El sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador cumple su segundo año en medio de una pandemia por COVID-19 y de un complicado panorama económico derivado del mayor reto en materia de salud de la historia reciente.

Al cierre de este año y por delante, la cuarta transformación tiene una prueba de fuego: las elecciones federales de 2021, en donde se renovará la Cámara de Diputados y casi la mitad de las gubernaturas del país; pero más allá de los puestos, estos comicios representan un referéndum para Morena y sus aliados.

Durante la conferencia matutina de ayer, y en la víspera de su mensaje por el cierre del año, el presidente presentó el segundo anuncio de proyectos para apuntalar la reactivación económica “Unidos por el progreso de México y el Bienestar de Todos”.

En este acuerdo signado entre el Gobierno federal y el sector empresarial se contemplan 29 proyectos de infraestructura con una inversión de 228 mil millones de pesos, mismos que generarían 400 mil nuevos empleos.

Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social y vocero de la Presidencia, manifiesta que uno de los grandes cambios es la reorientación del gasto público para atender a los sectores más vulnerables del país y llevar a 25 millones de hogares los programas del bienestar.


Otro de los temas que no se toma muy en cuenta es el del combate a la corrupción, pero se ha reducido la pérdida de recursos que se desviaban en programas sociales, educación, salud e infraestructura

Jesús Ramírez Cuevas

Coordinador general de Comunicación Social y vocero de la Presidencia

Afirma que en la primera etapa de esta lucha, se ahorraron 500 mil millones de pesos y “es probable que alcancemos el doble en estos dos años”.

Asevera que se tendrá un país más democrático, unas elecciones en donde no habrá fraude y la consulta sobre los actores políticos del pasado que fortalecerá el sistema democrático.

Comenta que los que están argumentando que existe polarización es porque vieron tocados sus intereses como la vieja clase política, sectores económicos y hasta medios de comunicación.

“La polarización la vemos en el círculo rojo, en la opinión publicada, en redes sociales como el Twitter, pero en la sociedad no hay polarización, hay una mala lectura, a nivel social hay otra situación, no veo esa polarización social”, asevera.

Los cuestionamientos por la pandemia y la crisis para AMLO

El analista político José Antonio Crespo Mendoza señala que por la pandemia de coronavirus es complicado realizar un balance del segundo año de gestión del presidente López Obrador.

“Se puede hacer la evaluación del primer año, que no fue positiva, el crecimiento bajó, se tomaron muchas medidas políticas que ahuyentaron la inversión, no creció el empleo significativamente.

“Y ahí viene un debate en donde los que están a favor o en contra no se ponen de acuerdo, el Gobierno dice que ha tratado muy bien la pandemia, muchos médicos y expertos dicen que no, la comparación con otros países no nos pone en último lugar, pero tampoco nos pone en una situación favorable, ya que estamos dentro de los que más dificultades, número de contagios y muertos tienen”.

Contrario a Ramírez Cuevas, Crespo indica que sí hay una polarización la cual impide que se lleve a cabo un debate nacional para encontrar soluciones a diversos problemas.

“Esa polarización es alimentada diariamente desde la tribuna presidencial. No quiere decir que sea el único responsable, porque desde los dos lados se alimenta, pero quien tiene más posibilidad de conciliar, de llamar al debate racional es el jefe de Estado, y lejos de eso, lo que hace todos los días es echar más leña al fuego descalificando, insultando a veces, acusando de mil cosas, no respondiendo con argumentos a las críticas, sino con descalificaciones”.

Dice que otro distintivo del gobierno es el recorte a diversos programas y ahora se suma la eliminación de los 109 fideicomisos para “alimentar proyectos que no se ve que vayan a ser muy útiles en una situación de crisis como la que estamos viviendo”.

Además, por la reducción del presupuesto, el Gobierno federal está enfrentado con los 10 gobernadores que integran la Alianza Federalista.

“No ha habido de parte del gobierno la disposición de sentarse a dialogar, escuchar y encontrar soluciones, solo encuentran la puerta cerrada (…) Lo del tema electoral es un pretexto obviamente para no buscar una salida, para no buscar un diálogo porque con elecciones y sin elecciones los problemas que están enfrentando son los mismos que son la pandemia, problemas económicos y falta de recursos”, asevera Crespo.

Dice que, aunque se prometió una transformación del país, aún hay pendientes. Sin embargo, reconoce que uno de los programas que sí está dando resultados es el de la pensión para adultos mayores.


Del 2020 destacan los recortes a diversos programas sociales y la eliminación de los 109 fideicomisos para alimentar proyectos poco útiles en una situación de crisis como la que enfrenta México

Para el analista político, se tienen los elementos para que en la elección de 2021 Morena y sus aliados mantengan la mayoría en la Cámara de Diputados y ganen la mayoría de las gubernaturas.

“Depende de las coaliciones y los candidatos, pero todo apunta a que puede tener nuevamente con sus aliados la mayoría absoluta en la Cámara baja”

Afirma que no ha disminuido la popularidad del presidente porque tiene una base de seguidores que mantiene porque no escuchan las voces de los críticos.

“Él ha dicho que los críticos tienen intereses oscuros, que no saben realmente de lo que están hablando, que eran corruptos, que quieren seguir con la corrupción y le creen y punto. Dan por hecho que son corruptos y que están atacando al presidente por atacarlo. Le creen al presidente y son millones” advierte.

Continúa leyendo:

Estrategia fallida contra la pandemia y sin oposición