Desde el primer día del año, la eliminación de la banda que limita el incremento de precios, implicaría un alza, de 13.2% frente a diciembre de 2016

El 30 de marzo de 2017 se liberarán los precios de la gasolina, un año antes de lo establecido en la reforma energética, y la Secretaría de Hacienda tiene poco tiempo para dar a conocer cómo planea monitorear los costos máximos del combustible, lo cual ocurre actualmente de manera mensual.

En marzo de 2017 aumentará la gasolina, aunque en algunos estados más que en otros, porque el proceso será gradual.

La liberación de precios de gasolina iniciará el 30 de marzo en Sonora y Baja California; en Nuevo León, el 15 de junio del próximo año, según la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

De acuerdo a la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), el precio máximo vigente a partir del primero de octubre de 2016, de la gasolina Magna o verde se ubica en 13.98 pesos por litro, en la zona centro. La tipo Premium o roja registra un máximo de 14.81 pesos por litro.

El director general de Onexpo, José Carlos Femat Romero señaló que la tarea de hacienda deberá ser de vigilar cada semana esos costos.

Una revisión semanal generaría una visión de la forma en que operan los mercados del energético, que también resultaría en preciso más competiti vos, precisó.

Si los precios de referencia y el tipo de cambio van al alza, los precios en las gasolinas se irán ajustando de una manera inmediata y clara para los usuarios.

Lo mismo sucedería si los precios de referencia y el mercado cambiario se encuentran bajos, indicó.

Opinó que en la fijación de precios máximos del combustible se deben tomar en cuenta los costos reales de distribución; además que la Secretaría de Hacienda, incluya de una manera periódica el costo de la gasolina, el precio de referencia y que tome en cuenta las variaciones del tipo de cambio.

Al respecto señaló que es necesario que los precios máximos comiencen a reflejar las realidades logísticas y de costos de zona debido a que no habrá un único precio máximo nacional, sino varios precios máximos por zonas o regiones del país, que serán diferentes entre sí en la medida que los costos de logística son distintos.

“Los usuarios finales no vayan a pensar que es un movimiento unilateral por parte del empresario gasolinero, sino que es resultado de la aplicación de la fórmula, que la Secretaría de Hacienda estará definiendo”, refirió, José Carlos Femat Romero.

Efecto cadena

La liberación del combustible, actualmente fijado por el gobierno federal, producirá un efecto en cadena que de acuerdo al Banco de México podría afectar la inflación, aunque de manera temporal.

En México, la producción de petróleo ha caído; al mismo tiempo, la importación de gasolinas ha ido en aumento; lo cual ha resultado en un creciente deterioro de la balanza comercial petrolera.

José Carlos Femat Romero explicó que los precios de gasolina tiene un impacto marginal en el índice de precios al consumidor, de apenas 2 por ciento, de tal manera que si aumenta un peso el precio de la gasolina tendría un impacto de 0.02 en el índice de precios.

Por su parte, Sergio Luna, analista de CitiBanamex dijo que para el 2017 se esperaría niveles de precios de gasolina más altos, lo que generará un impacto inflacionario.

Añadió que tomando en cuenta la ponderación de 4 por ciento de las gasolinas en el índice de precios al consumidor, y teniendo en cuenta el alza de 18 por ciento en los precios ene las zonas fronterizas, más el aumento cercano a 10 por ciento en el resto del país, se estima un efecto de 40 puntos base de los precios de gasolinas sobre la inflación general anual para 2017.

El Banco de México explicó que prevé que la inflación general y subyacente se ubique ligeramente por arriba de 3 por ciento al cierre de 2016, mientras que para 2017 registraría incrementos adicionales para cerrar el año dentro del intervalo de variabilidad.

Esta previsión toma en cuenta los cambios en precios relativos a mercancías respecto a los correspondientes a los servicios derivados de la depreciación del tipo de cambio real, así como el efecto temporal que, sobre le crecimiento en precios, tendrán el alza del salario mínimo a partir de enero de 2017, y la liberación gradual de los precios de gasolina

Expectativa por la fórmula

La Comisión Reguladora de Energía dio a conocer ayer martes el calendario donde se iniciará la liberación del precio; por su parte, la SHCP a más tardar el 31 de diciembre dará a conocer los nuevos precios.

