7

bases militares del Ejército norteamericano están instaladas en suelo colombiano


Creo que un enorme aliado puede ser México, por ejemplo, si le ayudamos a ir contra los cultivos de amapola, si les ayudamos a ir contra los laboratorios de producción y si les ayudamos a ir contra la heroína y las metanfetaminas mientras se mueven antes de llegar a la frontera” 

John Kelly

secretario de Seguridad de Estados Unidos

Los discursos oficiales del Gobierno federal y el de Estados Unidos sobre el combate al narcotráfico en suelo mexicano, aparecen en sentidos opuestos.

 

Mientras en el país vecino se generaliza la intención de una nueva versión del “Plan Colombia” para México, de este lado de la frontera crece la negativa de aceptar la intromisión norteamericana para coordinar la política anticrimen nacional.

 

Para el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, es clara la postura del gobierno mexicano de no solicitar ayuda para el combate al crimen organizado; en tanto para el secretario de Seguridad de EU, Jonh Kelly, está abierta la posibilidad de ayudar a México en esta lucha.

 

El discurso de Kelly apunta a la posibilidad de ofrecer a México un plan de ayuda, que incluya la presencia del Ejército norteamericano en suelo mexicano y que el Departamento de la Defensa de ese país participe directamente en el diseño de políticas de combate al narcotráfico.

 

“Creo que un enorme aliado puede ser México, por ejemplo, si le ayudamos a ir contra los cultivos de amapola, si les ayudamos a ir contra los laboratorios de producción y si les ayudamos a ir contra la heroína y las metanfetaminas mientras se mueven antes de llegar a la frontera”, consideró el funcionario norteamericano.

 

El “Plan Colombia” ha logrado la instalación de siete bases militares del Ejército norteamericano en suelo colombiano, pero pocos avances sustanciales en la erradicación del problema del narcotráfico, pese a que se aplica desde hace 17 años.

 

Control geopolítico

 

Para Edgar Morín, doctor en sociología y especialista en temas de narcotráfico, el “Plan Colombia” es una acción del gobierno de Estados Unidos con una alta intención de control geopolítico y en caso de aplicarse en México, no podría ser distinto.

 

Morín consideró que si existiera voluntad de Estados Unidos para ayudar realmente al problema del narcotráfico en México, se fortalecerían las acciones ya establecidas, las contenidas dentro del “Plan Mérida”, acordadas desde el 2008.

 

Entre esas medidas está la de fortalecer con capacitación y equipo a las instituciones encargadas de combate a la delincuencia organizada, la cual, hasta la fecha no se han cumplido.

 

El ‘Plan Mérida’

 

México actualmente mantiene un convenio de colaboración con el gobierno norteamericano, en materia de combate al narcotráfico: el llamado “Plan Mérida”, el cual fue aceptado por el Congreso de los Estados Unidos el 30 de junio del 2008, a propuesta de lo acordado entre los presidentes Felipe Calderón y George Bush.

 

El “Plan Mérida” contempla dos vertientes: fortalecimiento a los programas sociales en suelo mexicano, para mejorar el sistema judicial, penitenciario y policial, además de brindar apoyo de capacitación militar y táctico, mediante el suministro de fondos del gobierno de EU a México.

 

Sin embargo, pese a que el proyecto contempla una aportación de 2 mil 300 millones de dólares, para hacer efectivo el combate a los cárteles de las drogas hasta el año 2025, dichos recursos han sido regateados por el gobierno norteamericano, bajo el pretexto de que México no ha cumplido con los requisitos del programa.

 

A la fecha están retenidos 900 millones de dólares, que serían aplicados en la adquisición de hardware y sistemas operativos que mejorarían la capacidad operativa de las redes de comunicación de agencias de inteligencia.

 

No es necesaria la ayuda de EU

 

Ante la posibilidad de una intervención de Estados Unidos en la política interna para el combate al narcotráfico, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha marcado claramente la postura del gobierno mexicano.

 

“Cada quien es responsable de lo que sucede su propio territorio”, dijo.

 

Y en esa materia se ha avanzado, aseguró el secretario de Gobernación, pues en el combate contra el narco se ha logrado anular a los principales jefes de los cárteles de las drogas. Hoy, remarcó, hay más fortalezas que antes.

 

“Nuestras instituciones requieren menos ayuda de Estados Unidos”, detalló.

 

Osorio Chong recordó que la autonomía y eficacia de las instituciones oficiales que combaten al narcotráfico, no solo se observa en los delincuentes capturados, sino en el trabajo coordinado que existe en estados violentados por el crimen.

 

“Estamos operando en Sinaloa, Guerrero y otros estados como Tamaulipas, Veracruz y Chihuahua”, aseguró, en donde la Federación y sus instituciones apoyan el trabajo de seguridad de los estados.

 

El Gobierno federal, abundó Osorio Chong, tiene una plena radiografía de las condiciones de seguridad de todo el país, por lo que no es necesaria la ayuda del gobierno norteamericano en materia de combate al narcotráfico en suelo mexicano.