58
Establecimientos operan amparados
Analistas sugieren que la ley anti lavado de dinero, debe ser un instrumento en el que se apoye una reforma en materia de juegos
El también dueño del equipo de futbol Xolos de Tijuana vendió más de la mitad de las acciones del Grupo Caliente a la empresa española Codere
En el 2010, el senador Federico Döring propuso una iniciativa que no pudo ser desahogada en el pleno de la Cámara alta
El cabildeo a favor de la expansión de las casas de juego ha reunido a los actores de la industria para formar un frente común

La herencia de los 12 años de panismo no solo se centra en narcotráfico, inseguridad y violencia. También, el relevo presidencial recibió una “papa caliente”. Se trata de los juegos, casinos y apuestas.

Una industria que ha proliferado en la última década duplicando el numero de establecimientos que existían a finales del siglo pasado.

También ha sido el epicentro de decenas de controversias legales, escándalos políticos, tragedias y quehaceres criminales.

En medio de acusaciones de grupos casineros, que ponen en duda la legalidad y transparencia de los juegos y apuestas, el Ejecutivo Federal, el Poder Legislativo y hasta el Poder Judicial –que promueve amparos para que los negocios sigan operando sin cesar– se encuentran atrapados en una disyuntiva que parece no recibir mayor atención.

Las apuestas en México han probado ser un negocio altamente redituable. La sensación por el juego se ha esparcido por todo el país, y cada día un mayor número de personas pasan más tiempo apostando en estos establecimientos.

Monterrey es la capital del juego en el país. La zona metropolitana de la sultana del norte es la región con mayor numero de establecimientos en México. Actualmente la Segob tiene registro de 41 centros de juegos y apuesta en Nuevo León, la mayoría en la zona conurbada de la capital.

De acuerdo con la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México (AIEJA), esta industria genera cerca de 600 millones de dólares anuales.

Sin embargo la falta de regulación, la mala reputación y la vulnerabilidad ante el crimen organizado han puesto en duda el futuro de este negocio.

El cabildeo a favor de la expansión de las casas de apuesta, juego y sorteos ha reunido a los principales actores de la industria para formar un frente común.

Los promotores de esta industria aseguran que la Ley Federal de Juegos y Sorteos, que data de 1947, es obsoleta y que los vacíos en dicha legislación hace vulnerable a un sector que deja 3 mil 700 millones de pesos en impuestos y genera 260 mil empleos.

Fue en 1947 cuando el presidente Miguel Alemán publica la Ley de Juegos y Sorteos, que declara prohibidos todos los juegos de apuestas del tipo de los casinos, pero al mismo tiempo faculta al Ejecutivo Federal, por medio del secretario de Gobernación, para expedir permisos especiales para practicar esos mismos juegos prohibidos.

Desde entonces Gobernación autorizaba juegos y apuestas en los palenques, en las ferias de pueblo o en la fiestas patrias. No obstante en el sexenio de Ernesto Zedillo, el ejecutivo federal se abstuvo de entregar permisos permanentes para juegos de azar y apuestas, con todo tipo de máquinas y juegos de mesa.

En este mismo sexenio se formó un grupo de cabilderos que proponía reformar la ley de juegos y sorteos, para poder autorizar la expansión de la industria.

La oposición política no permitió que esto se llevara a cabo.

Después de 65 años, esta legislación no ha sido modificada ni actualizada al contexto de los avances tecnológicos. En 2004, la secretaría de Gobernación responsable de la normatividad de los casinos, expidió un reglamento que supuestamente complementaría la ley federal.

El reglamento busca reglamentar las disposiciones de la ley federal, para que por medio de la Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos fuera la instancia responsable de supervisar, reglamentar y expedir los permisos.

Sin embargo, el reglamento resultó altamente criticado e impugnado, ya que abriría la puerta a demandas de amparo contra los artículos que rebasaban las atribuciones de la ley, explica Miguel Ángel Ochoa Sánchez, presidente de la AIEJA.

En ese mismo año la dependencia a cargo de Santiago Creel autorizó una serie de permisos.

El resultado de la autorización fue una controvertida acusación sobre el beneficio que el ex candidato aspirante presidencial habría dado a Televisa. Y es que fue a partir de ese momento cuando la poderosa cadena de televisión entró al mercado de los casinos con su oferta Play City Casino, posicionándose rápidamente entre los principales actores de la industria.

