30 %

de las 28 hectáreas serán vendidos a la iniciativa privada para la construcción de un desarrollo inmobiliario


“Dejó de ser una incógnita la Mexicana, dejó de ser un debate, dejó de ser un conflicto (…) dejó de ser una imposición para hoy ser una buena noticia de la Ciudad de México, un parque que no se tenía en 50 años”

Miguel Ángel Mancera

jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Con una inversión de mil 500 millones de pesos, el Gobierno capitalino construirá en el poniente de la Ciudad de México el parque la Mexicana, el 70 por ciento de las 28 hectáreas del predio de Santa Fe serán destinadas para el espacio público y el otro 30 por ciento será explotado por la iniciativa privada.

“Dejó de ser una incógnita la Mexicana, dejó de ser un debate, dejó de ser un conflicto (…) dejó de ser una imposición para hoy ser una buena noticia de la Ciudad de México, un parque que no se tenía en 50 años”, señaló en conferencia el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

El nuevo parque tendrá un extensión comparada con la de los parques Hundido, Licoln y la Alameda Central juntos. El nuevo espacio estará totalmente abierto al público y beneficiará directamente a la población en 10 kilómetros a la redonda.

La Mexicana contará con 100 metros cuadrados de área forestal, 60 metros cuadrados de pastizales, un teatro, canchas, humedales, un lago, un skatepark, 4.3 kilómetros de ciclopistas, 3.4 de trotapistas, así como áreas para animales de compañía, entre otras atracciones.

Mancera explicó que el dinero para la construcción del parque procederá de la venta del 30 por ciento de los 28 hectáreas a la iniciativa privada, la cual construirá mil 600 viviendas, así como oficinas y comercios en el lugar.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda del gobierno local, Felipe de Jesús Gutiérrez, destacó que el parque La Mexicana está planeado para terminarse a mediados de 2017, siempre y cuando las ventas a la iniciativa privada se hagan a tiempo.

El proyecto de la Mexicana viene desde la administración de Marcelo Ebrard, la cual propuso vender el predio de la delegación Cuajimalpa para la construcción de un complejo habitacional de 6 mil viviendas, lo cual fue rechazado por los habitantes del lugar.