Reporte Indigo

Partido Verde, el eterno satélite del poder

Es la rémora de los partidos ganadores y un negocio familiar, sin embargo, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) está por conseguir lo que siempre busca: estar cerca del poder.

La recién anunciada alianza con Morena -que algunos sectores cercanos al presidente quieren impugnar- busca mantener el control del Poder Legislativo y garantizar una buena participación en las próximas elecciones.

El coqueteo con Morena se inició una vez ganadas las elecciones del 2018, cuando cinco diputados del Verde Ecologista se pasaron a Morena en la Cámara de Diputados. Con este movimiento, la bancada guinda se acrecentó para alcanzar la mayoría absoluta, obteniendo 252 integrantes.

Alejandro Rojas Díaz Durán, morenista que aspira a la dirigencia nacional y crítico de esta alianza presuntamente promovida por Alfredo Ramírez Cuéllar, quien termina su periodo este jueves, el cual se prevé que por motivos relacionados con la pandemia se extienda, afirma que este convenio es más bien un tráfico de candidaturas y cargos.

“Evidentemente Morena está mermado, la mala conducción de Morena y sus escándalos y su antidemocracia nos ha restado 20 millones de votos. Es increíble lo que le están haciendo a Morena. El partido por sí solo hoy no ganaría la mayoría y menos no estando el nombre de Andrés Manuel López Obrador en la boleta, que es nuestro capital político mayor”, explica.

Rojas Díaz Durán critica que el Verde haya acompañado al PRI y al PAN y casi “al que le pongan en frente”, pero ahora si quiere ir con Morena, asegura que tendrá que ceder su registro, y lo mismo los institutos como el Partido Encuentro Social (PES) y las organizaciones lopezobradoristas como Redes Sociales Progresistas, en caso de obtenerlos.

Todas estas fuerzas tendrán que aliarse dentro de Morena, pero también formar un bloque oficial.

“Ellos también pueden caber en Morena y todas sus causas pueden ser abrazadas por Morena. Yo les voy a pedir a todos esos partidos que le cedan el registro para que no haya una gran coalición sino un Frente Amplio Interno, que Morena tenga esa refundación, en donde cada uno de esos dirigentes de esos partidos y sus liderazgos tengan también cabida dentro de Morena de manera justa y proporcional al peso político en cada región o zona del país”, considera el aspirante a la dirigencia guinda.

Para el investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Nicolás Loza, una alianza con el Partido Verde ofrece desprestigio ya que no brinda nada especial a sus aliados; incluso, lo más característico del PVEM es una imagen entre las élites de un partido oportunista y vendido al mejor postor.


Lo que me parece muy claro es que se alían con él porque en los últimos 20 años ha ayudado a ser la diferencia con sus votos cuando hay mucha competencia, mucha fragmentación del Poder Legislativo -que es lo que ha pasado en México-, pueden ser los que definen una reforma de ley o una reforma constitucional

Nicolás Loza

Investigador de Flacso

Además dice que lo que caracteriza a los partidos políticos en México es el deseo de tener poder y el control y no sólo el deseo de ser comparsas de otras organizaciones.

“Todos los partidos. Todos. Obviamente, Morena incluido, son un negocio. Son una fuente de empleo, una fuente de contratos, de oportunidades económicas, un registro legal con el que se pueden hacer compras, ventas, en fin.

“Me parece que el Verde en ese aspecto no es especialmente peor que los demás, es más bien una suerte de expresión descarnada de lo que son todos los partidos”, considera Nicolás Loza.

Continúa leyendo:

‘Partido Verde Es una franquicia’, Alejandro Rojas

Exit mobile version