¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
doPlay

WhiteSupremacistTerrorism

¿Quién dispara realmente en los tiroteos masivos?

Mariana Recamier

El responsable del tiroteo masivo en El Paso, Texas, quien asesinó a 22 personas, 8 de ellas mexicanas, comparte características distintivas con la mayoría de los tiradores que han cometido este tipo de acciones en los últimos 37 años. Es blanco, muestra signos de trastornos mentales, se comunica en foros y usó armas legales


Ago 7, 2019

Los responsables de los tiroteos masivos en Estados Unidos son hombres blancos que obtienen armas de forma legal, copian sus estrategias de personas que admiran, muestran signos de trastornos mentales y se comunican en foros que no tienen restricciones para los discursos de odio.

Estas son las constantes en los autores de las masacres que se cometieron en territorio estadounidense de 1982 hasta el sábado pasado, de acuerdo con la base de datos del medio de comunicación Mother Jones.

Patrick Crusius, el sospechoso responsable del tiroteo en El Paso, Texas, cumple con estas características: es un joven blanco de 21 años que provocó la muerte de 22 personas, entre ellas ocho mexicanos.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon confirmó el fallecimiento de los ocho mexicanos: cuatro mujeres y cuatro hombres. Cinco de Chihuahua y los tres restantes de Aguascalientes, Torreón y Zacatecas, respectivamente.

De acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Ebrard y el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, sostuvieron una reunión en la FGR este martes y coincidieron en que el atentado en El Paso se trata de un acto equiparable al terrorismo en contra de ciudadanos mexicanos en el exterior.

La idea del hombre blanco como defensor de Estados Unidos frente a los extranjeros es reforzada por los estereotipos presentes en los productos televisivos y el cine

En seguimiento a la estrategia del Gobierno de México, la Secretaría de Relaciones Exteriores proporcionó este martes a la Fiscalía General de la República (FGR) la información relevante con la que cuenta hasta el momento para la carpeta de investigación sobre el caso.

Mientras se inician las investigaciones, algunos datos de Crusius ya son públicos y no se alejan del perfil de las personas que cometieron los otros 113 tiroteos masivos desde 1982 en Estados Unidos. Al igual que Crusius, la mayoría de los individuos que cometen este tipo de acciones en EU son hombres.

Más de 110 de estos delitos fueron llevados a cabo por ciudadanos de sexo masculino y solo en cuatro participaron mujeres. Además, en más de la mitad los autores eran blancos, de acuerdo con los registros de Mother Jones.

“El problema es la forma en que los hombres blancos y jóvenes reconocen al otro que está frente a ellos. Son jóvenes idealizando el tema de una amenaza del extranjero, son hombres pensando en la defensa viril de la casa y la familia y son blancos que quieren encarnar a los pioneros que fundaron Estados Unidos”, explica Felipe Gaytán Alcalá, profesor investigador de la Universidad La Salle.

El derecho de tener armas y que las puedan usar contra los extranjeros siempre ha sido parte de la narrativa de los estadounidenses blancos

- Felipe Gaytán Alcalá

Profesor investigador de la Universidad La Salle

Además, el académico asegura que la idea del hombre blanco como defensor de Estados Unidos también es reforzada por los estereotipos presentes en los productos televisivos y el cine.

“Los hombres son los que ejercen un tipo de protección o un tipo de ataque de prevención frente a los otros porque el hombre es el que tiene que defender a la familia, la casa y la sociedad. Aunque la sociedad estadounidense parece muy liberal, es machista y sigue ejerciendo este tipo de control”, argumenta el profesor.

Por otra parte, el catedrático señala que la mayoría de los tiradores son blancos porque quieren replicar la idea de los peregrinos europeos que llegaron a Estados Unidos y defendieron el territorio con las armas.

Además, la narrativa de proteger el territorio estadounidense es una constante en toda la historia del país norteamericano, así como el derecho a portar armas para defender la nación y sus intereses.

“El derecho de tener armas y que las puedan usar contra los extranjeros siempre ha sido parte de la narrativa de los estadounidenses blancos. Siempre se justifican con que es la defensa de la patria y la sociedad blanca o de ellos frente a el otro”, afirma el profesor de la Universidad La Salle.

Ahora también se suman nuevos elementos al perfil de los tiradores, como el uso de foros en internet que les permiten encontrar manifiestos, conversar con personas que tienen las mismas ideas que ellos e incluso intercambiar información para comprar armas.

También hay más factores en los posibles detonantes que provocan que una persona cometa un tiroteo en Estados Unidos: la aceptación de las ideas racistas y discriminatorias a partir de los discursos del presidente Donald Trump y el resurgimiento de grupos supremacistas

Te puede interesar:‘No abran, no salgan’, reacciones a tiroteo en El Paso

El aspecto mental de los tiradores

Una característica que tienen en común las personas que realizan tiroteos masivos en Estados Unidos es que antes de cometer el delito presentaron síntomas de algún trastorno mental.

