Las alcaldías de la Ciudad de México carecen de programas integrales de desarrollo sostenible, en materia de energía, conservación del suelo y sustentabilidad hídrica.

Especialistas opinan que tener programas e inversiones en este tema es importante porque son las primeras respondientes ante la ciudadanía y quienes conocen las necesidades urgentes de su territorio.

Además, es importante que las demarcaciones inviertan en el desarrollo sustentable y en la Agenda 2030 para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, señala el estudio Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible Municipal del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Sin embargo, en las 32 entidades del país, a nivel municipal la inversión del desarrollo sustentable en materia de energía y sustentabilidad hídrica ha sido insuficiente.

“El escenario gubernamental presentó una débil arquitectura institucional debido a una planeación municipal deficiente y a un nivel bajo de capacidades institucionales en los gobiernos locales”, detalla el documento.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) define al desarrollo sostenible como aquel “que permite satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro.

“Y busca atender, tanto las demandas por una agenda de protección del medio ambiente como las de asegurar el desarrollo de los países con menor nivel de desarrollo”.

Según la CEPAL, los ejes fundamentales del desarrollo sostenible son el incentivo a las energías limpias como la solar, la sustentabilidad hídrica y la conservación de áreas de valor ambiental.

Responsabilidades sin atención

El Gobierno de la Ciudad de México, al igual que las demarcaciones territoriales, tienen por obligación legal adoptar el desarrollo sostenible según la Ley de Planeación del Desarrollo Sustentable.

Además, las 16 alcaldías de la capital tienen en sus programas presupuestales un capítulo de gasto titulado Ciudad Sustentable, de acuerdo con información obtenida a través de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT).

No obstante, solo Iztapalapa, Magdalena Contreras, Milpa Alta, Tláhuac, Tlalpan y Xochimilco cuentan con programas para reforestación del suelo de conservación o cosecha de agua.

Las demás: Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Benito Juárez, Coyoacán, Cuauhtémoc, Cuajimalpa, Iztacalco, Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza tienen programas en gestión de residuos, provisiones para contingencias y programas de abasto emergente de agua; pero no consideran los tres ejes fundamentales del desarrollo sostenible.

De igual forma, ninguna demarcación cuenta con un programa en materia energética alineado a esta materia.

Faltan planes locales de desarrollo sostenible

Las alcaldías deben tener mejores programas en los tres principios fundamentales del desarrollo sostenible, considera Aarón Sánchez Juárez, investigador del Instituto de Energías Renovables de la UNAM.

“Es importante que haya planes de las alcaldías porque son las autoridades de primer contacto con la ciudadanía y quienes conocen mejor las problemáticas y necesidades que existen”
Aarón Sánchez JuárezInvestigador del Instituto de Energías Renovables de la UNAM

Señala que solo las demarcaciones con vocación rural y actividades agrícolas como Tláhuac, Tlalpan, Milpa Alta y Xochimilco han creado programas para rehabilitar su suelo de conservación.

“Ahí hay inversiones en uno de los tres ejes principales del desarrollo sostenible que es el suelo de conservación”, comenta.

Agrega que la relevancia de este eje recae en que son regiones de vegetación donde los mantos acuíferos se recargan y representan una fuente de abastecimiento de agua para la población.

Iniciativas insuficientes

“El suelo de conservación también genera oxígeno y es un pulmón importante para la ciudad de México, su pérdida es un problema y cada alcaldía debe tomar acciones para ello. Por eso es importante sensibilizar a la gente para que se hagan inversiones en el tema”, explica Aarón Sánchez.

El investigador reconoce que el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) y la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI) han implementado programas energéticos e integrales que fomentan el desarrollo sostenible.

“Existen programas que a través de paneles fotovoltaicos generan electricidad para sistemas de captación de agua”, comenta.

Uno de los ejemplos de las acciones e inversiones realizadas por el Gobierno de la Ciudad de México en desarrollo sostenible es la Planta Solar Fotovoltaica en la Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA), en la alcaldía Iztapalapa, cuya inversión será de 400 millones de pesos.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDECO), el proyecto está a cargo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y se implementará en dos fases: la primera consiste en dos Sistemas Fotovoltaicos de Generación Distribuida en los techos de las bodegas de la CEDA.

La segunda etapa corresponde a la Central Fotovoltaica de hasta 17 megawatts (MW), que producirá anualmente 25 gigawatts/hora (GWh) de energía limpia para el lugar.

“Su instalación empezará en mayo de este año, con el objetivo de concluirlo en su totalidad a finales de 2022. Por lo que, para diciembre de este año, la CEDA contará con 36 mil módulos fotovoltaicos”, detalla el portal electrónico del Gobierno de la Ciudad de México que contiene información sobre el programa.

Te puede interesar: Es necesario cambiar de rumbo, México se aleja de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030