Funcionarios de la Fiscalía de Puebla, encabezados por el agente de investigación Martín Medina Torres, golpearon y lanzaron gas lacrimógeno contra familiares y acompañantes jurídicos en el caso de Zyanya Figueroa Becerril, víctima de feminicidio en la entidad.

Las manifestantes compartieron un video donde se observa a los agentes empujándolas y golpeándolas en la entrada de la Fiscalía; donde además el policía Martín Medina Torres les lanza gas lacrimógeno para reprimirlas y las agrede a patadas.

Los familiares de Zyanya, acompañados por asesores legales del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) acudieron a la institución debido a que ya tenían una cita programada con el fiscal General, Gilberto Higuera Bernal, con el objetivo de impedir que las autoridades entreguen a sus dueños el inmueble donde Zyanya fue asesinada, pues aún es necesario realizar más periciales en el lugar.

“Justo cuando íbamos a entrar mis colegas fueron retenidas por policías de seguridad”, dijo a Reporte Índigo Rodolfo Domínguez, asesor legal del OCNF. “Las colocaron contra la reja y las empezaron a golpear y a gasear. Vaciaron sobre ellas todo un frasco de gas lacrimógeno”.

“Es nuestro deber y derecho evidenciar el mal actuar de las autoridades, nos hemos vuelto una parte incómoda para ustedes, pero era la vida de una mujer admirable”, dijo la mamá de la víctima, Patricia Becerril.

Entre las personas agredidas por elementos de la Fiscalía, se encuentra la señora Irinea Buendía, de 70 años,  madre de Mariana Lima Buendía, quien acompañó al OCNF en la exigencia de justicia.

“Aquí estoy, ahí están las cámaras”, señaló la mujer de la tercera edad. “A pesar de que los policías dicen que no me agredieron, me patearon, me empujaron, me golpearon, me gasearon, pero dicen que no es verdad”.


“Nosotras llegamos pacíficamente e inmediatamente quisieron aventarnos. Nosotras no los agredimos, ellos fueron los que nos agredieron pero ese es el cuerpo de policías que tiene la Fiscalía General del estado de Puebla”.

“A esto nos exponemos las madres de víctimas de feminicidio cuando exigimos justicia”, señaló la madre de Mariana Lima.

“Nos gasearon directamente a la cara, yo sentí el spray en los ojos, me cerró la garganta, yo creí que me iba a desmayar”, apuntó Selene, defensora del OCNF.


“Lo hicieron directamente, con todo el dolo posible. Aquí solo venimos pacíficamente a pedir justicia y a que el fiscal General reciba a la familia de Zyanya y responden a defensoras, a mujeres… nos responden lastimándonos, las personas que deberían estar encargadas de cuidarnos”.

El feminicidio de Zyanya

Zyanya era una pediatra originaria de la Ciudad de México que laboraba en el Hospital del Niño Poblano. El 16 de mayo de 2018 fue localizada sin vida al interior del departamento donde vivía. Su cuerpo se encontraba colgado del tubo de la regadera, junto con una carta suicida, por lo que las autoridades dieron por hecho que se había quitado la vida.

Sin embargo, los familiares y abogados de la víctima encontraron inconsistencias en las investigaciones y violaciones al debido proceso, por lo que incluso la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otorgó un amparo para exigir a las autoridades investigar el caso con perspectiva de género.

El asesor jurídico Rodolfo Domínguez manifiesta que en el proceso se perdieron más de 70 indicios de material probatorio; así como varias irregularidades en la necropsia que le hicieron al cuerpo de la joven, quien tenía diversos hematomas y heridas que no coinciden con la versión de un suicidio.

“Presenta más de 20 lesiones entre punzocortantes, de agujas, que no son compatibles de ninguna forma con un suicidio. no hay consistencia entre los signos cadavéricos y las livideces, que no coinciden con las de los dictámenes”, narra el abogado.

Además, la investigación se ha basado en pruebas testimoniales que buscan acreditar que Zyanya tenía problemas mentales, “pretenden hacer necropsias psicológicas a Zyanya para determinar que estaba deprimida que, lejos de garantizar la verdad, comprometen la verdad de los hechos para insistir en un supuesto suicidio”.

Añadió que ya identificaron a una persona sospechosa del posible feminicidio, sin embargo, todavía no consiguen las pruebas suficientes para acreditar su participación.

Por ese motivo, la familia de la víctima exige a la Fiscalía de Puebla reclasificar el caso como feminicidio. Dos años atrás, las autoridades les prometieron que revisarían el caso; sin embargo, a la fecha siguen a la espera de una respuesta.

@ItsMonseOrtiz

Te puede interesar: CDMX: procesan e investigan a otro presunto feminicida serial que operaba en Tlalpan