¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

SEGURIDAD

Procuraduría ‘incomprendida’

Ángel Plascencia

Durante la administración saliente de Tomás Coronado Olmos en la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Jalisco, la nómina creció en un 13 por ciento.

Un crecimiento que Coronado Olmos justifica con el recrudecimiento de la violencia al interior del estado y en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) y el incremento de atribuciones de la Procuraduría.


Ene 14, 2013
Lectura 9 min

5 Veces se han disparado los sueldos entre 11 y 33 mil pesos en la PGJ

El procurador no especificó a qué se refería cuando dijo que tanto él como el gobernador buscaron un perfil para los elementos que entraron

"Sí checas estos seis años, no se ha pagado más que muchos asuntos que han sido de otras administraciones, que en ocasiones han sido muy costosas”

- Tomás Coronado

Procurador de Justicia de Jalisco

"A la PGJ  no la ha entendido la sociedad, o la gente que critica la procuraduría no ha entendido que ha trabajado, la verdad con un sentimiento de pertenencia con entrega a la gente”

Durante la administración saliente de Tomás Coronado Olmos en la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Jalisco, la nómina creció en un 13 por ciento.

Un crecimiento que Coronado Olmos justifica con el recrudecimiento de la violencia al interior del estado y en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) y el incremento de atribuciones de la Procuraduría.

“Yo creo que a la Procuraduría no la ha entendido la sociedad, o la gente que critica la Procuraduría no ha entendido que la Procuraduría ha trabajado, la verdad con un sentimiento de pertenencia y con entrega a la gente”, señala el procurador.

Coronado Olmos comenta en entrevista para Reporte Indigo que de 2010 a la fecha, el 76 u 80 por ciento de las responsabilidades de la delegación estatal de la  Procuraduría General de la República “ahora es responsabilidad de nosotros.

“La ley de narcomenudeo, la ley para adolescentes, la justicia alternativa, todos esos cambios se requerían también con recursos (…) el feminicidio, OK, apruebo el feminicidio, pero no está el sostén y soporte técnico, económico para poder solventar”, indicó Coronado Olmos.

El procurador también justifica el incremento con la creación de la Subprocuraduría E y otras agencias como la especializada en feminicidios.

Pero según agentes de la dependencia, el área especial de feminicidios fue integrada por personal que ya estaba en la Procuraduría.

También es destacable el hecho de que Coronado Olmos señala que la entrada de elementos se dio luego de que incrementó la violencia en 2010, pero las cifras muestran otra cosa.

Y es que desde 2009 la nómina sufrió este incremento que de 2007 a 2012 generó 389 nuevos puestos en la PGJ.

“La solicitud del incremento de personal se generó por la violencia que se estaba generando en el interior del estado y aquí en la Zona Metropolitana (de Guadalajara).  

“Lo que hicimos era reforzar con policía investigadora que básicamente es la gran mayoría del incremento; dotar un promedio de 20 elementos o los que nos aprobara el Congreso para poder compactar un poquito, porque la realidad es que tenemos personal, pero no es suficiente”.

Y es que aunque Coronado Olmos sostiene que “el 95 por ciento” de los elementos  de la PGJ son “de carrera”, voces al interior de la Procuraduría sostienen lo contrario.

De hecho, se habla de la creación de agentes “exprés” que no conocen bien el uso de armas, ni tienen el entrenamiento por el que pasaron otros agentes.

“La gran mayoría de ellos ya hizo carrera en la Procuraduría y lo único que venimos a hacer fue administrar los recursos humanos y materiales, y los que no estaban dentro de las líneas que marcaba la directriz, en este caso el gobierno del estado, el gobernador y su servidor, pues prácticamente no cabía en la institución y ha habido muchos despidos”, indicó Coronado Olmos.

Juicios laborales

De acuerdo con una solicitud de información realizada por Reporte Indigo a la PGJ, actualmente se libran 372 juicios laborales y administrativos.

En la solicitud se especificó que, además del listado, se buscaba saber “nombres, montos, así como las motivaciones, de modo que se pueda saber cuánto se ha gastado y porqué motivo, en otras palabras, un desglose”.

Pero la Procuraduría respondió que “no se logró obtener información alguna, ya que no se cuenta con registros en tal sentido”.

Pretexto que no suena creíble pues es imposible que el jurídico de la dependencia no lleve registro de los juicios en los que está litigando.

“Si hablamos de horarios, aquí las 24 horas, todos los minutos, todo el personal de la Procuraduría trabaja y no cobra esas horas extras que se dan, alguno que otro sí que nos demanda, y obviamente es algo que nos gana en todas las demandas.

“Las horas extras ni te discuto: quien demanda horas extras en Procuraduría nos las gana (…) aquí inclusive quien demanda a la Procuraduría por horas extras la gran mayoría de sus compañeros lo ve mal”. 

Aquí el pretexto del procurador es el perfil de los elementos de la Procuraduría, que en su mayoría son abogados, según su versión.

