Este jueves la protesta en la Fiscalía General de la República (FGR) de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa se convirtió en un enfrentamiento debido a que hubo lanzamiento de artefactos explosivos de fabricación casera y piedras.

De hecho, con el lanzamiento de las piedras se hirió a 11 elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC), en frente de la FGR dirigida por Alejandro Gertz Manero.

Y es que a unos días de que se cumpla el octavo aniversario de los hechos, decenas de inconformes se congregaron a las afueras de las instalaciones de la FGR, donde mostraron pancartas con los rostros de los estudiantes desaparecidos y gritaban consignas como “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Vidulfo Rosales, abogado de los padres, encabezó el mitin en el que externó la inconformidad de los familiares respecto a que el Gobierno mexicano y la FGR no han cumplido con las más de 80 órdenes de aprehensión que se han hecho públicas.

“Queremos una explicación, porque no han sido detenidos los 16 militares (acusados). Queremos una explicación, porque no han sido detenidos funcionarios de alto nivel que ellos nos informaron ya tenían órdenes de aprehensión y que era cuestión de horas (para que se cumplieran)”, cuestionó.

Aseveró que la detención de Jesús Murillo Karam, extitular de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), acusado de fabricar la “verdad histórica”, fue un “relumbrón político” pues no ha llevado a esclarecer los hechos y a una ruta para saber la verdad y la justicia.

Puedes leer: Gobierno de AMLO procederá penalmente contra juez Ventura por liberaciones de Ayotzinapa

Asimismo, los manifestantes recriminaron que el fiscal general de la república, Alejandro Gertz Manero, se ha negado a atenderlos y lo responsabilizaron de cualquier acto de represión.

“Responsabilizamos al fiscal general de lo que pueda suceder, responsabilizamos al fiscal general de cualquier acto de represión en contra de las madres y padres de familia”, dijeron con un megáfono.

Pese a que decenas de policías con escudos resguardaron el edificio, los manifestantes lanzaron petardos y rocas con las que rompieron vidrios e hirieron a varios policías.

Desde la semana pasada familiares y activistas empezaron con las manifestaciones previo al aniversario de la desaparición de los estudiantes, ocurrida el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.