Este lunes se informó que las empresas Qualcomm y GlobalFoundries firmaron un acuerdo para duplicar su actual pacto de fabricación a largo plazo de chips, los cuales se utilizan en transceptores 5G, Wi-Fi, el sector automotor y conectividad del Internet de las Cosas.

Cabe señalar que actualmente hay una crisis de abastecimiento de semiconductores o microchips que se detonó a nivel global con la pandemia de COVID-19, lo que ha generado una reconfiguración de esa industria.

El acuerdo multimillonario señala que los chips se producirán en las fábricas de GlobalFoundries en Estados Unidos, Alemania, Singapur y Francia.

Por lo que las empresas se comprometieron a apoyar la producción en Estados Unidos ampliando la capacidad de las instalaciones de fabricación de semiconductores más avanzadas de GlobalFoundries, en Malta, Nueva York.

El anuncio se realiza luego de que, el mes pasado, el Senado de Estados Unidos aprobó una amplia legislación para subvencionar la industria nacional de semiconductores.

El gobierno estadounidense acordó proporcionar unos 52 mil millones de dólares en subvenciones gubernamentales para la producción de semiconductores y un crédito fiscal a la inversión para las plantas de chips cuyo valor se estima en 24 mil millones de dólares.

“Con nuevos e importantes incentivos federales para la fabricación de microchips en Estados Unidos, espero que se produzcan muchos más anuncios como éste”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer.

Crisis de chips

Hasta el momento el sector automotriz alrededor del mundo es de los más afectados debido a que las empresas que fabrican los chips son pocas.

Lee también: Escasez de microchips, oportunidad para México

Otro factor que está impulsando la baja oferta de estos artículos es que la competencia comercial ha impulsado a Estados Unidos a relocalizar las fábricas de chips para llevarlas hacia su territorio.

En respuesta, la Unión Europea ha suavizado las normas de financiación de las plantas innovadoras de semiconductores para impulsar su industria de chips y reducir la dependencia de los proveedores estadounidenses y asiáticos.

Por ejemplo: Intel y GlobalFoundries han anunciado planes de expansión, esta última se asoció con STMicroelectronics para construir una fábrica de semiconductores de 5,700 millones de dólares en Francia.