Una histórica pieza de Doroteo Arango, mejor conocido como Pancho Villa, volvió a México gracias a una exposición.

En días pasados, durante la gira de trabajo por Cuba, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, recibió por parte de su homólogo en La Habana, Miguel Díaz-Canel, un revólver histórico que fue elaborado por instrucciones del líder revolucionario Francisco I. Madero y, a su vez, entregado al caudillo José Doroteo Arango, mejor conocido como Francisco Villa.

De acuerdo con un comunicado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la pieza histórica se incorporó al acervo de la exposición temporal La Grandeza de México, en su sede del Museo Nacional de Antropología (MNA).

La colocación de la pistola antigua en la Sala Revolución de la muestra fue encabezada por la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, y por el director general del INAH, Diego Prieto Hernández.

Lee: De nuestro general don Pancho Villa se dicen muchas cosas; pero de su muerte muy poco

En este marco, la encargada de la política cultural de nuestro país resaltó que se trata de “un gesto extraordinario de colaboración, amistad y hermandad de Cuba hacia México, con el deseo de que otros países tomen el ejemplo”.

Y externó su deseo para que otras naciones tengan la misma voluntad de devolver piezas históricas extraídas del país.

El revólver, de 38 milímetros, fue fabricado en Éibar, España, hacia 1910 por la firma Irióndo y Guisasola. Sus materiales consisten en acero y oro, y está ataviado con figuras en color amarillo y detalles en azul, además de una “U” con doble corona real como inscripción.

Acompañan a la pieza dos cartuchos de bala percutidos y una caja elaborada en madera, nácar y plata, que suma una breve placa con la dedicatoria del entonces presidente Provisional de México, don Francisco I. Madero (1873–1913), obsequió en 1910 —año en que fue promulgado el Plan de San Luis— a Francisco Villa (1878–1923), “por su valor a la Patria”.