Las peticiones de los propios permisionarios, para actualizar la legislación y poner orden en una industria que ha crecido de manera desordenada y exponencial a partir de 2000, han sido ignorados, de acuerdo con la AIEJA.

Actualmente en México hay 29 permisionarios, organizados en dos representaciones: la AIEJA y la Asociación de Permisionarios de Juegos y Sorteos (APJSAC).

Cada permiso puede implicar la autorización para la apertura de un número determinado de salas de juego, mediante la figura de los operadores. Es decir, un permisionario puede, a su vez, arrendar su permiso para que un tercero opere los casinos. Por eso encontramos permisionarios con decenas de salas.

No obstante esta premisa está estrictamente prohibida en el reglamento. El articulo 151, fracción sexta, establece que se revocará el permiso y/o se clausurara el establecimiento cuando el permisionario ceda, ignore o transfiera en cualquier forma, el permiso o los derechos en él conferidos.

La discrepancia sobre esto prevalece sobre dos factores principales, la falta de control y vigilancia de la Segob y la figura de amparo judicial a la que acuden los beneficiarios para operarlos aún y cuando esté infringiendo la ley.

El criterio es discrecional y depende solo de la Dirección General de Juegos y Sorteos.

Tan solo la empresa denominada Hipódromo de Agua Caliente, propiedad de la familia Hank Rhon y una de las dos sociedades más antiguas y poderosas del país, recibió un permiso para abrir un número ilimitado de establecimientos en Baja California.

Y el permisionario más antiguo del país, Espectáculos Deportivos Frontón México, fue concedido con una licencia de vigencia ilimitada.

De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Gobernación, “Situación General de Permisos de la Dirección General de Juego y Sorteos”, a septiembre de este mismo año existen 29 permisos para abrir 694 establecimientos.

Dicha instancia alegó que de los 694 registrados, se encuentran en funcionamiento 361 casinos y 333 licencias que ya han sido autorizadas para la apertura de los establecimientos, llevado a cabo los trámites para entrar en funcionamiento.

El reporte detalla, que los establecimientos pendientes por abrir, no pueden hacerlo sin las anuencias estatales y/o municipales. Aunque también deben ser autorizadas por la Segob, ya que la autorización local no suple el fallo que dé la instancia federal.

Lagunas legales

La Cámara de Diputados aprobó, el pasado miércoles, interponer una controversia constitucional contra el Ejecutivo federal por el decreto que reforma diversos artículos del Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, mismo que autoriza la instalación de máquinas tragamonedas en casinos.

Los legisladores reclaman la invalidez del decreto por el que, a través de la secretaría de Gobernación, se reforman y adicionan diversos artículos del reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, publicado el pasado 19 de octubre en el Diario Oficial de la Federación.

El decreto establece que las máquinas tragamonedas quedan prohibidas, salvo las que cuenten con el permiso de la Secretaría de Gobernación, expedido expresamente para tales efectos. Y las que tengan estos permisos solamente podrán funcionar dentro de los casinos de todo el país.

El alegato legislativo indica que el reglamento es inconstitucional porque invade la esfera del Ejecutivo federal en el ámbito de competencia de la Cámara de Diputados, por permitir las máquinas tragamonedas en la modalidad de juegos de azar, sin que este tipo de juegos se encuentren permitidos y porque están prohibidos por la Ley Federal de Juegos y Sorteos.

Es el artículo noveno del Reglamento de la Ley, el que establece que: “no serán objeto de autorización las máquinas tragamonedas en cualquiera de sus modalidades. Se entiende por máquina traga monedas el artefacto, dispositivo electrónico o electromecánico, digital, interactivo o de cualquier tecnología similar, que mediante la inserción de un billete, moneda, tarjeta, banda magnética, ficha, dispositivo electrónico de pago u objeto similar, o por el pago de alguna contraprestación, está disponible para operarse y que, como resultado de dicha operación, permite al usuario del mismo obtener mediante el azar, la entrega  inmediata o posterior de premios en efectivo o en especie”.

Sin embargo el mismo reglamento señala que no son consideradas máquinas tragamonedas aquellas que permiten apostar y jugar a las competencias hípicas, deportivas o al sorteo de números electrónicamente. El “bingo” entraría en esta última especificación.

