El PVEM no es un partido y tampoco es verde, es más bien una franquicia, afirma el morenista Alejandro Rojas Díaz Durán, quien busca la dirigencia de Morena.

“El partido ni es verde. Morena puede hacer un ala verde seria, con ambientalistas serios, con ecologistas, con gente que en verdad esté luchando por las causas del medio ambiente y contra el cambio climático”, explica el político, quien ofrecerá a los partidos coaligados que dejen su registro y se unan como un ala de Morena.

Es tiempo de definiciones de fondo, asegura Alejandro Rojas Díaz Durán, ya que Morena tiene que replantear toda su política de alianzas en función del proyecto de la cuarta transformación.

“Lo que pasa es que para muchos los partidos políticos son un negocio, son una franquicia que han explotado durante décadas para su beneficio personal, para sus intereses, que nada tienen que ver con el país”.

Díaz Durán asegura que el actual dirigente interino, Alfonso Ramírez Cuéllar, tiene pensada una alianza con el PT y con el PVEM, la cual afirma impugnará.

“Tiene que haber un replanteamiento de los partidos políticos en México porque las futuras alianzas que se den van a marcar el derrotero del nuevo régimen. Yo sí estoy seguro, y además con todo derecho, de que la oposición tendrá toda la oportunidad de coaligarse, yo no lo critico, yo lo haría si fuera opositor”, explica el político.


En caso de ser dirigente de Morena, Alejandro Rojas Díaz Durán asegura que su propuesta será disolver y unir a los partidos pequeños que busquen agruparse con Morena para competir en las elecciones, de esa manera se evitará el lucro político de estas organizaciones

“Yo le diría al Verde: ‘disuélvanse’. Igual a Redes Sociales Progresistas, al propio PT, a Fuerza Social por México, y a muchísimas organizaciones políticas que coinciden, así en vez de que compitamos entre nosotros o que Morena haga una coalición en la que se repartan por cuotas los cargos y las candidaturas, mejor refundamos a Morena y abrimos un ala verde, abrimos un ala campesina, un ala de trabajo o sindicalista, un ala magisterial, para que todos quepamos en Morena”, explica.

Además dice que desde su punto de vista “lo que tenemos que hacer es trazar una estrategia inteligente en donde maximicemos el rendimiento electoral, pero además acumulemos fuerza y fortalezcamos al movimiento popular que es Morena, abriéndole sus grandes alas para que vuele más alto y entonces incluyamos a todo ese espectro de intereses, de causa, de propuestas sociales, políticas y evidentemente económicas, para que no hagamos un cóctel tradicional, como se hacía en la política en el pasado”.

Partido Verde, pragmático

El Partido Verde Ecologista (PVEM) es una síntesis de lo peor de los partidos políticos de México, asegura el investigador Nicolás Loza.

“El Verde es un partido familiar, con una sucesión de la dirigencia escandalosamente endogámica, pero que al final de cuentas sólo sintetiza lo peor de nuestros partidos políticos, que también diría que no es exclusivo de México, pero sí de un sistema que no está bien preparado y bien engrasado para evitar ese tipo de poder familiar”, explica el experto.


El PVEM, de manera muy pragmática, ha sabido aliarse con el partido en el gobierno para crecer y para ser más poderoso

Loza indica que el PVEM ha sido un partido familiar en su más alto nivel, de una manera descarnada y poco defendible, aunque en las élites de Morena, PRI y PAN también hay grupos familiares.

“Ahorita solo pensando en el partido que está en el gobierno (Morena) tenemos el escándalo de los Ackerman-Sandoval, que es un escándalo de familia”, detalla Loza.

Además, el profesor afirma que el Verde, de manera muy pragmática, ha sabido aliarse con el partido en el gobierno para crecer, para ser más poderoso y como partido a nivel nacional lo ha logrado.

“Tiene recursos, su registro nunca ha estado en riesgo, podría crecer, difícilmente lo hará, pero si tuviéramos que pronosticar entre que crezca o que desaparezca yo diría que es más viable que crezca”, afirma el profesor e investigador de tiempo completo en Flacso.

Este instituto político ha centrado sus decisiones en ver al partido que va a ganar una elección y en general, de acuerdo con Nicolás Loza, lo han hecho bien, ya que han acertado y por eso es que son un partido en este momento decisivo en el balance de fuerzas en el Congreso de la Unión.


En general el Verde ha sido un partido aliancista. Ha basado su éxito en celebrar alianzas y en ocasiones muy esporádicas se ha presentado solo y ha ganado, como en el caso de Chiapas, donde formalmente son mayoría y realmente se pelearon con el PRI

Nicolás Loza

Investigador de Flacso

Loza asegura que los partidos en general saben que aliarse con quien esté en el Gobierno federal puede ser muy ventajoso.

“Hay partidos pequeños que les conviene ser comparsas y normalmente lo hacen con la expectativa de convertirse en partidos mayoritarios.

“Yo creo que el Verde eso es lo que hizo, desde que nació, desde que fue posible aliarse, ha jugado en las alianzas que le convienen, pero también creo que tenemos muchos testimonios de un partido pragmático que ha tomado decisiones muy controversiales pero muy eficientes en términos electorales”, afirma Nicolás Loza.

También puedes leer: Partido Verde, el eterno satélite del poder