Si en Monterrey existe Celso Piña, en la Ciudad de México está Alberto Pedraza, el Rey de la Cumbia Sonidera.