Para avanzar no se requiere hacer reformas constitucionales ni al Artículo 27 
ni a otros, aseguran los perredistas

Desde las 7 de la mañana el Hilton fue cercado. Camiones con policías federales y de seguridad privada se apostaron en el perímetro del hotel del Centro Histórico. Miembros del Estado Mayor presidencial resguardaban el recinto donde ayer Enrique Peña Nieto se reunió con el Consejo Coordinador Empresarial.

Cuatro horas antes del encuentro, en el mismo hotel capitalino, el presidente de la República fue emplazado tres veces por integrantes del PRD para definir su postura en torno al destino de Pemex.

Jesús Zambrano Grijalva exigió al mexiquense dar la “cara a la nación” y presentar sus propuestas de reforma energética. Eso de lo que habló en el extranjero, precisó el dirigente del partido del sol azteca, y sobre lo cual no se conoce ningún detalle.

Cuahutémoc Cárdenas, por su parte, destacó la importancia de conocer las posturas de otros actores políticos, en particular del Gobierno Federal que, afirmó, debe precisar “qué se quiere privatizar, con qué procedimientos, qué leyes se quieren modificar”. 

Lo nodal, subrayó el líder moral del PRD, es que para avanzar en la reforma energética no se requiere hacer reformas constitucionales al Artículo 27 ni a otros artículos complementarios en el sector energético, como el 25, el 26 y el 28.

Marcelo Ebrard fue el tercero en emplazar al Ejecutivo federal. Le pidió una vez más dar un informe sobre lo que propuso en Londres, Inglaterra.

“Porque no ha sido presentado ni en el seno del Pacto por México ni ante la opinión pública ni ante ninguno de los medios de comunicación mexicanos”,dijo.

El ex jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF) informó que a su propuesta de debatir sobre el tema, la Presidencia le había revirado una mera contestación “burocrática”.

“Que de acuerdo a las disposiciones legales, el titular del Ejecutivo Federal no ha presentado iniciativa alguna de reforma al marco jurídico en materia energética y que si tengo algún comentario o propuesta sobre esta materia que se la haga del conocimiento del Gobierno Federal a través de la Secretaría de Energía”, recalcó.

Visiblemente contento por retornar ante los reflectores públicos Ebrard dijo, contundente, que “el presidente de la República está emplazado no por una persona, sino por millones de ciudadanas y ciudadanos y su representación política para dar cuenta en México de lo que fue a proponer en Londres. El peor camino es negarlo, ocultarlo o posponerlo, que lo hagan y que lo hagan ya”.

Luego de Ebrard, habló Miguel Ángel Mancera, su sucesor en el GDF. En un tono por demás moderado, el jefe capitalino indicó que como representante del gobierno de la Ciudad de México, le importa, primero que nada, conocer la propuesta que hace el PRD. 

“Es muy importante conocerla y, por supuesto, suscribir los planteamientos que se han hecho en la exposición”, dijo como si fuera la primera vez que tuviera contacto con el tema.

Como si no quedara suficientemente claro, el político al que se considera más cercano al Gobierno Federal que a la izquierda, reiteró que le parece “de toda la importancia acompañar la propuesta, difundirla”.

También se unió al coro del mensaje principal: “en ninguno de los planteamientos que nos fueron expuestos y que se fueron analizando a lo largo de la reunión, se advirtió el toque de ningún artículo constitucional”.

Modernizar 
sin privatizar

Cuahutémoc Cárdenas estuvo presente en la reunión de dos horas en la que dirigentes, senadores, diputados, titular  y extitular del GDF intercambiaron informaciones sobre las propuestas que el PRD cocina en materia energética.

Hay al menos 12 reformas a distintos ordenamientos y la iniciativa de una nueva ley que complementan la propuesta legislativa hecha por este partido en enero pasado. La misma versa sobre la forma de modernizar y fortalecer el sector energético nacional sin privatizar Petróleos Mexicanos ni la Comisión Federal de Electricidad.

Los mensajes principales tras el cónclave perredista fueron que “no se requieren reformas constitucionales para impulsar, para desarrollar y para modernizar a Pemex y a la industria energética del país”.

Y algo más, que al menos en el discurso y para la foto, esta fuerza política busca la forma de verse cohesionada. Aunque sea por un día. 

Así, teniendo a su derecha a Cárdenas, Mancera, Barbosa y Cházaro y a su izquierda a Ebrard, Aureoles, Padierna y Sánchez Camacho el dirigente nacional del partido del sol azteca aseguró:

“Estamos unidos, tenemos plenas coincidencias en el seno del PRD, y en general diría yo en la izquierda, y estamos cerrando filas, vamos a caminar juntos en esto que no debe caber duda, para encabezar el debate nacional en relación con lo que debe ser la reforma petrolera, la reforma energética”.