El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó que Pedro Castillo no solo buscó asilarse en la Embajada de México tras ser destituido como Presidente de Perú, sino que le notificó de esta decisión. Además de lamentar su caso, pidió que este sea llevado con legalidad por parte de las autoridades del país suramericano.

Durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional, el primer mandatario confirmó que Castillo “habló aquí a la oficina para que me avisaran de que iba hacia la Embajada, pero seguramente ya tenían intervenido su teléfono. Que iba a solicitar el asilo, que si le abrían la puerta de la Embajada”.

Tras esta llamada, “busqué a Marcelo Ebrard y le informé, le dije que hablara con el embajador y que se abriera la puerta de la Embajada con apego a nuestra tradición de asilo. Pero al poco tiempo tomaron la Embajada con policías y también con ciudadanos, rodearon la Embajada y él creo que ya ni siquiera pudo salir”.
.
Ante el proceso judicial que enfrenta el expresidente ahora detenido, López Obrador se limitó a decir que “nosotros pedimos que se le respeten sus derechos humanos, que se actúe con legalidad verdadera, que se proteja a su familia. Lo demás, lo político pues ya lo va a atender la Secretaría de Relaciones Exteriores”.

Reiterando la postura de no intervención de su Gobierno, también repitió que “lamentamos mucho lo que sucedió, porque desde que ganó legal, legítimamente Pedro Castillo, fue víctima de acoso, de confrontación, no aceptaron sus adversarios, sobre todo las élites económicas, políticas de ese país el que él gobernara”.