La desaparición de la familia Villaseñor Romo presuntamente a manos de policías de Acatic, Jalisco, ha puesto en evidencia nuevamente el alto grado de descomposición que presentan las corporaciones policiacas del estado, y en las cuales se han detectado ya más de 100 elementos involucrados en el delito de desaparición forzada.

El 27 de octubre de 2020 fue el propio gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, quien dio a conocer que se llevaban entonces 91 policías judicializados por el delito de desaparición forzada, considerando sólo los hallazgos de la actual administración estatal que comenzó en diciembre de 2018.

“Estamos buscando en lugares donde antes nadie se atrevía a entrar, particularmente las Policías municipales en donde se cometen atropellos que, en muchos momentos, ponen en entredicho el papel que juegan los elementos de seguridad en lo que debería de ser la función central de la Policía, que es cuidar a las personas:


91 elementos de estos que han sido judicializados pertenecían a alguna corporación policial; imagínense nada más en dónde estábamos parados

Enrique Alfaro

Gobernador de Jalisco (27 de octubre de 2020)

Sin embargo, la cifra actual de policías de Jalisco involucrados en el delito de desaparición forzada ya es de al menos 103, pues se sumaron recientemente dos casos de relevancia este 2021.

Primero, la captura de cuatro elementos de la Policía de Mezquitic, incluyendo a su titular; la Fiscalía informó al respecto el 6 de marzo de 2021:

“Los cuatro elementos de la Comisaría Municipal de Mezquitic que fueron detenidos la semana pasada por personal de la Fiscalía estatal estarán en prisión preventiva durante un año después de que el agente del Ministerio Público aportó los suficientes datos de prueba que los relacionan en la comisión de diversos delitos, entre estos el de desaparición forzada”.

103

policías están implicados en delitos de desaparición forzada en Jalisco

Y agrega: “A Fabio Lisandro ‘N’, quien fungía como el comisario municipal; J. Raquel ‘N’, Benjamín ‘N’ y Gregorio ‘N’, oficiales de la corporación, se les vinculó a proceso por los delitos de desaparición forzada de personas agravada, homicidio calificado, abuso de autoridad, peculado y asociación delictuosa”.

Según la investigación de la dependencia: “Los cuatro presuntamente participaron en la desaparición de tres personas registrada en septiembre de 2020 en un rancho situado en San Juan de los Lirios, en el municipio de Mezquitic, a donde habrían ingresado para llevárselos sin que posteriormente se supiera de ellos”.

Desaparición forzada de los Villaseñor Romo

El segundo caso a considerar de este 2021 es precisamente el de la familia Villaseñor Romo, que desapareció el 24 de marzo cuando regresaba de sus vacaciones en la Ciudad de México, y en el cual se han obtenido múltiples órdenes de aprehensión contra oficiales de Acatic.

“Derivado de los trabajos realizados en estos municipios (Tepatitlán de Morelos, Acatic, San Miguel El Alto y Jalostotitlán) se obtuvieron datos de prueba de la probable participación de elementos de la Policía Municipal de Acatic en la desaparición de la familia solicitando al juez de control orden de aprehensión en contra de ocho elementos de esa corporación. El domingo 4 de abril se llevó a cabo un operativo en este municipio a fin de cumplimentar las órdenes de aprehensión”, informó la Fiscalía este 6 de abril.

Hasta ahora se han cumplimentado siete capturas, incluyendo la del titular de la Policía, según lo confirmó el fiscal Gerardo Octavio Solís Gómez: “El comisario es una de las personas que están puestas a disposición del juez por orden de aprehensión y el subdirector no se ha presentado a sus labores como cotidianamente debía de hacerlo”.

De aquellos primeros 91 policías involucrados en casos de desaparición forzada de personas en el estado, la Fiscalía sólo había concretado la captura de 29 de ellos, según lo reportó la dependencia en el folio de transparencia 07733220.

Tras la pista de los Villaseñor Romo

Este 6 de abril el fiscal de Jalisco, Gerardo Octavio Solís, señaló que una persona que fue baleada poco antes de que se diera la desaparición de la familia Villaseñor Romo podría tener información de vital importancia para dar con el paradero de las víctimas.

“Es importante mencionar que hay una carpeta anterior dentro de la cual estamos haciendo una investigación conjunta, dado que el 19 de marzo, días antes de que las personas desaparecieran, un sujeto fue baleado en un ataque directo en una colonia de aquí de Zapopan, por la calle Tizoc, de tal manera que sobrevive al ataque con arma de fuego, y es posteriormente llevado a recibir atención médica”

29

elementos presuntamente involucrados en estos actos han sido capturados

La familia que desapareció está integrada por los esposos Jimena Romo Jiménez, de 24 años, y Julio Alberto Villaseñor Cabrera, de 33 años, y su pequeña hija, Julia Isabella, de un año y medio; con ellos se encontraban Virginia, hermana de Julio, y el hijo de esta, Iker, de nueve años de edad.

El fiscal agregó con respecto al individuo atacado: “Consideramos que este individuo tiene información importante para el esclarecimiento de los hechos y la localización de las personas desaparecidas, dado que tiene una relación directa con Julio y con Virginia, particularmente Virginia hizo una muy breve declaración el día de los hechos en que fue baleado, consideramos en esas circunstancias que este individuo debe de tener información que nos pueda llevar a la localización de todas las personas desaparecidas, entre ellos, los dos pequeñitos”.

Cuando se le cuestionó al funcionario sobre el tipo relación existente entre la persona agredida y las dos víctimas, dijo: “No un parentesco de entrada que tengamos totalmente corroborado, pero parece que pudiera existir una relación laboral


El comisario es una de las personas que están puestas a disposición del juez por orden de aprehensión y el subdirector no se ha presentado a sus labores como cotidianamente debía de hacerlo

Gerardo Octavio Solís Gómez

Fiscal estatal jalisciense

La dependencia precisa que el individuo baleado señala ser socio de una financiera, una empresa de construcción y estar en el ramo de la hotelería.

Por ahora no se le ha podido interrogar, pues “se encuentra en una instalación hospitalaria y no hemos tenido aún la oportunidad de tener una entrevista a fondo ahí en esas instalaciones para que nos explique si tiene alguna idea de por dónde pudo haber sucedido esto”.

También puedes leer: Desaparición de estudiantes del CAAV, caso en la bruma