¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

ConflictoPolítico

‘Pluris’, las listas del desgaste

Imelda García

Las listas de plurinominales siguen provocando controversia dentro de los partidos. Al igual que en el Frente y en Morena, en el PRI también hay figuras que se marchan por inconformidades


Mar 20, 2018
Lectura 9 min
portada post

Los priistas no están contentos. La definición de las candidaturas plurinominales de este domingo terminó por ahondar las diferencias y resentimientos de algunos priistas contra su propio partido.

La imposición de candidatos tanto de mayoría relativa como de representación proporcional no dejó conformes a varios sectores del PRI, quienes se sintieron traicionados por la forma en que se realizaron las designaciones.

Esta inconformidad ha llevado a que, incluso, varios cuadros locales hayan renunciado al tricolor, llevándose con ellos la estructura territorial que formaron durante años de militancia.

Estas salidas para obtener candidaturas en otros partidos debían darse antes del 18 de marzo, fecha límite para registrar a los candidatos a nivel federal.

A decir de priistas consultados, fue por eso que el PRI retrasó lo más posible la definición de sus listas, para evitar más renuncias al partido

Lo que esto provocó en quienes no fueron beneficiados y esperaban serlo fue que tengan una mayor oposición al tricolor y a su dirigencia nacional.

Las quejas al interior del PRI podrían aumentar una vez que se dio espacio importante a personas no afiliadas al tricolor, dejando de lado a los propios militantes. Además, se dejó fuera a ciertos sectores críticos a la dirigencia nacional.

Y es que en la negociación de los espacios en las listas de candidatos plurinominales se impuso el criterio de la campaña de José Antonio Meade de incluir en ellas a personas que no representen una pesada carga de escándalos corrupción para su campaña.

Aunque algunos de los nombres de la lista causaron revuelo en redes sociales, el grupo de Meade consiguió que no se concretaran candidaturas como las de Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes o de Rosario Robles, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

En la decisión de las candidaturas solo participaron priistas alineados con la dirigencia nacional.

Ulises Ruiz, exgobernador de Oaxaca, identificados como opositor a Enrique Ochoa —presidente nacional del PRI— no perdió el tiempo en hacer saber su inconformidad con lo que ocurrió el domingo, cuando se votó por la lista de plurinominales.

“La Comisión Política Permanente del #PRI aprueba plurinominales. Escondidos en Toluca, no convocaron al CPN ¿por miedo?. Siguen lastimado al candidato presidencial. No entienden ni Ochoa ni sus cómplices que no son dueños del PRI, lo van a hundir! De pena”, escribió en su cuenta de Twitter (@ulisesruizo).

La inconformidad

Una de las características más tradicionales del PRI era la disciplina partidaria; si los militantes no estaban de acuerdo en una decisión que se tomaba desde los centros de poder, nadie la desafiaba.

Lejos ha quedado ese tiempo. En las últimas semanas, diferentes actores y sectores del PRI se han rebelado contra las decisiones de su partido, sobre todo por el rumbo que ha tomado la definición de las candidaturas.

La máxima prueba de la inconformidad que persiste en las filas del PRI fue el cambio de sede que tuvo que hacer la Comisión Política Permanente para aprobar la lista de candidatos plurinominales.

El propio Enrique Ochoa reconoció que sesionaron en Toluca por una amenaza de inconformes que tomarían las instalaciones del PRI nacional

“Tenemos protocolos en el partido para reaccionar cuando hay alguna alerta de que nos puedan tomar las instalaciones.

En estos momentos de efervescencia política, se activó ese protocolo”, admitió Ochoa ayer en una entrevista.

Solo hace falta ver el calibre de las renuncias que ha enfrentado el tricolor en las últimas semanas, cuando se repartían ya las candidaturas, sean plurinominales o de mayoría relativa, a las presidencias municipales o a los congresos locales.

Una de las renuncias más recientes fue la de Canek Vázquez, un político con más de 25 años de militancia en el PRI y muy cercano al expresidente del tricolor, Manlio Fabio Beltrones.

Vázquez renunció al priismo una vez que supo que no tendría acceso a una candidatura, que sí podrá tener con Morena.

“He sido testigo de que el PRI de hoy no es el partido en el que me formé, ni es tampoco el partido con el que muchos nos identificamos y que durante años edificó, de manera responsable y congruente, el México de instituciones sólidas.

“Hoy hemos visto seriamente mermada nuestra identidad priísta con las decisiones que se han tomado en los últimos meses”, reprochó Vázquez en una carta que hizo pública.

Canek Vázquez estuvo muy relacionado con el sector de los jóvenes del tricolor, al que incluso dirigió.

Otros dos cuadros con peso político en lo local que abandonaron recientemente el PRI son Héctor Pablo Ramírez Puga y Samuel Gurrión, quienes no pudieron acceder a una candidatura por el tricolor y la encontraron en la coalición Por México al Frente (PAN, PRD y MC).

Ramírez Puga era director de Liconsa y ahora es candidato al Senado; Gurrión quiso ser candidato a la gubernatura de Oaxaca en 2016 —vencido por el hoy gobernador Alejandro Murat—y en 2018 buscó la candidatura del tricolor a la alcaldía de Oaxaca capital y, al no conseguirla, se fue al Frente donde sí se la otorgaron.

