Empresarios acordaron con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador desaparecer el insourcing y combatir la ilegalidad del outsourcing.

El insourcing es un esquema de subcontratación dentro de las mismas empresas.

Al respecto, Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), dijo que ya hay un plazo para desaparecer el esquema.

“La parte donde desaparece el insourcing ya hay un plazo también para la transición, aunque todavía no tenemos el período”, dijo el empresario a su salida de la reunión en Palacio Nacional con el presidente López Obrador.

Lee: No hay que temerle al outsourcing; Luisa María Alcalde

“El objetivo es quitar las malas prácticas del insourcing, así como lograr un punto medio donde las empresas puedan seguir con sus compromisos trabajando”, manifestó.

¿Qué es el insourcing?

El insourcing es el procedimiento por el cual los empleados internos en una organización asumen las labores que hasta ahora estaban siendo realizadas fuera de la compañía.

En la internalización de una función que se estaba desempeñando fuera de la empresa

Esta estrategia busca el uso de los recursos internos de la organización para ser más competitiva.

Además la empresa maneja de manera interna la administración de la nómina a través de una empresa que se diseñó de forma exclusiva para ofrecer estos servicios a las diferentes compañías de un grupo, que comparten en común una sociedad.

En ese sentido la empresa que realiza el insourcing carga con toda la responsabilidad de los empleados, sin embargo, este esquema de subcontratación, ha sido utilizado presuntamente de manera ilegal, pues no cumplían con el pago de utilidades, el registro ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y fiscalizaciones por la subcontratación.

Este esquema ha incrementado la precarización de las condiciones de trabajo de millones de mexicanos.

Lo que sucede es que una empresa crea otra empresa, que pertenezca a su mismo grupo de compañías, con el único fin de que administre la nómina, en ese sentido, no está obligado a pagar prestaciones o reparto de utilidades.

La creación de estas empresas ‘internas’ o ‘empresas de servicios’ promueven la evasión del pago del reparto de utilidades a sus trabajadores, ya que las ganancias se declaran a una razón social que no tiene personal a su servicio. También reduce el pago de salarios y prestaciones y cancela el derecho de antigüedad.

Y afecta las aportaciones al Instituto Mexicano del Seguro Social, ya que se manipula la clasificación de los trabajadores para reducir la cuota en materia de riesgos de trabajo.

El esquema permite que una empresa delegue a una tercera la prestación de servicios, lo que permite hasta 50 % de reducción de costos.

Desde 2012 la Ley federal del trabajo considera regulaciones en materia de subcontratación laboral, concepto conocido generalmente como outsourcing aunque no se menciona el insourcing.

Te recomendamos: Por diálogo de AMLO con empresarios, aplazan diputados discusión sobre outsourcing

Iniciativa del gobierno de AMLO

La iniciativa, que será enviada al Congreso mexicano, prohíbe la subcontratación del personal, modifica la contratación de servicios especializados y endurece castigos a empresas por violar la ley, entre otros puntos.

La Procuraduría Fiscal indicó que existen más de 6.000 empresas de subcontratación ilegal en México que evaden al fisco más de 21,000 millones de pesos al año.

EL 70% de las organizaciones han utilizado este mecanismos para administrar a su personal, mecanismos que si bien no está regulado de manera precisa en la Ley Federal del Trabajo, tampoco es ilegal, dijo Germán de la Garza de Vecchi de la firma Mowat-Deloitte Legal.