Activista, presente en todas las marchas, el eterno estudiante de la otredad, el izquierdista y luchador social, Enrique Cisneros, mejor conocido como “El llanero solitito”, falleció la noche del sábado en la CDMX. Tenía 71 años.

Cisneros cobró relevancia desde la década de los sesentas cuando comenzó a promover el teatro callejero y coadyuvó en la fundación del famoso Centro Libre de Experimentación Teatral y Artística de la UNAM (CLETA).

Quedan en la memoria de obreros, campesinos y estudiantes esas obras de teatro con las que Cisneros siempre acompañaba sus manifestaciones, en las cuales retrataba las problemáticas de la gente ‘de a devis’, las huelgas, los problemas estudiantiles y hasta la vida en el barrio.

El llanero solitito” fundó un festival alternativo al Cervantino, ese que se celebra en Guanajuato, en el cual invitó a artistas nacionales e internacionales a formar parte de actividades culturales.

Sus cincuenta años de activismo político y cultural pasarán ya a la historia de América Latina, territorio que, también, recorrió llevando su teatro y mensaje en pro de los más desfavorecidos.

TE RECOMENDAMOS LEER: ‘Merecen más respeto los opositores que los abyectos’, AMLO defiende a Corral de abucheos