"Estamos acostumbrados a deliberar, y a tener un ambiente de libertad y los reporteros y analistas generalmente se equivocan porque olvidan que el PAN no nació del gobierno”
Juan Carlos Romero HicksSenador panista por Guanajuato
"No hemos salido de esta crisis, estamos refrendando la militancia que fue una depuración interesante. Somos menos pero sabemos cuántos somos y dónde vivimos”
Cecilia RomeroSecretaria general del PAN
http://www.youtube.com/watch?v=b5K-5J4CviQ
“Felipe Calderón es un panista connotado, un gran activo del partido, un gran mexicano, fue gran presidente, en su sexenio hubo muchísimos avances que no han sido suficientemente reconocidos (…) y lo queremos mucho”
http://www.youtube.com/watch?v=WIP2frLKUNI
"Tenemos compañeros del partido jugándose literalmente la vida en estas próximas elecciones, como para que nuestro jefe nacional meta ruido que puede traducirse en resultados adversos”
Ernesto CorderoExcoordinador parlamentario del PAN
http://www.youtube.com/watch?v=jd4AvETdrv4
"Dejo la coordinación profundamente preocupado por el futuro del grupo y del partido. Considero que esta decisión no refleja la tolerancia al disenso y puede poner en riesgo los acuerdos internos”
Ernesto CorderoExcoordinador parlamentario del PAN
http://www.youtube.com/watch?v=KPCeY-RYLbg

Aunque en febrero y marzo de 2012 no había certeza de quién ganaría las elecciones a la presidencia de la República, una cosa estaba bien clara:

Felipe Calderón había decidido “blindarse” en contra de cualquier responsabilidad que se le quisiera imputar y buscaría seguir siendo un factor de influencia política en las decisiones del nuevo gobierno.  

La estrategia: Tomar el control de las bancadas, en especial de la Cámara de Senadores, nominando como candidatos lo mismo a familiares que a muchos de sus incondicionales que habían sido miembros de su gabinete. 

Ernesto Cordero, Mariana Gómez del Campo, Roberto Gil Zuarth, Luisa María Calderón, Salvador Vega Casillas, Gabriela Cuevas, y Alonso Lujambio, todos ellos del círculo íntimo de Calderón, encabezaban las listas de los candidatos plurinominales al Senado.

En tanto que otros como Maximiliano  Cortázar,  Guillermo Anaya (su compadre) y  Rodolfo Dorador Pérez formaban también parte de la listas para la Cámara de Diputados.

El entonces presidente también se ocupó de que gente de su absoluta confianza fuera nominada por su partido por los distritos “seguros” o bien, que ocuparan los primeros lugares en las fórmulas de candidatos a senadores.

Así logró Calderón, por ejemplo, asegurar que su secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, pudiese ocupar un escaño en el Senado a pesar de haber perdido la elección en Puebla.

Cuando se llegó la hora de designar al coordinador de la bancada del PAN en el Senado, el número de “calderonistas” era  mayoría,  de tal suerte que el presidente del PAN,  Gustavo Madero, se vio prácticamente obligado a designar a Ernesto Cordero como el coordinador. 

Felipe Calderón había logrado parcialmente su objetivo al tener el control de la bancada a su incondicional. Suponía que esto le daría la fuerza política para terminar negociando con Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, Calderón nunca contó que el presidente electo Peña Nieto, en una estrategia audaz, concretara un pacto político con el presidente del PAN, a sus espaldas, que excluiría al expresidente de cualquier injerencia en la negociación política. 

Desde entonces Madero empezó a ser señalado por los calderonistas de su partido por su supuesto entreguismo al PRI y a Peña Nieto.

La buena relación entre el  dirigente del PAN y Peña Nieto enojaba a Calderón. Como también el cambio de rumbo que el priista le ha dado a su gobierno.

Sin embargo, lo que más inquieta al expresidente que se autoexilió en Harvard son la multitud de evidencias que afloran todos los días, y  que apuntan a que durante su gobierno se violaron sistemáticamente los derechos humanos de miles de mexicanos. 

Que México tuvo que pagar por su estrategia fallida, con la muerte de más 70 mil mexicanos y 30 mil desaparecidos. 

