El proceso de compra/venta del otro 50 por ciento de la refinería Deer Park por parte Petróleos Mexicanos (Pemex) se ha retrasado, informó Curtis Smith, vocero oficial de Royal Dutch Shell.

De acuerdo con Dutch Shell, se esperaba que la transacción se cerrara el miércoles 1 de diciembre; pero se ha aplazado por la falta de aprobación del Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (CFIUS). El proceso podría finalizar antes de que termine el 2021.

Aunque esperábamos poder concluir la venta de la refinería Deer Park antes en el proceso de revisión del CFIUS, seguimos apuntando a finales de 2021 como fecha de cierre para la transferencia de la participación de Shell en la refinería
Curtis SmithVocero oficial de Royal Dutch Shell

Cabe señalar que en junio Brian Babin, militante republicano del sureste de Texas expresó que tenía “importantes preocupaciones” sobre el proceso de adquisición entre Dutch Shell y Pemex.

Incluso, envió una carta a Janet Yellen, secretaria del Tesoro, y a Jennifer Granholm, secretaria de Energía, para señalar sus inquietudes.

Lee: AMLO responde a congresista que aseguró Pemex no será capaz de operar Deer Park

En mayo de este año, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que Pemex cerró una operación para comprar la refinería Deer Park, de Houston, en Texas, propiedad de Shell, con lo que ahora la paraestatal contaría con el 100 por ciento de las acciones.

Según el gobierno federal, la compra de la mitad de la refinería de Deer Park tiene el objetivo de aumentar la venta de combustibles de Pemex, quien pagó 12.772 millones de pesos aproximadamente.

La refinería de petróleo está ubicada en Deer Park, Texas, en el Canal de Navegación de Houston, en el área metropolitana de esa ciudad estadounidense.

Construida en 1929, ha sido operada desde 1993 como una empresa conjunta al 50 por ciento entre Shell Oil Company y Petróleos Mexicanos (Pemex). A diciembre de 2017, la refinería era la décima empleadora más grande en el condado de Harris.

Tiene una capacidad de procesamiento de crudo de 275 mil barriles de petróleo, lo que la convierte en la décima octava más grande de Estados Unidos a enero de 2019.