https://youtu.be/haXhvkNSK5M

#GDF Placas especiales para escoltas en CDMX Icela Lagunas La Secretaría de Seguridad Pública capitalina exigirá nuevos lineamientos a las empresas que prestan este servicio, entre ellos exámenes toxicológicos, licencia de portación de armas y engomado de autos

Acostumbrados a protagonizar golpizas en contra de quien se cruce en el camino del “patrón” o se atreva a colocar un inmovilizador a la unidad que conducen, los llamados “guaruras” son un problema que desde hace más de tres años el jefe de Gobierno prometió regular .

Mientras que la propuesta de Ley de Miguel Ángel Mancera para regular la contratación de los escoltas avanza en la Asamblea Legislativa (ALDF), la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSPCDMX) dio a conocer los lineamientos que se exigirán a las empresas que prestan este servicio.

La finalidad es contar con un padrón que sepa identificar cuántos y quienes son. A partir de la fecha, los escoltas serán sometidos a exámenes toxicológicos para asegurarse que no consuman sustancias prohibidas; además de que tendrán que contar con licencia de conducir tipo E.

El objetivo, precisó Hiram Almeida, secretario de Seguridad Pública local, es evitar más abusos por parte de los escoltas.

Autos señalados

Uno de los nuevos lineamientos que ya se puso en marcha es la leyenda “Vehículo escolta” que portarán las unidades en la parte trasera de la carrocería junto al número de placa, lo que facilitará identificar que en dicha camioneta o auto viaja personal de custodia y seguridad privada.

Cada una de las empresas que tenga el registro para dar este servicio en la Ciudad de México será responsable de entregar la documentación del vehículo para efectuar el trámite ante la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, responsable del padrón de compañías.

La SSPDF tiene contabilizadas 737 empresas en la Ciudad de México que tendrán que cumplir con los formatos de balizamiento, identificación de su personal y de las licencias para portación de armas.

“Esto impone a las empresas de seguridad privada realizar el registro de su personal, armas y vehículos que serán identificables con placas que empezarán con las siglas ESC en color rojo; la Secretaría de Movilidad llevará esta dinámica”, detalló Almeida

Los trámites y solicitudes para este nuevo ordenamiento se llevarán a cabo ante la Semovi.

Promesa de ambos sexenios

La promesa de “meter en cintura” a los escoltas, que comúnmente se ven circular en la Ciudad de México detrás de un vehículo ostentoso en el que viaja su jefe o afuera de restaurantes concurridos, data de hace muchos años.

Desde el 2008, el entonces jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard Casaubón, propuso crear el primer padrón de guardaespaldas del país a través del cual se tendría información de sus armas, para quién trabajan, qué autos portan y si tenían antecedentes penales.

Sin embargo, nada de lo propuesto se concretó en ese sexenio.

Un año después de que Miguel Ángel Mancera asumió el poder en la Ciudad de México retomó la idea de tener el control del personal que opera como escolta o guarura en la capital.

Con esa intención, en marzo de 2013 el jefe de Gobierno se comprometió a enviar a la Asamblea Legislativa capitalina para comenzar por certificar a los escoltas e identificar los vehículos en los que circulan en la ciudad.

Mancera Espinosa reactivó su intención de elaborar un censo y poner un control a las empresas luego de que en febrero pasado un grupo de escoltas atacó a golpes al ex city manager de la Miguel Hidalgo, Arne aus den Ruthen Haag.

El jefe de Gobierno propuso primero su intención de regulación ante el grupo nacional de la Zona Centro, integrado por los gobernadores de los estados, y luego ante el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Historias de guaruras

En febrero pasado, después de retirar vehículos mal estacionados en Paseo de la Reforma, Arne aus den Ruthen Haag fue agredido por un grupo de guardaespaldas.

Cuando el exfuncionario ya se retiraba del lugar, llegaron dos vehículos Police Interceptor. Arne comenzó a grabar para transmisión vía Periscope, y de uno de los autos bajó un sujeto que lo golpeó en la cara y le arrebató el celular.

Días después de ese acto, el exfuncionario fue interceptado por los escoltas de Raúl Libien, directivo de Grupo Miled, quien por estos hechos fue bautizado en las redes como LordMelaPelas.

Un mes después, en marzo de este año, un joven fue interceptado por los escoltas que custodiaban al dueño de un Ferrari rojo, quienes lo golpearon en el Viaducto Tlalpan por interferir en la circulación de su jefe.

Otro automovilista grabó el momento en el que los escoltas de Alberto Sentíes, propietario del Ferrari, obligan al joven a bajar de su auto para golpearlo fuertemente en la cabeza.

La víctima relató en su momento que la golpiza que recibió fue porque quedó en medio de una maniobra vehicular entre el Ferrari y el vehículo que lo custodiaba, lo que causó la furia de los guaruras.

Con violencia extrema los escoltas lo bajaron para patearlo. En otro caso, unos escoltas protagonizaron una pelea en la calle de Orizaba, en la colonia Roma, con empleados de valet parking que pretendían acomodar un vehículo en la vía pública; la situación se dio a conocer a través de un video difundido en redes.