http://www.youtube.com/watch?v=81K7zuplLf0

Se diga lo que se diga, las cifras definitivas se terminarán de conocer hasta hoy lunes.

Pero aunque todavía no se asienten los resultados finales de las elecciones de ayer, está claro que se perfilan tres ganadores: Enrique Peña Nieto, Gustavo Madero y el Pacto por México.

Y al margen de los conteos definitivos, una cosa dejan en claro las declaraciones de los presidentes nacionales del PRI, del PAN y del PRD.

La primera es que el PRI presentó un discurso triunfal en el que dice ganar en la mayoría de las entidades en donde estaban en juego alcaldías y diputaciones locales. Y aun si no ganara Baja California Norte, lo que revelan los resultados es que le fue mejor de lo que esperaba.

La segunda es que aunque el discurso del PAN está centrando en anomalías y protestas, Gustavo Madero podría entregar buenas cuentas. De confirmarse los triunfos en Baja California Norte y los municipios de Puebla, Aguascalientes, Saltillo y Nuevo Laredo, los albiazules salvarían la cara. Lo que revela que no le fue tan mal como se esperaba.

La tercera es que las dirigencias del PRD sacan a relucir la mano negra del narcotráfico y del crimen organizado en las elecciones. Lo que revela que a pesar de sus alianzas, les fue peor de lo que esperaban.

Y aunque esperaremos las últimas cifras hoy, por el comportamiento del electorado y lo que se asoma en los resultados preliminares, se pueden trazar algunas conclusiones.

1. Que ya fuera por apatía, hartazgo de la clase política o por temor a la violencia, la mayoría de las entidades reportaron baja participación ciudadana en las urnas. Ayer se habló de menos de un 50 por ciento. 

2. Que a pesar de lo sucedido en Veracruz, Chihuahua o Torreón, donde se dieron hechos violentos, las elecciones fueron más tranquilas de lo que se esperaba. Sinaloa y Durango, dos grandes focos rojos, vivieron saldo blanco.

3. Aunque no se conozca todavía el resultado definitivo, la contienda de Baja California Norte ha sido muy cerrada, como se anticipaba. Si la victoria final de Kiko Vega o de Castro Trenti no es contundente, la decisión podría terminar en tribunales. Hasta la una de la mañana del lunes y con el 50 por ciento computado, el PAN iba arriba por un poco más de cuatro puntos. Pero ambos partidos habían proclamado la victoria.  

4. Si se confirma el triunfo del PAN en la capital de Puebla, pueden dar por hecho que el gobernador Rafael Moreno Valle se irá perfilando como el favorito presidencial del PAN para 2018.

5. Veracruz fue retenido mayoritariamente por el PRI. Aunque en Boca del Río se diera la victoria de los Yunes, el estado del priista Javier Duarte permanece tricolor.

6. Tamaulipas fue una sorpresa para un PRI, que temía una debacle, pero que al final del día levantó el rostro. El PAN ganaría Nuevo Laredo y Matamoros. El PRI el resto, incluyendo Ciudad Victoria, Tampico, Madero y Reynosa.

7. Si el PAN confirmara sus triunfos en Saltillo, Torreón, Acuña y Monclova, las ciudades emblemáticas, habría que cuestionar si se vivió un Moreira Vs. Moreira o si es un refrendo de protesta contra 12 años de dominio familiar.

8. Operando desde Bucareli, el grupo político que lidera Miguel Ángel Osorio Chong consumó el carro completo en Hidalgo.

9. Si se confirma la victoria de la alianza PAN-PRD en Aguascalientes, Jesús María y Calvillo, alguien pagará los platos rotos de un PRI que no sacó provecho a las evidencias corruptas del exgobernador Luis Reynoso Femat.

10. Los estados Chihuahua y Zacatecas se consolidaron como bastiones priistas, acabando de sepultar los tiempos en que fueron dominados por los panistas y los perredistas. 

Los congresos aún no se perfilaban en el PREP del IFE, pero sería difícil esperar algo diferente a los ayuntamientos con una victoria de voto diferenciado. 

Por esto, en algunos estados los gobernadores tendrán que lidiar con un congreso adverso, de oposición, lo que dificulta una convivencia tersa. 

Hoy tendremos los resultados definitivos en congresos y ayuntamientos, y hoy veremos, también, las reacciones de los jerarcas de los partidos y de los candidatos. Ayer muchos amenazaban ya con impugnaciones, y en otros estados, celebraban ambos candidatos.