Que se pervirtió la procuración de la justicia para eliminar a eventuales enemigos políticos con el empleo de falsos testimonios de testigos protegidos. 

Que los negocios sucios fueron cosa de todos los días para los íntimos de Felipe Calderón.  

De ahí que no han faltado quienes señalan que la confrontación entre los calderonistas y Gustavo Madero solo se explica por la enorme preocupación de Felipe Calderón de lo que el gobierno de Enrique Peña Nieto pudiera llegar a hacer en su contra. 

Sostienen que con el sabotaje al Pacto por México por los senadores de su bando, lo que busca Calderón es la celebración de otro pacto.

Un pacto de protección

La gota que derramó el vaso de la confrontación fue que a unas horas de que el presidente Gustavo Madero diera  a conocer una iniciativa de reforma electoral, el coordinador de la bancada en el Senado, Ernesto Cordero, diera a conocer otra, que suscribía conjuntamente con el coordinador de la bancada del PRD. 

La tensión entre los calderonistas y Gustavo Madero creció al máximo, hasta que la cuerda se rompió.

El presidente del PAN tomó la determinación de remover a Ernesto Cordero. El grupo del expresidente reacciona contra Gustavo Madero y lo acusan de ser un “satélite” del PRI.

En tanto, él señala que hace falta un coordinador de bancada en el Senado, que defienda al PAN.

‘ESTO PODRÍA AFECTAR ELECCIONES’: CORDERO

Por Armando Estrop

El legislador removido advierte que  no habrá líder parlamentario a modo y critica la falta de tolerancia de la dirigencia panista al disenso

Ernesto Cordero, como despedida, advirtió que su salida, cuando apenas empieza la carrera electoral en varias entidades del país,  podría afectar los resultados. Y son los resultados los que cuentan a un dirigente nacional.

“Me parece inoportuno hacer este relevo siguiendo estas formas en medio de procesos electorales en 14 entidades del país. Tenemos compañeros del partido jugándose literalmente la vida en estas próximas elecciones, como para que nuestro jefe nacional meta ruido que puede traducirse en resultados adversos”.

Este mensaje pone en evidencia que las diferencias en el PAN se asoman como irreconciliables. Las mutuas acusaciones llevan veneno y al interior del PAN hay una evidente ruptura. 

En medio de elecciones y de la impostergable negociación de una reforma financiera y en el futuro una reforma energética, los panistas se quiebran.

Cordero advierte que  no habrá líder parlamentario a modo.

“Lo que el dirigente nacional del PAN quiere es una bancada plegada al PRI”, lanzó el exsecretario de Hacienda. “Quien crea que cambiando de coordinador va a tener un coordinador a modo, yo creo que está equivocado.

“Dejo la coordinación profundamente preocupado por el futuro del grupo y del partido. Considero que esta decisión no refleja la tolerancia al disenso y puede poner en riesgo los acuerdos internos, los equilibrios y la estabilidad política tanto del Grupo Parlamentario y en el PAN.

“Creo también que existe el riesgo de que la independencia que ha mostrado hasta ahora el Grupo Parlamentario frente al Gobierno federal, se pierda y se debilite en el sentido de misión del PAN como partido independiente del gobierno, con visión, ideales y agenda legislativa propios”.

Desde antes de su salida en los pasillos del Senado ya se menciona como su sucesor a Héctor Larios, exsecretario de Gobierno de Sonora.

Cordero dijo que su cese le fue notificado vía telefónica y comparó la actitud del líder nacional panista, Gustavo Madero, con las viejas prácticas del PRI. Por eso insistió en que más que ser una decisión por tener las facultades, es en realidad por quitar del camino a quien le parecía incómodo.

“Parece más la visión de un partido satélite al PRI, que está completamente plegado a la agenda del gobierno, a los tiempos y a los contenidos que el gobierno disponga. Me parece que eso es muy grave para la democracia de este país”.

El problema al interior del partido debió de solucionarse hacia dentro, insistió Cordero.Más que una separación entre los afines a Madero y los fieles a Felipe Calderón, explicó, es una diferencia de visión política.