Ayer se dio a conocer la temporada abierta de Pemex, que permitirá definir los costos reales de transporte y almacenamiento del producto.

Según la SHCP, el precio de la gasolina y el diésel algunos días subirá y otros bajará, conforme a la demanda; lo cual resulta en un mecanismo complicado, que está causando incertidum bre entre los gasolineras.

Por primera vez en más de 80 años, los automovilistas en México podrán llenar el tanque en gasolineras que no sean Pemex, indicó Sergio Luna, analista de CitiBanamex.

Y es que uno de los puntos del programa económico para 2017 es la liberación de precios locales de las gasolinas, en forma “gradual y ordenada”.

El proceso consiste en que la CRE con opinión de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), determinen el ritmo de liberación de los precios en las diferentes regiones del país. En tanto no sean liberados los precios en una región, la Secretaría de Hacienda determinará los precios máximos al público que se aplicarán en la misma.

Los candidatos para iniciar con una gradual liberación en 2017 son los estados de Sonora, Coahuila, y Baja California; los cuales ya tienen una experiencia en el tema, ya que desde 2002, los precios de gasolina en las ciudades fronterizas siguen de manera muy cercana los movimientos de las gasolinas en Estados Unidos, reveló Sergio Luna.

José Carlos Femat Romero manifestó que mientras se tenga conocimiento de la fórmula y de los precios resultantes dará, poco a poco certidumbre a los mercados.

“La fórmula atenderá costos reales, es decir el tipo de cambio, el precio de referencia de gasolinas en los mercados de donde se importen, y los costos de almacenamiento y transporte”, dijo.

En la medida que se ajusten esos factores también los pre cios se ajustarán.

De acuerdo a la CRE, a partir de 2019 podrá regular de manera precautoria los precios provisionales en regiones específicas, en las que Cofece determine que no existen condiciones de competencia efectiva.

Aseguró que la estrategia que pondrá en marcha la CRE para esta flexibilización permitirá proteger al consumidor de aumentos de precios que no correspondan a condiciones de mercado, ofrecer al consumidor diversas alternativas de marcas y servicios, transitar a un mercado abierto y competitivo, y transparentar la información sobre los agentes económicos y los precios de los consumidores en México.

Reto para 2017

Aunque se esperaría que la medida lleve a un precio de mercado y la competencia juegue a favor del consumidor, dirigentes del sector gasolinero han advertido que en el contexto de la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de reducir la producción de crudo, y su efecto inmediato en el mercado de hidrocarburos de alza en los precios; la liberación de gasolinas puede significar un reto para el 2017.

Lo anterior porque muchas de las mercancías y productos que se fabrican en el país, y las que se importan se van a encarecer. En particular porque los energéticos forman parte de la cadena de valor en la economía.

José Carlos Femat Romero destacó que por fin el precio de la gasolina va a reflejar costos reales, es decir que ya Pemex ni el Estado van a subsidiar el transporte o almacenamiento.

“Vamos a ver ajustes, vamos a ver cómo el tipo de cambio, el incremento de precio del petróleo irá afectando la importación, esos dos precios afectan a todo el país, pero lo que va a diferenciar el precio que vamos a ver enTijuana (…), va a ser el costo de traer el combustible a esos lugares. Ese va a ser el verdadero diferenciador “, añadió.

De acuerdo a especialistas en el tema de combustibles, es muy probable que con la liberación del combustible haya un alza en el precio de la gasolina Premium y Magna, que se sumaría a las alzas en el gas LP, o doméstico, que se mueven de acuerdo al mercado, y la época del año.

La liberación será de manera gradual, y su ritmo en las diferentes regiones del país se decidirá con base en criterios de competencia y otras métricas de adecuación de mercado.

Según hacienda, están dadas las condiciones para que los precios se muevan en un esquema libre competencia, determinados por el costo de los insumos, y de la logística: transportación, almacenaje, distribución a punto de venta.

Se estima que hacienda realizará un monitoreo diario de las fluctuaciones de precios, con base en la información que le enviarán las propias gasolineras.

Sigue leyendo “Desabasto, la punta de la madeja” por J. Jesús Lemus