Un pueblo originario de la Ciudad de México vio transgredido su derecho a ser consultado por una obra pública y, como consecuencia, su principal centro de reunión social fue destruido. Se trata del Peñón de los Baños, localizado junto al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) “Benito Juárez”, en la alcaldía Venustiano Carranza.

La localidad es famosa a nivel nacional porque ahí cada 5 de mayo se lleva a cabo la representación de la batalla de 1862, cuando los indígenas zacapoaxtlas derrotaron a las tropas francesas durante una intervención.

El centro del pueblo es la plaza del Carmen, frente a la Iglesia que lleva el nombre de la “patrona” de la comunidad: La Virgen del Carmen.

Pero desde el 6 de junio, el lugar está en obras por parte del Gobierno de la alcaldía, que en un afán de remodelarla se saltó los derechos del pueblo, según las quejas.

Según el Padrón de Pueblos Originarios de la Secretaría de Pueblos, Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes (SEPI), cuya última actualización se publicó en febrero de 2017, el Peñón de los Baños está dentro de ese registro.

Por esa razón tiene derecho a tener autoridades tradicionales y también a ser consultado, de acuerdo con la ley en la materia.

Los afectados reprochan que han intentado dialogar con las autoridades de la alcaldía; sin embargo, no hay respuesta.

Apenas el 6 de julio pasado, el Consejo del Pueblo del Peñón de los Baños interpuso un escrito en el Sistema Unificado de Atención de la Ciudad de México dirigido a la alcaldía, que hasta la fecha no ha respondido.

Los habitantes consideran que este hecho no solo representa una violación a sus derechos, sino que también se les desconoce como un pueblo originario.

Dentro del Programa de Desarrollo Urbano de Venustiano Carranza, vigente desde el 25 de enero de 2005 y elaborado por el entonces Gobierno local, el Peñón de los Baños no aparece como pueblo, sino como colonia.

Plaza con historia

Patricia Caballero es una mujer que ha vivido desde que era niña en el Peñón de los Baños; afirma que en la plaza del Carmen aprendió a correr.

La plaza del Carmen es el más importante centro de reunión del Peñón, se construyó hace 50 años y ahí inicia el desfile y la representación de la batalla de 1862

“Aquí nací, aquí empecé a correr y duele ver cómo lo hacen”, menciona.

La plaza es el gran centro de las festividades de la comunidad, donde se reúnen los actores y danzantes de la representación de la batalla del 5 de mayo, dice.

Además cada 16 de junio, cuando se celebra a la Virgen del Carmen, se realiza un festival junto con eventos artísticos en el quiosco, que es lo único que no ha sido intervenido durante las obras.

“Ahora, ¿en dónde vamos a hacer nuestro carnaval? ¿dónde van a bailar los niños, nuestros hijos?”, señala.

Además, cuando la plaza fue edificada hace 50 años, la localidad colaboró para su construcción.

“Los ejidatarios y nuestros abuelos ayudaron para hacer la iglesia y la plaza. Por eso tampoco es justo que la hayan destruido”, dice Patricia.

La única información oficial que han obtenido los habitantes del lugar fue a través de los promotores de Participación Ciudadana de la alcaldía, quienes les indicaron que se planea hacer un tren y poner fuentes bailarinas.

Alrededor de las obras, hay mallas metálicas sostenidas con polines y cubiertas con bolsas negras que no permiten ver los trabajos claramente.

Patricia, quien también es comerciante de las calles aledañas, afirma que el problema no es la intervención como tal, sino que las autoridades no consultaron al Consejo del Pueblo y teme que los trabajos no respeten la esencia de la comunidad.

No queremos el cambio total, buscamos algo que respete nuestra identidad de pueblo. Lo que van a hacer podrá estar muy bien, pero no es de nosotros (...) Somos gente que nos aferramos a nuestras tradiciones, queremos mejoría pero también respeto
Patricia CaballeroHabitante del Peñón de los Baños

Alcaldía sin respetar derechos del Peñón de los Baños

Itzamatul Vázquez, miembro del Consejo del Pueblo del Peñón de los Baños, afirma que la alcaldía nunca los ha reconocido como una comunidad originaria.

La remodelación de la plaza no es el único caso donde la alcaldía ha ignorado a los habitantes del Peñón; en enero de 2020, el gobierno trató de concesionar el Deportivo Oceanía, parte de los antiguos ejidos, a la empresa Live Talent para realizar el Knotfest, ForceFest y Hell and Heaven.

Días después, el 13 de febrero, se cancelaron dichos espectáculos y se cambió la sede a Toluca; no se informó el motivo.

Vázquez señala que ante la nula respuesta de la demarcación territorial, gobernada por Julio César Moreno, acudieron el 17 de septiembre pasado a la SEPI por asesoría y para que interceda a su favor.

Sin embargo, la respuesta de la Secretaría no les favoreció.

“Nos dijo que como la obra era por parte de la alcaldía, eran ellos los que tenían que darnos respuesta y atendernos, la verdad nos sentimos desprotegidos”, dice.

El funcionario que les dio esa contestación fue Nicolás López López, director de Derechos Colectivos de la SEPI.

Vázquez explica que en consecuencia, el Consejo del Pueblo buscará asesoría de otras comunidades originarias para ampararse legalmente ante los agravios de Venustiano Carranza y la omisión de la SEPI.

También puedes leer: Definen obras para conectar el nuevo Aeropuerto