Aunque uno de los síntomas de las personas que enferman de COVID-19 es estornudar, esto no quiere decir que si lo haces habitualmente estés contagiado del virus del SARS-CoV-2.

De acuerdo con ZOE COVID Symptom Study, aunque muchas personas con COVID-19 pueden estornudar, no es un síntoma definitivo ya que dependiendo de cada individuo se presentan los síntomas.

Además los estornudos son muy comunes sobretodo en los meses más cálidos, pues las personas pueden experimentar la llamada fiebre del heno.

¿Cuáles son las diferencias entre COVID-19 y fiebre del heno?

La mayoría de las personas que se contagian de COVID-19 presentan síntomas de intensidad leve o moderada, y se recuperan sin necesidad de hospitalización.

Lee: Si tienes 30 años o más ya puedes registrarte para la vacuna contra COVID-19

Los síntomas más habituales de COVID-19 son los siguientes:

  • Fiebre
  • Tos seca
  • Cansancio
  • La de pérdida del olfato (anosmia)
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga

Y aunque estornudar también es un signo, este es más común en las personas vacunadas.

Mientras que los síntomas de la fiebre del heno son:

  • Goteo nasal y congestión nasal
  • Ojos llorosos, rojos y que causan picazón
  • Estornudos
  • Tos
  • Picazón en la nariz, el paladar o la garganta
  • Goteo posnasal
  • Fatiga

La fiebre del heno, también llamada rinitis alérgica, causa signos y síntomas parecidos al resfriado, pero a diferencia de una gripe, ésta no se produce por un virus.

Esta fiebre se produce por una respuesta alérgica a los alérgenos en interiores o al aire libre, como el polen, los ácaros del polvo o pequeñas esporas y saliva que arrojan los gatos, perros y otros animales con pelo o plumas.

Te recomendamos: ¿El final del COVID? Hallan moléculas que frenan entrada del coronavirus a las células

Además de hacerte sentir mal, la fiebre del heno puede afectar tu desempeño en el trabajo o la escuela y, en general, interferir con tu vida, para aliviar los síntomas te sugerimos acudir con el alergólogo.