Esto a pesar, de que en diversos casinos el “bingo electrónico” es jugado en máquinas electrónicas que funcionan insertando monedas.

Estas son las contradicciones y el desorden jurídico que han generado que el 38% de los establecimientos operen sin licencia y sin permiso. Lo hacen a través de un amparo judicial, al margen de las normas y sin pagar impuestos.

Han habido intentos para reformar la ley con 65 años de antigüedad. En el 2010, el entonces senador panista Federico Döring propuso una iniciativa que no pudo ser desahogada en el pleno de la Cámara alta. Lo mismo sucedió en la de diputados.

El consenso sobre el déficit legal que impera en la industria de los juegos y sorteos cada vez tiene más eco.

La vigilancia, control y expedición de los permisos continúa sin ser clara. Y la concentración de las facultades regulatorias en la secretaría de Gobernación ha resultado en procesos administrativos ineficientes y poco transparentes.

Los dueños del juego

Reporte Indigo ha publicado cómo el manejo de los casinos se han concentrado en unos cuantos nombres: Jorge Hank Rhon; los hermanos Rojas Cardona; Rodrigo Madero Dávila y Ramón Madero Covarrubias; Carlos Riva Palacio y Joaquín Riva Palacio Rodríguez; y Óscar Paredes.

Estos hombres encabezan los grupos con mayor presencia en el país. También está Televisa, con su filial Impulsora de Centros de Entretenimiento de las Américas y la española Grupo Codere.

De acuerdo con las investigaciones de Reporte Indigo, la mayoría de estos empresarios fueron beneficiados por Roberto Correa Méndez, cuando se desempeñó como titular de la Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación, en 2007, cuando Francisco Ramírez Acuña era titular de la Secretaría de Gobernación.

Tan solo en el sexenio de Felipe Calderón, transitaron por la secretaría de Gobernación cinco secretarios y por la Dirección General de Juegos y Sorteos cuatro personas. Roberto Correa Méndez (2007-2009), María Guadalupe López Mares (2009-2011), Araceli Barroso (2011-2012 y Nelly Maldonado Acevedo (actualidad).

De acuerdo con el diario El Universal, Correa Méndez firmó documentos que han utilizado los permisionarios para instalar en sus casinos juegos que están prohibidos por la Ley Federal de Juegos y Sorteos, como mesas de cartas y apuesta directa.

Por otro lado, el grupo de Jorge Hank Rhon fue el primero que recibió innumerables permisos de Gobernación para operar casinos en el país. Y este apostó por la capital regia.

Hace más de 10 años se instalaron en Monterrey los primeros casinos Caliente, dirigidos principalmente a las apuestas deportivas y carreras de caballos.

Hoy Hank Rhon y sus socios españoles, Codere, operan cinco establecimientos en la capital regia.

Este año, el también dueño del equipo de fútbol Xolos de Tijuana vendió más de la mitad de las acciones del Grupo Caliente a la empresa española Codere.

Estos negocios son controlados por las empresas Libros Foráneos y Operadora Cantabria, que tienen los permisos de la secretaría de Gobernación.

El grupo del polémico Juan José Rojas Cardona es el que maneja el mayor número de casinos en Monterrey y su área metropolitana.

El “Zar de los Casinos”, como se le conoce a Rojas Cardona, es propietario de 10 casas de juego en la zona metropolitana de Monterrey que cuentan con permisos de la Secretaría de Gobernación.

La vida de Juan José Rojas Cardona transcurre en medio de la polémica.

Hace cinco años un comando armado intentó asesinarlo cuando se trasladaba por el municipio de San Pedro, en un ataque donde murió su chofer y escolta.

Rojas Cardona ha sido vinculado también a actividades ilícitas y de corrupción, principalmente con políticos ligados al Partido Acción Nacional.

El equipo de campaña del presidente Barack Obama tuvo que devolver una contribución de 200 mil dólares hecha a su campaña por los hermanos Rojas Cardona, para evitar implicaciones con el empresario que controla el juego en esta ciudad.

El reto del presidente

Las repercusiones de embarcarse en una enemistad contra los principales “zares” del juego podría dejar al descubierto tanto al presidente como a un numero indeterminado de priistas

En última instancia será el presidente de la República quien decida cómo enfrentará la problemática que le dejaron sus antecesores.

