La presa Salinillas, ubicada en el municipio de Anáhuac, Nuevo León, está en riesgo. El agua puede ser parte del trasvase al embalse Marte R. Gómez, en Tamaulipas, como parte del acuerdo del Distrito de Riego 026.

En 2006 y 2007, el agua de la presa Salinillas se utilizó para cumplir con este compromiso. Si el volumen de agua de la presa El Cuchillo no es suficiente para completar la deuda, el líquido de la presa Salinillas tendría que ceder parte de su almacenamiento.

Esta presa tiene una capacidad de 20 millones de metros cúbicos. Actualmente está en 80 por ciento de su capacidad.

Marte R. Gómez cuenta con 304 millones de metros cúbicos de agua, por lo que Nuevo León, a través del embalse El Cuchillo, tendría que ceder 396 millones de metros cúbicos para que la presa tamaulipeca llegue a los 700 millones de metros cúbicos.

Esta cantidad de agua la establece El Tratado de Aguas, firmado el 13 de noviembre de 1996 entre ambos estados.

El biólogo Antonio Hernández considera que es una decisión política que no se concrete el trasvase a la presa Marte R. Gómez. Sobre todo, por la incertidumbre de desabasto en la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM).

“Lo que no se puede dar de agua de El Cuchillo, se tiene que pagar desde otras zonas. Entonces, la que veo en riesgo es la presa Salinillas, que está al norte de Nuevo León, en la frontera con Estados Unidos, un embalse que está prácticamente lleno, ya se ha trasvasado agua en 2006 y 2007 para saldar la deuda de agua con Tamaulipas y Estados Unidos”
Antonio HernándezBiólogo

Hay que recordar que el Gobierno federal tiene el compromiso de mandar agua de las presas internacionales a Estados Unidos, mientras que Nuevo León tiene que enviar el líquido a Tamaulipas.

“La presa Salinillas se llena con agua de la presa Don Martínez, entonces, el agua de ambos embalses ha sido utilizada para pagar deudas de Nuevo León con Tamaulipas y Estados Unidos”, explica el biólogo.

El trasvase de agua a Tamaulipas es para abastecer a 3 mil 700 usuarios del Distrito 026 para el riego de 70 mil hectáreas de los municipios Mier, Miguel Alemán, Camargo y Díaz Ordaz, según está estipulado en el Acuerdo de Coordinación para el Aprovechamiento de Aguas del Río San Juan que firmaron Nuevo León y Tamaulipas en 1996.

Urge aumentar volúmenes de agua tratada

La ZMM requiere un aumento de capacidad en el tratamiento de aguas residuales, pues hay un retraso en la construcción de más plantas tratadoras para enviar ese líquido para el Distrito de Riego 026 en Tamaulipas. El compromiso establecido en el Tratado de Aguas fue firmado el 13 de noviembre de 1996 entre ambos estados.

Hay que recordar que la construcción de un segundo acueducto, El Cuchillo II, está condicionada a que Nuevo León aumente la producción de aguas residuales. Dicho líquido se tiene que descargar en el Río Pesquería para que llegue a la presa Marte R. Gómez

“Entonces, a reserva de cuál sería la capacidad de metros cúbicos del tratamiento de aguas residuales, esa sería la posibilidad inmediata de compensar el agua”, indica el especialista.

Lluvia beneficia a municipios del norte ademas de presa Salinillas

Además de la recuperación del volumen de la presa Salinillas, ubicada en el municipio de Anáhuac, otros embalses pequeños tuvieron un aumento en la captación del líquido, lo que benefició al sector ganadero de varios municipios al norte de Nuevo León.

Se trata de la presa del Gobierno, situada en el municipio de los Herreras, y la reserva El Nogalito, en Cerralvo. La primera está llena y la última casi a su capacidad máxima de almacenamiento.

Con esta captación de agua de lluvia, toman un respiro estos municipios afectados por el desabasto de agua que vive esta entidad.

Te puede interesar: ¿Cuánta agua subterránea hay? Surge duda tras lluvias