El senador adelantó lo que podría ser el futuro de las iniciativas del Pacto por México en la Cámara alta. Y fue enfático en reconocer que los gobiernos anteriores son mejores que el actual.

“La ingobernabilidad se ha apoderado de varias entidades del país. En Michoacán, Guerrero y otros puntos se vive bajo la ley del machete y del bloqueo carretero, sin que haya autoridad que les haga frente.

“La impunidad y la soberbia campean en muchas oficinas gubernamentales en las que se quiere regresar a la política social como en los años de la compra abierta y cínica del voto”.

Hoy habrá  una reunión de los 38 senadores panistas con Madero. Cordero y sus aliados harán sentir su molestia.

ROMERO: ‘NO AFECTARÁ ELECCIONES’

Por Peniley Ramírez

La secretaria general de Acción Nacional asegura que la remoción de Cordero no influirá en los votos a su partido 

Faltan seis semanas para que el Partido Acción Nacional se juegue su futuro en las elecciones de 14 estados. 

Sin embargo, el foco de atención está en la pugna entre el presidente del partido, Gustavo Madero y el excoordinador de la bancada en el Senado, Ernesto Cordero.

Desde su oficina en la sede nacional del PAN, la secretaria general de Acción Nacional, Cecilia Romero, aparece como un actor clave.

Durante la entrevista sostenida ayer con Reporte Indigo, Romero no titubeó en defender insistentemente la decisión de que Cordero dejara de coordinar la bancada de su partido en la Cámara alta.

Tampoco vaciló al negar que el presidente panista esté más cercano al PRI que a su propio partido. 

Enfatizó que de ninguna forma la defensa del Pacto por México es una renuncia velada a su carácter de oposición.

En la oficina de Cecilia Romero no hay una sola fotografía de Gustavo Madero, en cambio, hay una imagen en la que aparece abrazada con Felipe Calderón cuando era presidente del partido, entre una serie de imágenes con panistas. 

Dentro del librero que divide en dos la estancia, otra mucho más reciente muestra a Romero y Calderón sentados uno junto al otro, mirando sonrientes a la cámara.

Enfrente de su escritorio está, además, la fotografía oficial de Calderón como presidente, las misma imagen que estuvo hasta noviembre pasado en todas las oficinas del gobierno federal.

“Felipe Calderón es un panista connotado, un gran activo del partido, un gran mexicano, fue gran presidente, en su sexenio hubo muchísimos avances que no han sido suficientemente reconocidos (…) y lo queremos mucho”, dijo enfática. 

Al preguntarle si esta crisis del PAN es una pelea entre Calderón y Madero, contesta sonriente: “no lo creo. Calderón está en Harvard, Madero está en el despacho de junto. No creo que haya problema”.

Estáte quieto

¿Existe la posibilidad de expulsar a Ernesto Cordero de Acción Nacional? 

Sin inmutarse, Romero contesta que no ha sido considerado  “por el momento”.

“No ha pasado, creo yo, por la mente del presidente del partido una cuestión de este tipo, no va por allá. No le daría esa connotación de ninguna manera, por lo pronto.

“Siempre hay en los estatutos del partido elementos que nos permitirían encuadrar una falta, finalmente el trabajo del senador Cordero, y la crítica será producto de la plática”.

El viernes pasado Madero anunció que estaba pensando eliminar a Cordero de su posición de líder de la bancada panista. Esperaría a escuchar las voces de sus compañeros legisladores en una reunión programada para hoy martes por la tarde.

No lo hizo. Madero no espero el día en que recibiría las opiniones y Romero defiende que esta decisión se haya tomado antes de dicha junta. Reitera: “no se adelantó nada”.

“Los grupos parlamentarios son la voz del partido, el presidente del partido es, de hecho, el coordinador de los grupos parlamentarios.

“No hay adelanto, la reunión no es para preguntarles que opinan de su coordinador. Es facultad exclusiva (del presidente del partido), hay solamente una comunicación de una decisión tomada”, afirma la secretaria general.

Califica la decisión como “un acto de autoridad al que el presidente Madero estaba obligado”.

