La Fiscalía General de Justicia de la CDMX (FGJCDMX) giró desde el martes una orden de aprehensión contra el conductor de televisión Andrés Roemer Slomianski, de 57 años, quien enfrenta cargos por el delito de violación equiparada contra una víctima de identidad reservada y contra quien existen, al menos, ocho denuncias judiciales por delitos sexuales.

Tras más de un mes de peritajes, el Ministerio Público de Investigación de Delitos Sexuales determinó que existen suficientes elementos de prueba para procesar al individuo, quien, desde hace alrededor de un mes, se encuentra en la Ciudad de Tel Aviv, en Israel, tras salir a la luz más de 60 acusaciones en su contra por los delitos de abuso sexual, acoso y violación.

“Con dicho mandamiento, la Policía de Investigación de la FGJCDMX ya lo busca con la finalidad de ponerlo a disposición de la autoridad judicial que lo requirió”, informó la institución.

“Lo anterior, una vez que el representante social obtuvo los datos de prueba necesarios para judicializar una carpeta de investigación, iniciada en marzo de este año, indagatoria en que la víctima lo acusó del delito de violación, cometido en dos ocasiones”, señaló la Fiscalía.

Por su parte, el titular de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, informó que la dependencia ya procedió a congelar las cuentas del imputado.

Felicito a la Fiscal Ernestina Godoy y a Laura Borbolla, por la orden de aprehensión obtenida en contra de Andrés R. Hemos procedido con congelamiento de cuentas, de conformidad con el trabajo coordinado”, apuntó en sus redes sociales.

Roemer, prófugo en Israel

En días pasados, Reporte Índigo documentó el testimonio de “Emma”, una joven de origen estadounidense que radica en Israel, a quien Roemer se acercó para hacerle insinuaciones sexuales bajo el pretexto de ofrecer una “oportunidad laboral”, tal como ocurrió con la mayoría de las denunciantes en México y algunas en San Francisco.

El posible domicilio actual del sujeto se encuentra en Geula Street, según él mismo confesó a la joven durante su reunión en Tel Aviv. En aquella ciudad, Roemer se cambió el apellido para pasar desapercibido, dándose a conocer como “Andrés Rosenberg”.

Roemer no le explicó a Emma la verdad de por qué había salido de México. Le dijo que iba a vivir a Israel para hacer Aliá, palabra utilizada por la comunidad judía que emigra a ese país para retornar a su “tierra prometida”.

A la joven le pareció raro que el hombre consiguiera ingresar con tanta facilidad, pues, derivado de la pandemia por COVID-19, Israel no permite el acceso de extranjeros a menos que se trate de casos excepcionales y bajo autorización previa de la Embajada.

“Si estás haciendo Aliá significa que no eres un ciudadano, entonces ¿cómo entraste?”, le cuestionó ella. “Tengo conocidos y ellos me ayudaron a entrar. Ya después sabrás más sobre mí, pero fíjate, de hecho yo tengo una calle aquí en Israel con mi nombre”.

“Yo me quedé helada”, reveló la joven cuando conoció la verdadera identidad de “Rosenberg”.


Fuentes cercanas a la policía en aquella ciudad confesaron a este medio de comunicación que, tras salir a la luz este nuevo episodio de acoso, el sujeto habría intentado suicidarse al interior de su nuevo hogar; por lo que en estos momentos estaría en un hospital psiquiátrico de la zona.

Te puede interesar: Andrés Roemer sigue haciendo de las suyas: acosando mujeres, ahora en Israel