En los 114 tiroteos masivos que han cometido entre 1982 y el 2019, los autores habían presentado síntomas de algún padecimiento mental en más de 50 casos antes de disparar contra personas, de acuerdo con la base de datos de Mother Jones.

Emiliano Villavicencio Trejo, doctor en psicología y académico de La Universidad La Salle, asegura que las personas que cometen tiroteos masivos tienen una alteración en la personalidad que no les permite distinguir entre el bien y el mal.

“Son personas con alguna alteración de la personalidad que difícilmente distinguen entre lo bueno y lo malo o lo justo y lo injusto, por lo tanto hay una potencialidad de que se presente un ‘acting out’, es decir, comportamiento desproporcionado respecto a una situación”, explica.

El estado psicológico juega un papel fundamental en las personas que cometen tiroteos, pues suelen ser individuos incapaces de distinguir entre el bien o el mal y entre lo justo y lo injusto; convirtiéndolos en sociópatas

Villavicencio Trejo agrega que los tiroteos se detonan porque los individuos que enfrentan una enfermedad mental se exponen a discursos de odio respecto a la migración y las personas latinoamericanas, además de que crecen en Estados Unidos, un país en el que predominan las ideas nacionalistas y de protección de los bienes y el territorio.

El especialista específica que los tiradores son individuos con síntomas que corresponden a la sociopatía. Y que las personas que tienen esta alteración son inteligentes desde el punto de vista cognitivo y es por eso que algunos autores de tiroteos investigan y planean una estrategia antes de cometer el delito.

“Son personas que de manera astuta desarrollan estrategias para lograr sus objetivos… Rastrean en la historia a los personajes con los que pudieran identificarse e investigadores han encontrado que el modus operandi de estas personas muchas veces corresponde con algunos comportamientos y formas de actuar de asesinos de la historia”.

Estas características se confirman en el autor del tiroteo de El Paso. Poco antes de que Patrick Crusius disparara contra la multitud en el Walmart, dejó un manifiesto que apareció en la plataforma 8chan.

El autor comienza el texto con una declaración de simpatía hacia el autor de los tiroteos en las mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, en los que 51 personas murieron en dos ataques consecutivos en marzo.

El sospechoso apunta una idea popular entre los supremacistas blancos: que personas extranjeras desplazan a la “gente blanca” de “origen europeo”. Dicha teoría racial llamada “el gran reemplazo” fue promovida por un escritor francés llamado Renaud Camus y argumenta que las élites en Europa quieren “sustituir” a los europeos blancos con inmigrantes del Medio Oriente y el norte de África.

Además, los tiradores cada vez son más jóvenes. Antes del tiroteo de Charleston en 2015, los responsables de este delito tenían un promedio de menos de 34 años; desde la tragedia en la iglesia metodista hasta el presente tienen un promedio de 32 años

“La sociopatía como trastorno se consolida a partir de la postadolescencia y basta solo un disparador para que el comportamiento sociópata se tergiverse y se manifieste de manera explícita, entonces el sociópata en formación es generalmente un joven”, concluye el doctor en psicología.

Te puede interesar: La mente de un tirador

Odio, la causa de los tiroteos, a un clic de distancia

La masacre de Christchurch en Nueva Zelanda, el ataque a una sinagoga en Poway, California, y el tiroteo de este fin de semana en El Paso, Texas, tienen en común un sitio web: 8chan.

En el caso de las dos primeras tragedias, los autores Brenton Tarrant y John T. Earnest compartieron textos en los que sintetizaban varias de las teorías más comunes del supremacismo blanco.

De eso trataba también el documento que medios de Estados Unidos le atribuyen al sospechoso de la masacre en Walmart.

8chan es una especie de red social que desde hace años funciona como un espacio de libertad para grupos supremacistas por la escasa moderación y censura de los tableros de información que la conforman, sin embargo, el manifiesto de Crusius provocó que el muro de mensajes en línea amaneciera desconectado este lunes.

La falta de control de las plataforma en internet donde se comparten y fomentan ideas de supremacismo blanco deben de ser regulados, de lo contrario este tipo de agresiones podrían volverse cada vez más comunes

El especialista en cultura digital Rubén Darío Vázquez explica que los autores de tiroteos utilizan sitios como 8chan y 4chan porque no tienen reglas comunitarias como Facebook, Twitter y otras redes sociales.

Además, el también profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) asegura que estos sitios son peligrosos porque no solo se intercambian opiniones en ellos, sino también estrategias para cometer delitos.

“En todas estas plataformas vamos a encontrar manifiestos, planes y deseos de venganza, ideas terroristas, expresiones de odio y otras cosas que comparten personas que ya tienen ciertos intereses en las ideas supremacistas. Estas comunidades son peligrosas porque no solo promueven esta ideología, sino que dotan de planes, ideas, posturas, planos y acciones muy concretas que pueden poner en peligro la vida de muchas personas”, comenta Vázquez.

