22 de Oaxaca, llamó a otras organizaciones sociales a que se unan al magisterio disidente para frenar las reformas educativa, laboral y energética. 

(Fuente: Notimex)