El alcalde antepuso sus intereses personales en el proceso de modificación del Plan de Desarrollo Urbano de Pesquería, clave para dotar de uso de suelo industrial al polígono donde se instalará Kia

http://youtu.be/PTQ43f2dnk4

El arranque de la instalación de Kia Motors en Pesquería, oficializado ayer por el presidente Enrique Peña Nieto, ocurre luego de un intenso calvario burocrático y un conflicto político protagonizado por las autoridades de ese Municipio.

La nueva fábrica de vehículos, la primera en su tipo en Latinoamérica, fue anunciada ayer por el Ejecutivo Federal al lado de funcionarios de los tres niveles de gobierno y representantes de la empresa coreana, filial del Grupo Hyundai.

El mandatario aseguró que la planta tendrá una capacidad de producción de 300 mil vehículos por año, y atraerá una inversión total de 2 mil 500 millones de dólares en la fábrica y los proveedores que arribarán con la compañía asiática.

El anuncio llegó luego del cisma político entre el alcalde, José Gloria López y el Cabildo, que puso en riesgo la instalación de la armadora.

Y es que el munícipe trató de beneficiar a un particular aumentando la plusvalía de un terreno.

El edil priista antepuso sus intereses personales en el proceso de modificación del Plan de Desarrollo Urbano de Pesquería, clave para dotar de uso de suelo industrial al polígono donde se instalará Kia.

Gloria López buscó aprobar -en una misma sesión de Cabildo- el cambio de uso de suelo de agrícola a industrial, a un terreno de 300 hectáreas de su amigo, el exalcalde tricolor de Apodaca, el empresario Luis Garza Garza.

Esta petición causó la división entre los funcionarios municipales, que exhibieron su incompetencia como autoridades, al ser incapaces de llevar a buen cauce los ambiciosos proyectos de inversión extranjera en este emergente polo de desarrollo.

La incapacidad no sólo ha puesto en riesgo estos planes, sino también las condiciones mínimas de seguridad y bienestar social.

No es sorpresa que el Municipio cuente apenas con cuatro patrullas y que este año haya fallado en su tarea de captar recursos federales.

Esto se suma a los irregulares procesos al interior del Ayuntamiento de Pesquería.

Este martes, luego de la publicación del conflicto en Reporte Indigo, la autoridad municipal buscó modificar el dictamen que atoraba el uso de suelo industrial para Kia Motors.

Ante la publicación, los integrantes del Cabildo se ausentaron del Palacio Municipal para buscar destrabar el proceso de actualización del Plan de Desarrollo Urbano en una reunión privada, y así evadir las explicaciones de la incertidumbre jurídica que rodeaba al proyecto.

Los regidores no acudieron a sus oficinas en el Municipio de Pesquería y se dieron cita en un recinto particular para firmar el dictamen de uso de suelo industrial a favor de la empresa coreana, el cual no había sido ratificado por el Cabildo.

El secretario del Ayuntamiento, Óscar González, confirmó que entregó el acta de Cabildo, de fecha 12 de agosto, a los funcionarios para que revisaran “correcciones” al texto, la rubricaran fuera de las instalaciones oficiales y confirmaran el acuerdo.

Ese documento, que hasta el martes carecía de las firmas de todos los ediles, necesitaba ratificarse para que las modificaciones al Plan de Desarrollo Urbano de Pesquería surtieran efectos jurídicos, incluida la factibilidad para la planta.

Las observaciones que en un inicio ataron la abstención de regidores y la discordia en el Cabildo, fueron las peticiones del exedil de Apodaca, quien busca cambiar la vocación de un terreno cercano.

A petición de Gloria López, la Secretaría de Desarrollo Urbano de Pesquería propuso el cambio de uso de suelo en esa franja, localizada a más de 15 kilómetros del Distrito Ternium, donde se instalará la armadora de Kia Motors.

El funcionario afirmó que los regidores tenían reservas en siete propuestas de ciudadanos para modificar usos de suelo, derivadas de la consulta popular del Plan de Desarrollo Urbano Municipal, que incluían las del empresario apodaquense.

En cambio, los ediles acusaron al alcalde de empeñarse en aprobar –junto con el uso de suelo de Kia Motors- el destino de la vocación del terreno de Garza Garza, sin poder justificar su decisión que beneficia a ese predio privado.

Por separado, el regidor perredista, José Jorge Paz, uno de los que criticaron y rechazaron las modificaciones solicitadas, confirmó que sí tuvo reservas con la propuesta del empresario priista, porque nunca dejó claro para qué quería el cambio de uso de suelo del terreno particular.

“Había una discrepancia, porque precisamente había carencia de información que permitiera verificar todo eso.

“Habría que revisar primeramente si es propio ese cambio de uso de suelo, o sea, nos tienen que dar una serie de documentaciones que nos mandan siempre de la Secretaría de Desarrollo Urbano”, explicó.

Por otro lado, el perredista negó haberse reunido en privado para ratificar el acta de Cabildo, que incluye el proyecto de la armadora, aunque el secretario del Ayuntamiento, Óscar González, afirmó que la había entregado a los regidores.

“Todo el Cabildo estábamos plenamente de acuerdo en apoyar precisamente a ese proyecto del Distrito Ternium”, insistió.

“Nunca hemos tenido ninguna junta privada”, sostuvo, “eso me suena como, no sé, una broma de mal gusto, porque realmente no es así.

“Yo no permito que se den esas cosas, porque eso me suena ilegal. Toda sesión, le repito, es pública”.

Carecen de dimensiones

> Reporte Indigo publicó el martes y el miércoles el conflicto político entre el Cabildo y el alcalde de Pesquería, porque éste quiso incluir en la aprobación del uso del suelo para el terreno de Kia Motors, un predio particular de su amigo.

> Atora permiso inversión de Kia

> El capricho del alcalde