La causa de esta remoción, a decir de la panista, es que se cortó la comunicación que había entre Cordero y Madero y se dio una imagen de “un partido que no se pone de acuerdo”.

Ante la carta que enviaron al presidente partidista 24 de los 38 senadores en apoyo a Cordero, Romero insiste: “no es una cuestión de votación, popularidad, cartas, sino de que el presidente tenga en el coordinador su representación total ante el grupo parlamentario”.

Lavar en casa

El fin de semana, el expresidente Calderón tuiteó desde Boston que el PAN había avanzado cuando sus asuntos internos se discutían internamente. 

Cecilia Romero lo respalda. “Coincido plenamente con el tuit del presidente Calderón (sic), esto no quiere decir que en el PAN no deba haber y de hecho haya habido debates fuertes que al final terminan en una puesta en común, por eso Madero expresó que las cosas las tratemos en familia”.

Tampoco le molesta que este llamado a la discreción se haya hecho, precisamente, en un medio público, ya que “él lo hizo porque ya habían habido muchos otros que habían sido públicos, todo se inscribe en el quehacer político”.

Pero estas diferencias no solo impactan en el número de panistas, que disminuyó notablemente en el refrendo de inicios de año, sino en los resultados que tengan el 7 de julio.

Romero acepta que “evidentemente hay una crisis en el partido y lo primero para salir es reconocerlo. Esto estalló cuando perdimos la presidencia de la República (…) lloramos un poco y pensamos cómo salir adelante.

“No hemos salido de esta crisis, estamos refrendando la militancia que fue una depuración interesante. Somos menos pero sabemos cuántos somos y dónde vivimos”.

A pesar de estos escándalos, de las disputas internas que se han hecho públicas y de las acusaciones de cercanía de Madero con el PRI, Romero asegura que esto no afectará sus votos en las elecciones.

 “Son caminos paralelos, el país es muy grande, hay panistas en 14 estados trabajando (…), el PAN es multiforme, no somos el espacio solamente para oponerse, para colaborar en donde tenemos que contender”.

“Tenemos que estar afuera, no aquí, grillando”. A pesar de eso, asegura que no habrá para los votos del PAN “ninguna consecuencia” en las próximas elecciones. 

‘EL PAN NACIÓ LIBRE’: ROMERO HICKS

Por Adriana Amezcua

El senador por Guanajuato dice que las divergencias “ni nos asustan ni nos preocupan” y confía que hoy habrá diálogo en el CEN panista

El senador Juan Carlos Romero Hicks asegura que el relevo de Ernesto Cordero como líder de la bancada panista es una facultad del presidente nacional de su partido. 

Romero no prejuzga la decisión de Gustavo Madero porque “me gustaría escuchar la argumentación que nos va a proponer (hoy, a las 17:00 horas) en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional”.

Dicho lo anterior, el legislador albiazul evalúa el desempeño de Cordero en la Cámara alta, cuyos resultados, señala a Reporte Indigo, “están ampliamente acreditados”. 

Enuncia, entre otras, las reformas a la Ley Federal del Trabajo, a la de Contabilidad Gubernamental y a la legislación contra el lavado de dinero. 

También la reforma constitucional en materia educativa y en telecomunicaciones, y el tema de la deuda pública de los estados y los municipios.

Asegura que “Cordero tiene mucho talento” y reconoce sus funciones como presidente del Senado y de la Comisión Permanente, así como coordinador del grupo parlamentario de Acción Nacional. 

Por ello considera que Madero “escuchará las diferentes voces, orientaciones y en su momento tomará las decisiones que el propio estatuto del partido le confiera”.

Cuando se le comenta que algunos compañeros de bancada coinciden al señalar que las rencillas con el presidente Madero versan sobre sus posiciones en torno al Pacto por México, y su presunta cercanía al PRI de Enrique Peña Nieto, señala: 

“Son apreciaciones que mucho respeto”. Y de inmediato enlista algunas consideraciones importantes. 

Dice que, por un lado, hay asuntos del partido que solo se ventilan internamente. Por otro, que los periodistas olvidan que el PAN está “en una esfera de cristal”. 

Que mientras en el PRI no hay discusiones abiertas y en otros partidos suelen no tenerlas, el PAN sí las tiene. 