“Hay demandas de horas extras, hay demandas de… lo que pasa es que en la Procuraduría pues son la gran mayoría abogados, entonces una amonestación me la pelean.

“Sí checas estos seis años, no se ha pagado más que muchos asuntos que han sido de otras administraciones, que en ocasiones han sido muy costosas”.

Coronado Olmos acepta que el personal de la Procuraduría no cuenta con prestaciones  básicas de la ley, como el pago de horas extras.

“Los policías investigadores trabajan las 24 horas, estén de vacaciones o no, o estén en su día de descanso o no, por eso es que se llevan su arma o se llevan su vehículo de cargo”.

Incluso agentes investigadores indican que antes les eran otorgados bonos semestrales o anuales por su desempeño.

Pero en esta administración las cosas cambiaron: se incrementó el personal con un sueldo de entre 10 mil y 30 mil pesos.

Estas plazas se dispararon de 2006 a 2012 de 622 a 2 mil 900 puestos.

También es destacable el número de “empleados de confianza” que hay en esta administración, pues para julio de 2012 se registraban 2 mil 467 empleados de este tipo.  De éstos, mil 132 son policías investigadores, 352 son agentes del Ministerio Público, y 392 son secretarios de la Agencia del Ministerio Público.

Control y confianza

El procurador nunca especificó a que se refería cuando dijo que tanto él como el gobernador buscaron un perfil para los elementos que entraron.

Y es que debido a este perfil, muchos fueron cesados.

Pero Coronado Olmos indicó que la estrategia legal de la Procuraduría busca que se gaste lo menos posible.

Por eso muchos elementos que no pasaron los controles, son “revalorados”.

“Me notifican a una persona que no aprobó los exámenes de control de confianza, pues yo no los despido, les hago su procedimiento administrativo.

“Hay la posibilidad de que una vez revalorando su situación puedan ser revalorados, estudiados en su asunto y que pueda cambiar el sentido de un resultado de sus evaluaciones”.

Por otro lado, el funcionario señaló que es importante destacar la labor de la PGJ.

“Sí debe hacérsele un reconocimiento porque entrarle a delincuencia organizada, entrarle a detenciones, a pesar de todo el personal que murió en mi periodo, que eso es lo que me da mucho más tristeza, pero también todas esas familias saben que su familiar entregó la  vida por entrarle al tema”.

Y es que académicos y miembros de la sociedad civil han señalado que aunque se incrementó la nómina, y los sueldos, la procuración de justicia no ha mejorado.

“Habrá gente que pueda criticar que porque no hay productividad, bueno, se recrudeció la violencia, no es una administración normal, como hace seis años para atrás, es una administración atípica.

“Nosotros hemos hecho más de lo que las fuerzas son permisibles. (Los empleados de la Procuraduría) hicieron más de lo que deberían haber hecho”, concluyó el procurador.

Los sueldazos de la procu

Seis años bastaron para que la nómina de la Procuraduría General de Justicia de Jalisco se disparara inclinándose por los rangos más altos.

Y es que la diferencia entre el presupuesto de egresos publicado en 2006 y el de 2012 muestra que las plazas con un rango salarial entre los 11 y los 33 mil pesos mensuales se han disparado casi cinco veces en este periodo.

Es decir, pasaron de 622 hasta 2 mil 984.

Basta con hacer el comparativo entre el presupuesto de egresos estatal publicado en el Periódico Oficial del Estado de Jalisco el sábado 11 de noviembre de 2006 y el 12 de enero de 2012.

En estas dos publicaciones se puede confirmar que además de que el total de plazas aumentó de 2 mil 982 hasta 3 mil 370, el grueso de los empleados de la Procuraduría se inclinó hacia los niveles mejor pagados.

Los empleados con salarios que exceden los 34 mil pesos hasta el sueldo máximo del procurador, que en 2012 fue de 146 mil pesos, aumentaron y la carga presupuestal se inclinó hacia ellos.

Con el presupuesto de egresos 2012 alrededor de 2.3 millones de pesos mensuales se distribuyen entre 39 empleados de los niveles más altos, incluyendo al procurador.

En 2006, cerca de 37 empleados percibían entre 36 mil y 96 mil pesos, para 2012 cerca de 50 empleados reciben entre 34 mil y 146 mil pesos mensuales.

Además, el número de empleados de la Procuraduría con un rango salarial entre los 3 mil y los 10 mil pesos se redujo significativamente, pues pasó de 2 mil 323 hasta 336 trabajadores.

Esto desdice las recientes declaraciones del procurador de Jalisco que señala que quienes se han ido integrando a la plantilla de la PGJE es personal con niveles y perfiles salariales más bajos.

“Los que se fueron incorporando de mi administración fueron los niveles más bajos para ir haciendo escalafón a todo el personal”, indicó al respecto Tomás Coronado Olmos.


Notas relacionadas
Comentarios