El especialista en cultura digital precisa que esta situación no significa que todas las personas que están en estos foros cometan crímenes violentos, no obstante, considera que es necesario legislar las plataformas.

“Hay que tener mucho cuidado y hay que ver de qué manera se puede legislar para no afectar la libertad de expresión, pero también para tener controlados estos grupos que son potencialmente peligrosos para otras poblaciones dentro de Estados Unidos”.

8Chan fue creado por un joven llamado Fredrick Brennan. Según su concepción, la página debía de ser una web “amiga de la libertad de expresión”, ante lo que el programador consideraba un clima de vigilancia cada vez más represivo en Internet.

Tres años después de su fundación, Brennan abandonó la web y la dejó en manos de su propietario: Jim Watkins. Tras los trágicos sucesos en Texas y Ohio, Brenan dice arrepentirse de haber puesto en marcha esta web.

“He creado un monstruo”, afirmó en una reciente entrevista a Reuters en la que sostiene que “si pudiera volver en el tiempo y no crear 8Chan, probablemente lo haría”.

El profesor de la UNAM opina que los tiradores no se hicieron dentro de los foros como 8chan, no obstante, considera que estas plataformas resultan peligrosas por la cantidad de información que pueden encontrar y la ayuda que brindan para concretar planes muy específicos de cómo obtener mapas de las calles, centros comerciales o hasta lugares donde comprar armas.

Se tiene que reconceptualizar a las plataformas para hacer responsables de los contenidos que publican a sus usuarios, sobre todo cuando son peligrosos

- Rubén Darío Vázquez

Especialista en cultura digital

Te puede interesar: Demócratas y republicanos han sido omisos en regulación de armas en EU: AMLO

Trump, supremacistas y muchas armas

Los tiroteos masivos más recientes en Estados Unidos se dan en un contexto en el que los mensajes de odio del presidente Donald Trump son más constantes, hay un nuevo resurgimiento de grupos supremacistas y se mantiene el fácil acceso a las armas de fuego.

El autor del tiroteo en El Paso fue vinculado con un manifiesto publicado en un sitio web horas antes de la masacre. En él, Crusius critica la invasión hispana de Texas y asegura que su objetivo era matar al mayor número de mexicano.

El autor del manifiesto utiliza a lo largo del documento el concepto de invasión, frecuente en el discurso del presidente Trump.

La combinación entre el discurso de odio del presidente de Estados Unidos, el resurgimiento de grupos supremacistas y la facilidad para comprar armas de fuego son un caldo de cultivo perfecto para que se cometan tiroteos

“Hoy sabemos que las semillas del discurso supremacista que se han estado esparciendo desde el oficialismo en Estados Unidos han dado permiso a todos estos movimientos de resurgir y operar”, explica la internacionalista Arlene Ramírez Uresti.

Los tiradores retoman el discurso de Trump, pero también de organizaciones como Cult 45, un grupo supremacista que toma su nombre del hecho de que el republicano es el presidente número 45 en la historia de Estados Unidos.

De acuerdo con Ramírez Uresti, Cult 45 es un movimiento supremacista blanco que participa en los rally políticos de Trump y comete actos de vandalismo y de represión en contra de cualquier persona que critique o esté en contra del presidente.

“Ese es el perfil de las personas que vemos haciendo estos tiroteos masivos. Ellos están plenamente convencidos de hacer una purga social de personas que les han vendido como malas y criminales y que son enemigos del Estado porque los consideran una amenaza interna. Son movimientos que estaban adormecidos y que operaban en el anonimato y que han encontrado el clima perfecto para salir a la luz”, comenta la doctora en relaciones internacionales.

Además de ser influenciados por los colectivos supremacistas y el discurso de Trump, los autores de los tiroteos cometen los delitos porque en Estados Unidos es sencillo comprar un arma

En los 114 tiroteos masivos que se cometieron de 1982 a 2019, en más de 80 casos los autores utilizaron un arma comprada de forma legal, de acuerdo con la base de datos del medio de comunicación estadounidense Mother Jones.

“El problema es la segunda enmienda constitucional. Estados Unidos se ha negado por años a modificar la constitución política y el problema radica en darle al ciudadanos poder absoluto para comprar armamento y municiones para defensa propia y de su propiedad”, concluye Ramírez Uresti.

En este sentido, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo desde el lunes pasado que el gobierno de Estados Unidos debe controlar la venta de armas tras el tiroteo de El Paso.

“Somos respetuosos de lo que decidan otros gobiernos, pero pensamos que estos lamentables hechos que se presentaron en Estados Unidos deben de llevar a la reflexión, al análisis y a la decisión de controlar la venta indiscriminada de armas”, puntualizó el lunes en rueda de prensa desde Valle de Bravo, Estado de México.


Notas relacionadas

Ago 6, 2019
Lectura 9 min

Comentarios