A finales del mes pasado la organización México, ¿Cómo vamos? presentó la encuesta “Lo que valoramos tras la pandemia”, en la cual se revela que cada sector poblacional tiene prioridades y necesidades distintas y ven de manera diferente la recuperación económica.

Al preguntarles qué medidas debe de tomar el gobierno para reactivar el país, las personas con ingresos altos dijeron que su prioridad es atraer más inversiones; para la clase media es evitar que se pierdan más empleos y para los mexicanos con los ingresos más bajos, dar más recursos a los pobres y generar trabajo.

“En México los encuestados tienen claro el proceso de generación de riqueza por sector y existe inconformidad con la manera en la que funciona el sistema económico”, concluyó la organización luego de revelar que para el 41 por ciento de los encuestados el crecimiento económico de un país en ocasiones no significa bienestar para la población.

Debido a esta situación, el 59 por ciento de los consultados se dijo insatisfecho con la forma en que la democracia funciona en México e, incluso, el 60 por ciento consideró que la forma en que la economía funciona en el país (capitalismo) solamente beneficia a una minoría privilegiada.

Estas respuestas, comenta Sofía Ramírez Aguilar, directora general de la organización, se deben a que no todos los sectores económicos del país se están recuperando de la misma manera y al mismo ritmo.

“La recuperación la veo parcial y sigue siendo inequitativa, porque aunque hubo una crecimiento en el empleo formal en los últimos reportes del IMSS, ciertamente la cantidad de plazas que se necesitan en una economía del tamaño de la mexicana —un millón 200 mil personas por año— aún no se alcanzan”
Sofía Ramírez AguilarDirectora general de México, ¿Cómo vamos?

“Además, antes de la pandemia no es que tuviéramos la mejor estructura laboral, ya que seis de cada 10 mexicanas y mexicanos tenían un trabajo en el sector informal, lo cual nos acerca mucho a la pobreza laboral”, agrega la especialista.

Ramírez Aguilar ejemplifica el fenómeno con el sector de la construcción, en donde ya se recuperaron los empleos que se perdieron durante la pandemia debido a que fue de las primeras actividades en activarse, pero la masa salarial es más baja que la del año pasado.

“Eso significa dos cosas: o que las personas están trabajando menos o ganando menos por desempeñar el mismo trabajo que hacían antes de la pandemia. También hay que prestar especial atención al ritmo de vacunación y a la calidad de vacunas que están poniendo, eso nos deja más expuestos a una tercera ola, principalmente en el sector de los servicios, que representa más del 60 por ciento de nuestra economía, este sector junto al comercio con Estados Unidos son los que nos están jalando hacia adelante”, advierte.

Otros de los puntos urgentes para recuperar al país de la crisis económica, señala la especialista, es recobrar la confianza del sector privado, generar certeza con los grandes inversionistas y elaborar una nueva reforma fiscal, la cual por los cambios de secretario de Hacienda no parece estar entre las prioridades del Gobierno federal.

“Una reforma fiscal es absolutamente necesaria y justamente ahorita se debería de estar discutiendo, pero por los cambios en el Gabinete se está rezagando.

“El presidente decía que no iba a haber reforma fiscal en los primeros tres años de su gobierno, pero ya pasaron y justo ahorita es necesaria porque es cuando tenemos menos espacio fiscal, es decir, la diferencia entre los egresos y los ingresos es chiquitita a niveles récord”, concluye.

También puedes leer:

El reto de la recuperación económica tras la pandemia

El rumbo de México en el plan de recuperación económica