¿Peligro inminente? Huracán ‘Bonnie’ toma fuerza y sube a categoría 2

De acuerdo con el SMN, el centro del huracán se ubica actualmente a 335 kilómetros (km) al sur de Acapulco y al sureste de Lázaro Cárdenas

Comparte esta nota

Este lunes, el huracán Bonnie continúa tomando fuerza y de acuerdo con las autoridades subió a categoría 2 en la escala de Saffir-Simpson, lo cual fue reportado por el Servicio Meteorológico Nacional de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

De acuerdo con el SMN, el centro del huracán se ubica actualmente a 335 kilómetros (km) al sur de Acapulco y a 485 km al sureste de Lázaro Cárdenas, Michoacán.

En ese sentido, se espera la presencia de lluvias muy fuertes en el estado de Puebla, mientras que lluvias fuertes en la Ciudad de México, el Estado de México, Morelos y Tabasco, aunque las autoridades han dejado en claro que aún no hay peligro inminente.

De hecho, las lluvias intensas se esperan en los estados de Colima, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Veracruz.

El huracán se localizaba 250 km al sur-sureste de Puerto Ángel (estado de Oaxaca) y se desplazaba hacia el oeste-noroeste a 30 km/h, con vientos de 130 km/h y rachas de 155 km/h, indicó el NHC en su reporte de las 14H00 GMT.

“Hoy (lunes) el huracán Bonnie se desplazará paralelo a las costas de los estados de Guerrero y Oaxaca provocando lluvias intensas de hasta 150 mm y oleajes de hasta cinco metros en esa región”, señaló a su vez el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Ante el paso del meteoro, el gobierno de Guerrero suspendió las clases escolares de este lunes en varios municipios.

Puedes leer: El lunes entregarán apoyos a afectados por huracán en Oaxaca: AMLO

Asimismo, Bonnie salió el sábado al Pacífico como tormenta tropicaltras tocar tierra la noche del viernes, en la misma categoría, cerca de la frontera entre Nicaragua y Costa Rica.

La noche del domingo Bonnie alcanzó la categoría 1, de 5 en la escala de Saffir-Simpson, cunado se hallaba a 285 km de Bahías de Huatulco, Oaxaca, indicó el SMN.

De acuerdo con un saldo preliminar de autoridades de Centroamérica, el fenómeno dejaba hasta el domingo al menos tres muertos en Nicaragua y El Salvador, cientos de desplazados por el desbordamiento de ríos, viviendas inundadas y caída de árboles.

Salir de la versión móvil