Aficionados de todas las edades del Club de Futbol Cruz Azul llegaron durante la noche del domingo 30 de mayo y la madrugada de este lunes hasta el Ángel de la Independencia, para celebrar el triunfo de La Máquina ante el Santos en la final de la Liga BBVA.

Tras 23 años de esperarlo, los seguidores del equipo no dudaron en llegar hasta este punto de la Ciudad de México, en el que normalmente se celebran los éxitos de la Selección Mexicana de Futbol, para mostrar su entusiasmo por la victoria.

Entre la noche del domingo y la madrugada de este lunes, miles de aficionados llegaron hasta el lugar pese a que la pandemia de COVID-19 persiste en el país, varias de las personas que se hallaban ahí no portaban cubrebocas, ni respetaban la distancia social mínima de 1.5 metros entre cada uno.

También se registraron concentraciones de personas celebrando el triunfo del Cruz Azul en la final del Torneo Guardianes en sitios como el Eje 2; en la Ciudad de México, al exterior de las instalaciones de La Noria, afuera del hotel en donde se hospedaron los jugadores de esta escuadra deportiva; el Royal Pedregal, y en otros puntos del país como la Macroplaza en Monterrey o la Glorieta de la Minerva, en Guadalajara.

TE SUGERIMOS: Creélo… Cruz Azul ¡Campeón del Guard1anes 2021!

Personas reportaron a través de redes sociales movimiento en las calles pese a ser domingo por la noche, pues aficionados salían solos, en pareja e incluso en familia, llevando a bebés en carriolas, gritando de alegría mientras se dirigían al Ángel.

Ya en este céntrico punto de la ciudad, personas con la playera de La Máquina gritaban, agitaban banderas, organizaban bailes y se abrazaban entre sí.

También hubo personas que usaron pirotecnia para celebrar y llevaron bebidas alcohólicas, ante la mirada de policías quienes solo resguardaban negocios aledaños.

La algarabía por el noveno título del Cruz Azul en el Ángel de la Independencia se fue apagando muy entrada la noche, después de todo, nadie quería dejar de festejar el marcador global 2-1 con el que el equipo rompió la “maldición” que los acechaba.