El Proyecto de Presupuesto de la Federación marcó un giro de 180 grados en las finanzas públicas del país. Más allá de los discursos de cambio, la disposición de los recursos es la que refleja la intención de la fundación de su llamada “Cuarta Transformación”.

Con una mayor inversión en el desarrollo humano, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador apostó más a sus programas prioritarios y a obras de infraestructura que desarrollen las comunidades, que al gasto de las dependencias gubernamentales.

A pesar de que hubo un notable recorte en la mayoría de las secretarías de Estado, López Obrador decidió fortalecer algunas dependencias que considera claves en su gobierno.

La Secretaría de la Defensa Nacional fue una de las beneficiadas, con un aumento de 12 mil millones de pesos, por la creación de la Guardia Nacional y el reclutamiento de miles de nuevos soldados que ha planteado el presidente. Su presupuesto pasará de 81 mil a 91.3 mil millones de pesos.

Otro aumento importante ocurrirá en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, con un aumento de 4 mil a 43.2 mil millones de pesos, porque en ella estará radicado el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, en el que se pagará un apoyo a los jóvenes para que sean contratados como aprendices en las empresas.

La industria energética del país también tendrá aumentos considerables en su presupuesto. La Secretaría de Energía pasará de tener recursos por 2.4 mil millones de pesos a 27.2 mil millones. Pemex pasará de 391 mil millones a 464 mil millones de pesos; la CFE, de 387 mil millones a 434 mil millones de pesos.


El gobierno federal decidió liquidar el Fondo Nacional para la Reconstrucción y en su lugar crear el Programa Nacional de Reconstrucción, que tiene recursos etiquetados por 8 mil millones de pesos y no por 10 mil, como fue anunciado hace unos días por el presidente Andrés Manuel López Obrador

En el PPEF se aumentaron también al doble los recursos para la conservación de carreteras y caminos rurales, con el que el mandatario ha planteado que dará empleo a miles de personas en sus comunidades.

El gasto federalizado que se entregará a los estados tendrá también un aumento. El Ramo 23, en el que se concentran varios programas y fondos, también tuvo cambios en la forma de distribuir los recursos a las entidades.

El Ejecutivo decidió cambiar las reglas de ese Ramo y desaparecer los fondos de desarrollo regional en los que se habían detectado visos de discrecionalidad y corrupción en el reparto del dinero público.

Desaparecieron el programa de proyectos de Desarrollo Regional y el Fondo para el Fortalecimiento Financiero, que era el campeón en el manejo discrecional de recursos.

Además, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación que presentó el Ejecutivo al Congreso de la Unión se transmitieron los proyectos enviados por los poderes Legislativo y Judicial, así como de los órganos autónomos, en donde se refleja la baja en sus presupuestos para el 2019.

Más dinero para fondos estatales y municipales

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 propone aumentar diversos fondos para brindar apoyo a estados y municipios en sectores como seguridad, salud e infraestructura.

En materia de seguridad, en el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y la Ciudad de México (FASP) tuvo un incremento del 3 por ciento con respecto a lo presupuestado para este 2018.


Este fondo tuvo para este año un presupuesto de 7 mil millones de pesos y para el próximo año podría ser de 7 mil 210 millones de pesos si se aprueba el PPEF 2019 en el Poder Legislativo

La seguridad y la propuesta del nuevo gobierno para contener el problema de violencia que aqueja al país ha estado envuelta en críticas debido a que el Plan de Paz y Seguridad elaborado por el equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador incluye la creación de una Guardia Nacional preparada por las Fuerzas Armadas.

Además del FASP también se prevé un aumento en el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios (Fortamun).

El PPEF 2019 plantea otorgar un 12 por ciento más al Fortamun con respecto al PEF 2018. Para el próximo año sugiere destinar en este fondo 4 mil 183 millones de pesos; mientras que para el año que finaliza se proyectó la utilización de 3 mil 719 millones de pesos.

El Proyecto del Presupuesto de Egresos para el 2019 señala que el 20 por ciento de los recursos del Fortamun sean destinados a la atención de necesidades directamente vinculadas con la seguridad pública de los municipios.

Además de que el Proyecto del PEF 2019 plantea un incremento de 652 millones de pesos para la Secretaría de Salud, en cuanto al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA) que también tiene un impacto en entidades y municipios, aumentaría un 6 por ciento, comparado con el PEF 2018.

El FASSA tuvo para este año 24.9 mil millones de pesos; la propuesta de la Secretaría de Hacienda es que para el 2019 este fondo cuente con 26.5 mil millones de pesos.

Uno de los compromisos del gobierno de López Obrador es garantizar el acceso a la salud de toda la población. La semana pasada, el mandatario anunció la desaparición del programa Seguro Popular y en sustitución firmó un convenio para federalizar los sistemas de salud en ocho estados del país y se comprometió a que cada seis meses se integren más entidades.

En tema de infraestructura, el Fondo Metropolitano tuvo un incremento mínimo, del uno por ciento, para seguir alimentando programas y proyectos de desarrollos urbanos regionales en las entidades federativas.

El Fondo Metropolitano tuvo para este 2018 disponibles 3 mil 267 millones de pesos; para el año entrante serían 3 mil 300 millones de pesos.

Continúa leyendo

Cumplen con proyecto de austeridad por Nayeli Meza Orozco