Y será el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, el que afronte el lío que heredaron en esta materia.

Con un congreso respaldando al Ejecutivo, el presidente Peña tendrá que hacer una valoración política, económica y social sobre la situación.

Dada la capacidad económica de muchas empresas no seria extraño encontrar que algunos empresarios ligados a los juegos y sorteos fueron grandes contribuidores de la campaña priista. Y es por ello que el golpe de timón que podría dar el presidente para reformar esta industria, tendría que hacerlo de manera quirúrgica.

El mensaje que dio en su discurso de apertura, sobre cómo afrontará los grandes del país fue decisivo. Pero las repercusiones de embarcarse en una enemistad contra los principales “zares” del juego podría dejar al descubierto tanto al presidente como a un numero indeterminado de priistas.

Por otro lado, pese a las irregularidades que existen en la industria de los casinos, la derrama económica que deja la construcción y operación de estos establecimientos es bastante grande.

De acuerdo a la AIEJA, el Estado no solamente recauda miles de millones de pesos, pero también consideran que la creación de más casinos detona el crecimiento económico en distintas localidades. También genera empleos directos e indirectos y promueve la competitividad.

Una legislación estructural, que trate de manera multidimensional los factores que han dejado en el claro oscuro la industria del juego, podría darle mayor certeza y legitimidad tanto al estado como a los empresarios.

Por ejemplo, algunos analistas sugieren que la ley anti lavado de dinero, que se aprobó en el congreso el pasado 17 de octubre y que entrará en vigor en junio de 2013, debe ser un instrumento en el que se apoye una reforma en materia de juegos y sorteos.

Es decir, que la industria no se trate de regular a través de diferentes legislaciones. Aseguran que la única forma de poner orden en esta materia es que el Ejecutivo federal envíe una iniciativa de ley en la que se encuentren bajo un mismo margen jurídico todas las regulaciones e instrumentos fiscales necesarios, para poder garantizar la transparencia y buen funcionamiento de estos negocios.

Números de la suerte

> Grupo Caliente vendió el 67.3% de sus acciones a la española Codere.

> Caliente tiene más de 10 mil terminales electrónicas.Más de 75 establecimientos en 20 estados del país

> Yak es el competidor más fuerte de Caliente.

> Yak pertenece a Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE).

> CIE tiene mas de 3 mil terminales electrónicas

> CIE también participa en apuestas, manejo de artistas, conciertos y negocios relativos. 

> El Hipódromo de las Américas pertenece al CIE. Cotiza más mil 103 millones de pesos anuales

> Play City Casino y Sorteos del Trebol son de Televisa.

> Más 25 de los 65 establecimientos con permiso están operando.

> Reporta más de 949 millones de pesos

> Para 2014 se pronostica que la industria del juego genere ingreso por 2 mil 385 millones de dólares. 

(Eldiariodeljuego)

Establecimientos en operación en septiembre de 2012

— Aguascalientes: 3
— Baja California: 39
— Baja California Sur: 4
— Campeche: 6
— Chiapas: 3
— Chihuahua: 12
— Coahuila: 10
— Colima: 7
— Distrito Federal: 38
— Durango: 3
— Estado de México:  29
— Guanajuato: 15
— Guerrero: 6
— Hidalgo: 3
— Jalisco: 32
— Michoacán: 1
— Morelos: 4
— Nayarit: 2
— Nuevo León: 41
— Oaxaca: 0
— Puebla: 11
— Querétaro: 7
— Quintana Roo: 9
— San Luis Potosí: 3
— Sinaloa: 15
— Sonora: 24
— Tabasco: 7
— Tamaulipas: 3
— Tlaxcala: 0
— Veracruz: 16
— Yucatán: 8
— Zacatecas: 0

Permisos por sexenio

1953-1958 > Adolfo Ruiz Cortines > 1
1970-1976 > Luis Echeverría > 1
1976-1982 > José López Portillo > 1
1988-1994 > Carlos Salinas > 14
1994-2000 > Ernesto Zedillo > 2
2000-2006 > Vicente Fox > 8
2006-2012 > Felipe Calderón > 2

Ruiz Cortines solo dio el permiso Espectáculos Deportivos Frontón México. Luis Echeverría solo dio un permiso Hipódromo Agua Caliente.