La hepatitis infantil, de origen desconocido, que llegó a México en días pasados, ha generado la inquietud de expertos en salud pediátrica alrededor del mundo.

En entrevista con Milenio, el hepatólogo pediatra, Juan Francisco Aguilera Ramos, explicó que la enfermedad COVID-19 pudo abrir el paso a este nuevo tipo de hepatitis pues tras contagiarse del virus del SARS-CoV-2 se altera nuestra flora intestinal.

“Sí sabemos que muchas bacterias de nuestra microbiota, es decir nuestra flora intestinal, se alteraron después de las infecciones con el SARS-CoV-2 que produce el covid-19, y que esto dio a un cambio en las bacterias y algunas, que normalmente no atacan a las personas sanas, pueden estar atacandonos”, refirió, “no sabemos si otro virus, si otra bacteria cambió o se agregó alguna que no hemos identificado para ser causa de esto” dijo.

El especialista adscrito al servicio de gastroenterología del Hospital Español indicó que aún es una etapa sumamente inicial para emitir conclusiones.

“Se supuso en un principio que se trataba de un norovirus, variante de adenovirus; luego se supuso que serían los variantes de la familia F (F4 y F41), también se supuso que algunos alimentos trajeran algún otro tipo de virus, en especial pescados y carnes que no estén bien refrigerados en estas épocas de calor”, refirió.

Lee: Estados Unidos reporta la muerte de 6 niños por hepatitis infantil aguda

Recomendó que debemos estar prevenidos contra cualquier cosa, ya sean bacterias, parásitos o virus que puedan contagiarse.

“Es un problema importante, el nivel de infecciosidad es relativo porque sólo está afectando a los menores de edad y a la fecha no se tiene ningún caso de adulto, pero es lo que se está investigando”, recordó.

La hepatitis es una inflamación del hígado que cursa con una elevación en sangre de unas proteínas llamadas transaminasas.

Los síntomas más específicos de hepatitis son la ictericia, que es la coloración amarilla de piel y mucosas; la coluria, que es la coloración oscura de la orina. También se puede presentar picor en la piel. Ante la aparición de alguno de estos signos, se aconseja acudir a un centro médico para ser evaluado por un pediatra.