De aprobarse la reformas a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal, se dejará de criminalizar el consumo personal de la mariguana y podría reducirse hasta 50 por ciento la sobrepoblación de los penales de la Ciudad de México, estimó la diputada local Rebeca Peralta León.

“Estamos hablando de muchos jóvenes, mujeres y hombres, que por llevar cierta cantidad de mariguana; algunos ocho, otros 10, algunos 13 gramos, están privados de su libertad o en reclusión; y que de realizarse la reforma podrían tener el beneficio de su liberación”, subrayó.

La idea, insistió, es lograr que en los reclusorios Norte, Sur y Oriente, donde prevalece la superpoblación, pueda disminuir y con ello contribuir a la mejor inserción principalmente de los jóvenes.

La legisladora del PRD indicó que en los reclusorios preventivos hay un exceso de población de reclusos, como son el caso del Oriente y el Norte.

El director del Centro de Reinserción Social Varonil Santa Martha Acatitla, Enrique Serrano, comentó que dicho penal cuenta con dos zonas: “La Oro”, donde están los internos de entre 18 y 30 años, con penas de alrededor de 10 años, y la “Diamante”, donde están los internos de alta peligrosidad, como grupos delincuenciales de Tepito, los indiciados por el caso de la colonia Narvarte o el caso del centro nocturno Heaven. (Notimex)