En una nota publicada ayer en Reporte Índigo, el analista político Eduardo Reyes habló de las implicaciones políticas y sociales para el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) tras la multa de 40 millones de pesos impuesta por las autoridades electorales por sus acciones propagandísticas en plena veda electoral en los comicios pasados.

El especialista afirmó que ante el presupuesto de 542 millones de pesos que recibió a nivel nacional el partido, más el apoyo empresarial que lo respalda, dicha infracción no representa una afectación mayor para sus finanzas y, ante la posibilidad de que pierda el registro como varios representantes de la sociedad civil lo han demandado, Reyes afirma que es muy difícil que esto suceda, pues el aparato político que maneja con representantes en distintas áreas, como la Cámara de Diputados y el Senado, lo vuelven esencial para figuras como el presidente de México.

“Sin lugar a dudas, el Partido Verde se ha convertido en un protagonista de la agenda política nacional en virtud de que, a raíz de un acuerdo de coalición firmado con Morena, logró obtener condiciones bastante convenientes.

“Cuando se firmó el acuerdo de coalición se dio una alianza entre Morena, PT y el PVEM, y acordaron competir en 183 de los 300 distritos electorales, en esa distinción se repartieron 50 candidaturas para el Partido Verde, 45 para el PT y 88 para Morena, este reparto explicó que Morena tenía preocupación por lograr la misma cantidad de votos que en 2018 y buscó diversificar y pulverizar”, explica el analista.

Asimismo, subraya que en la elección del 6 de junio, Morena y sus aliados lograron alrededor de 21 millones de votos, de los cuales el PVEM obtuvo casi dos millones y medio de sufragios (acompañado o solo).

Al respecto, el experto manifiesta que “esos dos millones y medio de votos le van a dar al Partido Verde 43 curules, ese número de diputados hoy es fundamental para el presidente de la República porque le permite obtener lo que se conoce como una mayoría absoluta y le faculta para aprobar iniciativas y leyes que no modifiquen la Constitución y, sobre todo, el Presupuesto”.

A su vez, destaca que el acuerdo realizado con el partido guinda le otorga mucha ventaja a su causa y a raíz de eso logró una gubernatura en San Luis Potosí con Ricardo Gallardo Cardona.

De este modo, Reyes afirma que los verdes “venderán muy caro su amor” a Andrés Manuel López Obrador y pronostica que no se aliarán con la oposición en los tiempos inmediatos “porque la intención del Verde más que crecer es cobijarse, pelear causas empresarial-patrimoniales y negociar su permanencia en virtud del cobijo de la fuerza política preponderante”.

Es así que lo anterior lo protege de salir del panorama político, ya que en un caso hipotético en el que el PVEM perdiera el registro los diputados que fueron elegidos vía el voto directo no dejarían de existir y serían considerados como diputados sin partido, lo que les permitiría asociarse a cualquier bancada o servir como diputados independientes; no obstante, la importancia radica en el perfil de cada funcionario (empresarios, de corte priista, morenistas, etc.).

“Esto hace que convenga más al Gobierno Federal mantener al partido con una identidad que lo discipline y lo alinee que pulverizar a la bancada, diseminarla y hacer que cada uno de estos integrantes de intereses tan dispersos se alineen a los intereses que los pusieron donde están”, subraya.

En el caso de los plurinominales, tendrían que colocarse en los demás partidos, lo que vuelve más compleja la decisión de revocarle el registro al partido pues Morena se quedaría sin el respaldo que requiere, opina Eduardo Reyes.

También puedes leer: ¿Qué sigue para el PVEM? Tras las elecciones de 2021