A pensar de los señalamientos de incumplimiento por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto Nacional Electoral (INE), Caminos y Puentes Federales (Capufe) le adjudicó a Jet Van Car Rental un contrato de hasta 578 millones de pesos para la renta de automóviles por al menos 36 meses.

Según datos obtenidos a través de Compranet, la actual administración federal ha gastado desde su inicio un total de 6 mil 443 millones de pesos para el arrendamiento de automóviles, lo que no sólo representa un incremento de mil 932 millones de pesos (233 por ciento) en comparación con el 2018, sino que el 48 por ciento (unos 3 mil 150 millones de pesos) lo obtuvo la empresa Jet Van Car Rental, la cuarta compañía que más dinero ha ganado de la administración pública federal desde el 2005 y que no ha estado libre de escándalos.

Según un informe de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del pasado 17 de septiembre, los resultados de la contratación de empresas para el Servicios de Arrendamiento de Transporte Vehicular Terrestre, arrojan a siete empresas las cuales obtuvieron contratos por un mínimo de mil 178 millones de pesos y un máximo de 2 mil 946 millones de pesos.

De acuerdo con la base de datos de Compranet, de los 515 contratos que se realizaron correspondientes a renta de automóviles, se erogaron 6 mil 763 millones de pesos y Jet Van Car obtuvo 101 de estos, siendo el 75 por ciento adjudicados de manera directa.

A cambio de ello, el Gobierno federal ha recibido la misma mala calidad que en el pasado. El 2 de enero, Jet Van Car tuvo un retraso de 20 días en la entrega de tractocamiones para Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), mismos que ameritarían una sanción.

Por su parte, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló irregularidades en un contrato con la empresa, pues 279 unidades no cumplieron con las placas requeridas para una ambulancia y tenían tarjeta de circulación vencida, además de que 99 no contaban con llantas de refacción, tenían extintores vacíos o caducos. Finalmente, la empresa no sustituyó las unidades enviadas al taller y las ambulancia reparadas tuvieron que volver a revisarse por la misma falla.

Favoritismo transexenal a empresa de renta de automóviles

Apenas un año después de su creación, en julio de 2004, Jet Van Car Rental, propiedad del empresario Cuauhtémoc Velasco, se había convertido en proveedora del Gobierno federal y para el año 2012, el último de la administración del presidente Felipe Calderón, obtuvo contratos gubernamentales por 600 millones de pesos.

Su vertiginoso crecimiento alcanzaría sus mejores años con Enrique Peña Nieto, quien tan sólo en su primer año de gobierno duplicaría esta cantidad y encauzaría a la empresa a un ascenso ininterrumpido al amparo del poder.

Del 2012 al 2018, Jet Van Car Rental obtuvo en promedio 68 contratos por año y ganancias por 6 mil 561 millones de pesos. En 2017 se dio a conocer que el Instituto Nacional Electoral le impuso a la empresa una penalización por 5.7 millones de pesos por incumplimiento en algunas condiciones contractuales y la no utilización de los servicios convenidos.

Asimismo, según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en 2018 el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) pagó a cinco empresas –entre ellas Jet Van Car Rental– 415 millones pesos por el arrendamiento de 816 ambulancias, las cuales, fueron entregadas en mal estado, sin camillas, sin sirenas o sin luces y en 2019, la misma ASF dio a conocer que la arrendadora entregó al IMSS, ambulancias sin tanques de oxígeno, sirenas en mal estado, e incluso golpes en la carrocería.

La suerte de Jet Van Car Rental no terminó. De hecho, el 2019 representó el mejor año para la empresa de Cuauhtémoc Velasco, la cual incrementó más de mil por ciento los acuerdos gubernamentales generados en 2018.

También puedes leer: MCCI: otorgan contrato millonario para remodelar estadio relacionado a Pío López Obrador