El PRI perdió también a Miguel Ángel Chico, un guanajuatense con 40 años de militancia que buscaba ser candidato a la gubernatura de su estado; al abandonar el tricolor, se fue a Morena, donde le ofrecieron una candidatura plurinominal a la Cámara de Diputados.

A decir del propio Chico, abandonó el PRI no tanto por no haber obtenido la candidatura sino por el maltrato que recibió del presidente Ochoa Reza.

“Ustedes saben de mis desencuentros que tuve con el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, que nunca tuvo la decencia de recibirme en sus oficinas del Comité Ejecutivo Nacional o una llamada, para que pudiéramos sentarnos a platicar, a dialogar sobre la candidatura al gobierno del estado que en noviembre-diciembre ya estaba en proceso electivo”, dijo el senador en una conferencia de prensa, cuando presentó su renuncia.

Actores y sectores del PRI se han rebelado contra las decisiones de su partido, por el rumbo que ha tomado la definición de las candidaturas

Como estas han ocurrido otras entre priistas connotados a nivel nacional y de liderazgos estatales, lo que podría minar el apoyo a la candidatura presidencial de José Antonio Meade.

Defienden su lista

El candidato presidencial de la coalición Todos por México (PRI, PVEM y Nueva Alianza) dedicó gran parte del día de ayer a defender la lista de candidatos plurinominales del tricolor.

“Me parece que es una lista balanceada regionalmente, sectorialmente, con distintos perfiles, con diferente experiencia, con una presencia muy ciudadana, la lista, con reconocimiento a las Fuerzas Armadas, con reconocimiento al Ejército, a la Armada, al sector cultural, a las mujeres; una lista, además, con una presencia joven.

“Nadie que esté siendo procesado, nadie que haya secuestrado, nadie que haya cometido homicidio. Ya el colmo de la amnistía es que se les quiera dar por anticipado incluyéndolos en las listas”, expuso Meade en una entrevista radiofónica.

El propio Enrique Ochoa, presidente nacional del PRI y quien encabeza la lista a una diputación plurinominal por la Quinta circunscripción, afirmó que estos candidatos plurinominales son quienes ayudarán a Meade a consolidar su proyecto de nación en caso de ganar las elecciones.

“Vamos por el 40 por ciento de la votación porque así vamos a serenar a México, porque vamos a evitar un conflicto postelectoral como el que ya amenazó puntualmente López (Obrador), eso de que va a soltar al tigre, eso no es lo que México necesita”, dijo Ochoa.

El presidente nacional del tricolor dijo que no renunciará a su posición en el partido a pesar de que es ya candidato plurinominal a la Cámara de Diputados.

Controversia generalizada

Carlos Salazar

Las listas de los aspirantes a ocupar un cargo en el Congreso de la Unión por la vía de la representación proporcional por parte de los partidos de oposición no estuvieron exentas de sorpresas, pero sobre todo de polémica por algunos de los nombres incluidos tanto en Morena, el PAN o el PRD.

Desde integrantes de otros partidos, personajes vinculados a grupos políticos antagónicos hasta actores que tienen pendientes con la justicia mexicana o que enfrentaron investigaciones judiciales.

Quizá los nombramientos de candidatos plurinominales se han dado en Morena, partido de Andrés Manuel López Obrador, que en los primeros lugares de su lista para el Senado de la República incluyó al dirigente minero exiliado Napoleón Gómez Urrutia, quien permanece en Canadá desde 2006 acaso de un desvío de 55 millones de dólares.

Entre los que se perfilan a la Cámara Alta también está la ex lideresa de las policías comunitarias en Guerrero, Nestora Salgado, quien cuenta en su historial judicial con acusaciones de secuestro, extorsión o robo las cuáles la llevaron a prisión.

A ellos se le suma el expresidente nacional del PAN Germán Martínez, quien era identificado como un personaje muy cercano al expresidente Felipe Calderón, acérrimo rival de López Obrador o la senadora Gabriela Cuevas, crítica del gobierno del tabasqueño tras su paso por la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal y que ahora busca llegar a la Cámara de Diputados.

En Acción Nacional, la lista de plurinominales también tuvo su dosis de controversia al interior del partido por la inclusión en la lista al Senado del Jefe de Gobierno capitalino Miguel Ángel Mancera, un no militante, candidatura que incluso fue impugnada por el expresidente nacional Gustavo Madero.

En los primeros lugares también aparecen otros personajes cuyo nombramiento fue cuestionado por la sospecha de obedecer más a un reparto de cuotas o pago de deudas políticas que a sus méritos, como el caso de Josefina Vázquez Mota, el presidente nacional en funciones Damián Zepeda o Indira de Jesús Rosales, cercana al gobernador de Veracruz Miguel Ángel Yunes.

En el PRD sorprendió que la panista Xóchitl Gálvez, exdelegada de Miguel Hidalgo, encabezara la lista al Senado, y que se haya incluido también a un externo como Emilio Álvarez Icaza, que hace apenas un año creaba un movimiento para combatir el monopolio partidista.

Comentarios