“Estamos acostumbrados a deliberar y a tener un ambiente de libertad, y los reporteros y analistas generalmente se equivocan porque olvidan que el PAN nació libre, no nació del gobierno”.

Por tal motivo, asegura, el que haya expresiones de libertad “ni nos asusta ni nos preocupa”. Reconoce que el Pacto por México sí es un tema delicado porque teniendo contenidos muy valiosos para la historia del país, “tiene problemas de proceso. Tenemos que preguntarnos si ese mecanismo que ya nos pudo turnar dos reformas constitucionales importantes –la de educación y la de telecomunicaciones– de dónde viene y a dónde va”.

Todo lo demás, apunta, “son radiopasillos: análisis e intrigas, pero lo importante no es la anécdota sino lo que viene a futuro”. De la cumbre panista de hoy, espera “un diálogo intenso, profundo y propositivo”.

Espera que den marcha atrás

“Veo con tristeza lo que está ocurriendo en el PAN, espero que podamos retomar el rumbo pronto”, dice la senadora panista Mariana Gómez del Campo. 

Según su opinión, no era el momento adecuado para remover al coordinador parlamentario del PAN, y se pronuncia por un reencuentro de buenos resultados, cerrando filas y valorando la posibilidad de que Cordero permanezca en el puesto que venía desempeñando.

Además, la senadora considera “un mal timing” porque los panistas deberían estar enfocados en los 14 procesos electorales, ayudando a sus candidatos.

“Es lamentable que esto esté ocurriendo y que nos encontremos con un rompimiento que no debilita a algunas de las partes, sino a Acción Nacional”.

Ella se pronuncia a favor de Cordero al señalar que lo respalda porque “ha sido un  año de resultados”.

Recuerda que se han sacado adelante reformas que el PRI tuvo estancadas durante 12 años, por lo que considera delicado el momento actual.

“Si yo viera que no se está trabajando, que las cosas se están haciendo mal, lo diría, pero… creo que el grupo parlamentario del PAN se ha convertido en un contrapeso al gobierno”.

Sin aludir a ningún tema en concreto, dice que el tener diferentes visiones implica enriquecer “las propuestas que se buscan impulsar”. Asegura que las mayorías absolutas no benefician a las democracias.

Los desencuentros respecto al Pacto por México han germinado. 

Gómez del Campo afirma que están a favor del mismo, pero “no de convertirnos en una oficialía de partes del PRI-gobierno”.

De la reunión con el presidente nacional espera un acuerdo para arreglar las diferencias, “que no pensemos con el hígado, sino todo lo contrario”.

Piensa que no es correcto que se estén ventilando las divergencias de los albiazules en los medios de comunicación. “Lo lamento mucho porque no creo que merezcamos ese trato”, sostiene.

Rebeldes con cargo

La rebeldía panista que se opone a las decisiones del líder nacional Gustavo Madero, en específico la remoción de Cordero, tiene muchas explicaciones. Pero hay una que es evidente: todos le deben su anterior cargo o candidatura a Felipe Calderón, o son sus parientes.

> Ernesto Cordero
Secretario de Desarrollo Social, y Secretario de Hacienda.

> Javier Lozano Alarcón
Secretario del Trabajo.

> Roberto Gil Zuarth
Subsecretario de Gobernación.

> Salvador Vega Casillas
Secretario de la Función Pública.

> María Luisa Calderón
Hermana de Calderón y candidata a gobernadora.

> Mariana Gómez del Campo
Sobrina de Calderón, líder del PAN en el DF.

> Gabriela Cuevas
Diputada federal y cercana en la campaña de Calderón.

> Adriana Dávila Fernández
Candidata y coordinadora en Presidencia.

> Fernando Yunes Márquez
Subdirector de Jurídico en la PGR.

> Rosa Adriana Díaz Lizama
Coordinadora de Microrregiones de Sedesol.

> Martha Elena García
Candidata a la gubernatura, diputada federal.

> Fernando Herrera Valle
Coordinador Nacional Adjunto de Sedesol.

> José Rosas Aispuro
Candidato a la Gubernatura de Durango.