Hoy, los ciudadanos tienen el poder en sus manos. Con su voto podrán elegir qué partidos mantienen su registro, cuánto dinero les tocará del financiamiento público, qué porcentaje de diputados plurinominales tendrán y qué candidato puede ganar.

Antes de la Reforma Electoral de 2007, la figura de las coaliciones implicaba que los logos de los partidos se fusionaban al de la coalición, y determinaba quién ganaba una contienda electoral. El ciudadano no decidía a cuál de los coaligados le daba su voto. 

En estas elecciones, aunque vayan en coalición, cada partido aparece de manera independiente y el elector puede marcar el que más le convenza, explica a Reporte Indigo Lorenzo Córdova Vianelli, consejero del Instituto Federal Electoral (IFE).

Puede elegir el nombre de su candidato, pero marcar el recuadro de alguno de los partidos coaligados. El voto va para el candidato y para el partido seleccionado.

“Lo importante es que el voto puede definir qué porcentaje del financiamiento público le corresponde a un partido político, lo que no sucedía en el pasado”.

El 30 por ciento de esos recursos se da de manera igualitaria a cada uno, y el 70 por ciento se distribuye de manera proporcional a su votación.

“Por eso ahora en las boletas tenemos siete partidos políticos estén o no coaligados. 

“Los votos para partidos se indican en cada uno de los logos. La clave para no anular el voto es el nombre del candidato. Si aparece una, dos o hasta tres veces”.

Un voto donde se escriba una leyenda, también es nulo, a menos que la leyenda exprese claramente la voluntad del elector.

“Hay que entender que quienes interpretan el sentido de los votos por mandato de ley son nuestros vecinos, ciudadanos de a pie, que tienen la facultad legal de computarlos”.

Lorenzo Córdova asegura, por último, que todos los votos emitidos aparecerán registrados en el PREP. 

Hace tres años el 99.6 por ciento  de los votos asentados en las actas fueron capturados.

Para este escrutinio existe un mecanismo informático “que es pulcro y ha sido auditado por la UNAM”, resalta.

Lo que hay que saber antes de ir a votar…

Ubica tu casilla en el sitio web del IFE

— Está prohibido portar propagande de algún partido o candidato. Es un delito electoral. 

— Recuerda que las personas con algún tipo de discapacidad, adultos mayores y mujeres embarazadas pueden votar sin hacer fila.

— No podrás votar si tu nombre no aparece en la lista nominal. Consúltalo en línea.

— Se recomienda ser lo más claro posible a la hora de llenar la boleta.

— Identifica cuántas veces aparece el nombre del candidato de tu preferencia y vota por el partido en cuyo recuadro aparece el nombre del candidato.

— Si aparece dos o tres veces, puedes marcar una sola opción o las veces en las que aparece el nombre. No se anula el voto ni tampoco vale más.

— Si sólo marcas un partido, el voto cuenta para ese partido.

— Si quieres darlo a otro que va en coalición para que mantenga su registro, marca ese recuadro.

— Si marcas en la boleta el emblema de un partido y éste forma parte de una coalición, el sufragio se sumará al candidato propuesto por la coalición y contará para el partido elegido. 

— Si cometes un error a la hora de marcar, debes poner “No” y marcar con “Este sí” para que los funcionarios de casilla no anulen tu voto.

Un voto se considera nulo por varios motivos:

— Si marcas en la boleta dos o más recuadros de partidos que no forman una coalición.

— Si seleccionas dos o más emblemas con nombres de diferentes candidatos.

— Si cruzas en su totalidad la boleta electoral. 

— Si marcas fuera del recuadro del partido o candidato de tu preferencia.

— Si depositas la boleta en blanco, es decir, cuando no se puede determinar a favor de quién emitió su voto.

— Un voto donde se escriba una leyenda y no exprese claramente la voluntad del elector.