Después de aproximadamente un año de suspensión por la pandemia de COVID-19, el Presupuesto Participativo de la Ciudad de México por fin regresa.

Sin embargo, lo hará a marchas forzadas, pues en este año se tendrán que ejecutar los recursos y los proyectos de 2020 y 2021, así como las asambleas para la designación de 31 comisiones de Vigilancia y de Participación Comunitaria (Copacos) del Presupuesto Participativo del actual ejercicio.


El Presupuesto Participativo son los recursos a los que tiene acceso la ciudadanía para proyectos de mejoramiento de su comunidad o los que definan los habitantes de las más de mil colonias que existen, y al año, este monto en total asciende al 4 por ciento de los recursos que se le asigna como gasto a la Ciudad de México; un aproximado anual de mil millones de pesos

Tan solo en este ejercicio, las alcaldías y las Copacos de todas las colonias de la ciudad, tendrán la tarea de vigilar y llevar a cabo los 3 mil 578 proyectos de Presupuesto Participativo ganadores, correspondientes a los años 2020 y 2021.

Además, la ejecución de dichos recursos en este año se llevará a cabo en un contexto en el que los contagios podrían volver a detener los procesos de ambos presupuestos participativos debido al repunte de casos de COVID-19 a nivel local.

Cabe señalar que apenas el pasado 18 de junio, la capital del país retrocedió en el semáforo epidemiológico al pasar del color verde al amarillo debido al incremento de los contagios del nuevo coronavirus.

Los retos del Presupuesto Participativo

El pasado 25 de junio el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) informó que se iban a reponer 31 consultas de Presupuesto Participativo en 31 unidades territoriales de la capital del país, tras un fallo del Tribunal Electoral de la Ciudad de México (TECDMX), eventos que se iban a celebrar tanto de manera presencial como de manera remota.

No obstante, afirma en entrevista el consejero electoral local, Ernesto Ramos Mega, que se repongan dichos procesos también marca el reinicio de la ejecución del Presupuesto Participativo de 2020 y 2021, debido a que las condiciones sanitarias de la capital ya lo permiten y se pueden retomar las actividades y mecanismos de organización comunitaria como asambleas vecinales.

Lo anterior, después de que el 24 de junio de 2020, el Congreso de la Ciudad de México aprobó suspender la ejecución de los procesos de los recursos destinados a la ciudadanía como una medida para evitar contagios de COVID-19.

“Por fin, se va a retomar. Aún no termina el proceso electoral pero ya lo veníamos planeando y ahora queremos que las juntas distritales electorales puedan apoyar a los vecinos en sus asambleas”, explica.

Ramos Mega dice que los eventos de organización así como las reuniones que tengan los vecinos deberán acatar todas las medidas de sana distancia y de sanidad para evitar nuevos casos de COVID-19.

“Que se prefieran los espacios abiertos y es obligatorio que se respeten las medidas como el uso del cubrebocas, y si son en espacios cerrados, que estén bien ventilados”, apunta.

El representante de la autoridad electoral acepta que existen retos importantes, como concluir todos los proyectos en lo que resta del año; aplicar por primera vez la nueva Ley de Participación Ciudadana que entró en vigor en 2019; y realizar todos los procedimientos derivados en un contexto de pandemia.


“Por primera vez tendremos la figura de Copacos y Comisiones de Vigilancia del Presupuesto Participativo, darle seguimiento a los trabajos en lo que resta del año hasta su conclusión y hacerlo todavía en contingencia sanitaria de COVID, son los retos más importantes”

Ernesto Ramos Mega

Consejero electoral

Y, el consejero hace énfasis en que por primera ocasión, desde el 2010 cuando se llevó a cabo el primer Presupuesto Participativo, se ejecutarán los recursos y los proyectos de dos años.

“2020 Y 2021 se realizarán en el mismo periodo, antes se hacía uno por año, pero con la suspensión por la pandemia, se decidió que los dos se apliquen en este año”, menciona.

Ramos Mega también espera que no se den rezagos tras la suspensión por el COVID-19 y considera que con la disposición de los habitantes de la capital todos los proyectos salgan adelante.

“Yo espero que la ciudadanía presione, no solo a proveedores, sino a alcaldías y a la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) para que se concreten todos”, declara.

El factor de la contingencia

En caso de que exista una tercera ola de COVID-19 en este año y se regrese al color rojo en el semáforo epidemiológico, el Instituto Electoral tendría que analizar la situación y determinar alternativas, indica Ernesto Ramos Mega.

Por lo cual, que se lleven a cabo los presupuestos ciudadanos de ambos años, depende de la situación de la pandemia.

“Dependemos evidentemente, no solo las asambleas, sino todos los eventos públicos de lo que suceda con la situación de la contingencia. Si en algún momento regresamos a rojo y en un caso extremo de que las autoridades sanitarias suspendan los eventos presenciales, nosotros tendremos que buscar alternativas o soluciones”, detalla.

Y dice que si se llega a ese punto, el IECM podría hacer uso de las plataformas digitales para que no haya afectaciones y más retrasos.


Alcaldías y Copacos vigilarán y llevarán a cabo 3 mil 578 proyectos de mejoras en las más de mil colonias de la capital del país, mil 794 de 2020 y mil 784 de 2021

También puedes leer: Presupuesto participativo 2021 será complejo