El PRI también logró aumentar su bancada al pasar de menos de 40 diputados en la última legislatura a un mínimo de 70 en la que está por comenzar. Una fracción relativamente pequeña para su historia, no obstante, sus votos serán definitivos para aprobar o impedir nuevas reformas.

Entre tanto, su dirigente nacional, Alejandro Moreno, declara desde el bastión de Coahuila que los priistas ya se preparan “para que juntos regresemos en el 2024 a la Presidencia de la República”.

Apenas dos días después de las elecciones y habiendo confirmado que la coalición de Morena con los partidos Verde y del Trabajo tendrán alrededor de 280 diputados, el presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó un dardo al decir que el PRI los podría ayudar para alcanzar la mayoría calificada necesaria para aprobar su nuevo paquete de reformas constitucionales.

Idea que Ignacio Mier, coordinador del partido oficial, secundó y dijo esperar muchos “Judas” del tricolor.

La respuesta al interior del PRI fue mixta ya que, por un lado, Alejandro Morena abrió la puerta al diálogo, mientras que la propuesta fue rechazada de tajo por Dulce María Sauri, aún presidenta de la Cámara de Diputados, pero quien no repetirá como legisladora, en tanto que Va Por México anunció que se opondrán a las reformas de López Obrador.

El tricolor nombró como coordinador a Rubén Moreira, exgobernador de Coahuila, estado en donde venció a Morena en 2020 y 2021.

El 20 de julio, Fernando Lerdo de Tejada encabezó la presentación de la Plataforma para la Refundación del PRI. Corriente que, explicó, no busca la renuncia del dirigente, pero sí alerta que, de seguir por el actual camino, “vamos hacia la desaparición completa”. Esto un mes después de que Ulises Ruiz y su corriente Democracia Interna protagonizaron protestas que terminaron con el proceso de expulsión del exgobernador de Oaxaca.

Respecto a esta situación, el doctor Nicolás Loza de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, considera que existe una relación ideológica entre el PRI y Morena, puesto que el mismo López Obrador ha tomado como bandera ideas y posturas nacionalistas del México postrevolucionario que resultan atractivas para un sector del tricolor, lo que también explica la presencia de expriistas como Manuel Bartlett en su administración.

“Todo ese ideario, que realmente López Obrador lleva por delante en buena medida, lo comparten muchos priistas. Muchos de los cuales ya están en Morena; de los que se quedaron en el PRI tengo mis dudas de qué tan pragmáticos son. Todos los que tengan que ver con los grupos de Peña Nieto, Zedillo o Salinas, no tienen esas posturas.”

En tanto que Alejandro Rosas Marín, de la agencia Disruptio, opina que esto obedece a que “el PRI ha sido siempre un partido que huele poder y se acerca, está en su ADN. Por eso se acercan al Presidente de la República y él obviamente no deja pasar esas opciones, también coquetea con ellos ya que le conviene en la búsqueda de la mayoría para poder hacer reformas constitucionales”

La última esperanza del PRD

El PRD es el eslabón más débil de Va Por México, siendo el único de sus integrantes que no obtuvo más diputados que en 2018.

De los 21 de hace tres años, que por las constantes desbandadas a Morena terminaron siendo solo ocho, la bancada que coordinará Luis Espinosa Cházaro tendrá no más de 15 legisladores.

Apenas salvando el registro con 3.77 por ciento de la votación y habiendo perdido su única gubernatura, la coalición es la última esperanza del partido que lidera Jesús Zambrano.

Si bien dichas desbandadas no tuvieron como beneficiario directo a Morena, los experredistas sí engrosaron las filas de sus aliados. Como fue el caso del hoy gobernador electo de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo, quien renunció al Sol Azteca siendo su coordinador para irse al Partido Verde. O los polémicos Héctor Serrano y Mauricio Toledo, quienes permanecieron sin bancada hasta que fueron fichados por Gerardo Fernández Noroña para el Partido del Trabajo.

“El PRD está totalmente diluido, tienen su edificio embargado, la agencia que les llevaba redes sociales les publicó varias cosas en contra y hay huelga de trabajadores. El PRD está totalmente desfondado, sin dinero ni capacidad mediática ni de operación política. Lo que le conviene es seguir en la alianza, si se queda solo, desaparece”, considera Alejandro Rosas Marín, director general de la agencia Disruptio.

El académico Nicolás Loza agrega que la coalición opositora “puede ser un propósito de grupos de la sociedad civil, como es el caso de Sí Por México.


“Algunos pueden tener más interés como partido que otros, pienso sobre todo en el PRD. Por sí solo no tiene ninguna posibilidad de nada realmente. Para ellos, la alianza es una manera de ganar más de lo que ponen. Entonces es, quizá, el más interesado en que se mantenga”

Nicolás Loza

Académico-investigadorde FLACSO

También puedes leer:

El rompecabezas de la oposición continúa desunido