¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

ELECCIONES 2018

¿Qué pasaría con el PAN, PRI y PRD si AMLO gana (o pierde) la Presidencia de la República?

Imelda García

A menos de 60 días de las elecciones del próximo 1 de julio, la consultora Integralia realizó un ejercicio en el que muestra los posibles escenarios de las cuatro principales fuerzas políticas del país en caso de que el tabasqueño se convierta en el Presidente de México


May 10, 2018
Lectura 4 min
portada post

Si Andrés Manuel López Obrador tuviera una victoria abrumadora en las urnas este 1 de julio, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se debilitaría y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) podría irse al colapso, lo que permitiría al país transitar al bipartidismo, considera un análisis de la consultora Integralia, fundada y dirigida por Luis Carlos Ugalde, ex consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE).

En su estudio Escenarios Electorales y Legislativos 2018, la consultora establece tres escenarios posibles con diferentes consecuencias; en todos, se toma como base el resultado electoral del candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, Partido del Trabajo y Encuentro Social).

Primer escenario: AMLO tiene victoria abrumadora

En un primer escenario, si hubiera una victoria “abrumadora” de López Obrador, con un margen superior a los 8 o 10 puntos porcentuales, en la Cámara de Diputados los tres partidos de la coalición tendrían mayoría y en el Senado serían la primera minoría.

De concretarse un voto mayoritario por el tabasqueño, la coalición podría ganar 6 de 9 gubernaturas en juego y hacerse de la mayoría en 10 de 27 congresos locales.

El reparto de las gubernaturas del país podría quedar entonces en 13 para el PRI; 10 para el PAN; 6 para Morena; 1 para Movimiento Ciudadano; 1 para el PRD; y para el independiente Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” (Nuevo León); y ninguna para el PVEM.

En un escenario así, el país podría transitar hacia el bipartidismo, pues quedarían muy fortalecidos Morena y el PAN.

“(Habría) un fuerte debilitamento del PRI y colapso del PRD; (se daría) un tránsito al sistema bipartidista”, establece el resumen ejecutivo del estudio.

Otras implicaciones que tendría el primer escenario serían que el gobierno tendría una “amplia legitimidad política”, el Ejecutivo tendría escasos contrapesos y una capacidad reformista amplia, “incluyendo enmiendas constitucionales a partir del 2021-2022”.

Segundo escenario: Victoria ajustada de AMLO

En un segundo escenario, si López Obrador tuviera una “victoria ajustada” con un margen entre los 3 y los 5 puntos, Morena alcanzaría la primera minoría en la Cámara de Diputados y la segunda minoría en el Senado.

Morena podría ganar 5 de 9 gubernaturas en juego, para quedar en un reparto de 13 para el PRI; 11 para el PAN; 5 para Morena; 1 para MC; 1 para el PRD; 1 para “El Bronco”; y ninguna para el PVEM. En el caso de los congresos locales, Morena podría obtener mayoría en 8 de los 27 congresos locales.

En ese escenario, las fuerzas políticas irían también hacia el bipartidismo, con Morena y el PAN más fortalecidos y el PRI y el PRD como partidos bisagra.

En este caso, el gobierno sería legítimo, con mandato de cambio, pero sujeto a contrapesos legislativos; las reformas serían graduales y estarían sujetas a negociaciones con el Congreso; y el PRI se convertiría en el partido “bisagra” en el Legislativo, para aprobar reformas de Morena o del PAN.

Tercer escenario: AMLO pierde por estrecho margen

Un tercer escenario posible sería una derrota de Andrés Manuel López Obrador por un estrecho margen de entre 1 y 3 puntos porcentuales.

En se caso, Morena sería segunda minoría en la Cámara de Diputados y como segunda minoría en el Senado.

Integralia proyecta que 3 de las 9 gubernaturas serían para Morena, así como la mayoría en 5 de los 27 congresos locales donde se elegirá diputados locales.

El reparto del poder estatal quedaría entonces con 14 gubernaturas para el PRI; 12 para el PAN; 3 para Morena; 1 para Movimiento Ciudadano; 1 para el PRD; y 1 para el independiente Rodríguez Calderón.

En ese escenario, el mapa político de México iría hacia el tripartidismo, con un poder equilibrado entre Morena, el PRI y el PAN, y con un PRD disminuido.

Integralia señala que en caso de concretarse este escenario, el nuevo gobierno tendría una débil legitimidad, “resultado de un proceso de calificación electoral conflictivo”. Habría también protesta social y frustración en segmentos de la población.

El Ejecutivo estaría acotado, sujeto a negociaciones en el Congreso; y se mantendría un sistema de 3 partidos, sin el PRD.


Notas relacionadas

Dic 23, 2018
Lectura 1 min

Dic 12, 2018
Lectura 2 min

ELECCIONES 2018

Buscan blindar elección de Monterrey

Jesús Padilla


Dic 12, 2018 Lectura 2 min

Dic 3, 2018
Lectura 2 min

Nov 29, 2018
Lectura 2 min

Comentarios