Hasta el momento, México cuenta con 306 medallas, 103 de oro, 91 de plata, y 112 de bronce, obtenidas por deportistas con discapacidad que han desplegado su potencial en 13 ediciones de los Juegos Paralímpicos de Verano, incluidas las competiciones que van de Tokio 2020.

Si bien, esta no es la primera vez que las y los atletas regresan a casa con un buen número de preseas, esta participación resaltó por las condiciones en las que se llevó a cabo debido a la pandemia de COVID-19, y por los controvertidos resultados que obtuvo la delegación mexicana en los Juegos Olímpicos unas semanas antes.

Cabe recordar que el año en el que más medallas se han ganado durante estas justas deportivas fue 1980, en Arhem, Países Bajos, edición en la que los atletas con parálisis cerebral compitieron por primera vez.

En aquella edición, México quedó en la posición número 9 del medallero, solo por debajo de Francia, y una posición arriba de Noruega, con un total de 42 preseas.

Doce años más tarde, en el marco de una mayor presencia del “Programa de Acción Mundial” y a finales del Decenio de las Naciones Unidas para los Discapacitados, México obtuvo once preseas, la menor cosecha hasta ahora. Lo anterior, durante su participación en los Juegos Paralímpicos de Barcelona 1992, en donde ganó diez medallas de bronce y una de plata.

En este mismo año, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 3 de diciembre como el “Día Internacional de las Personas con Discapacidad”, a fin de fomentar una mayor integración en la sociedad de las personas con algún tipo de discapacidad.

No obstante, casi tres décadas después, la población con discapacidad en México aún lucha por ser visibilizada, respetada, y tomada en cuenta, pese a que llevan 14 preseas ganadas, frente a las cuatro medallas de bronce que obtuvieron los deportistas sin condición de discapacidad en los Juegos Olímpicos realizados este año.

“Ser un deportista de alto rendimiento, viviendo con una condición de discapacidad, es mucho más el esfuerzo que se tiene que hacer y la opinión que me genera al respecto es ¿cómo no logramos ser un tema a nivel social, a nivel medios de comunicación, a nivel en general?

“No logramos obtener la cobertura mediática que se tiene en otros temas deportivos, ya no hablemos de fútbol, pero como no generamos esos capitales, no somos importantes. Seguimos siendo ciudadanos de segunda o hasta de tercera o quinta, y eso es algo que, ojalá algún día, logremos cambiar. Y que estos deportistas y todas las personas con discapacidad tengan esta visibilidad y todo el reconocimiento que se merecen”, afirma Alfredo Jiménez, usuario de silla de ruedas, activista y fundador de Co-NEEK’TA, organización dedicada a difundir información sobre diversas discapacidades.

A pesar de esto, Alfredo señala que los logros obtenidos son de mayor relevancia porque demuestran que las personas en condición de discapacidad sí tienen las características, el amor y la pasión para hacer bien las cosas.

“Yo no creo en el aplauso de lástima hacia las personas con discapacidad, estoy peleado contra eso. Siempre se los he dicho, en la parte que yo hago, que es esta cuestión artística, que se deben de ganar el aplauso por su trabajo, por su calidad y no por la discapacidad, y creo que estos chicos y chicas son un ejemplo de esto”, concluye.

También puedes leer: Empoderamiento y oportunidades con discapacidad