La paridad que se ganó en la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados está en riesgo de perderse, advierten diputadas federales.

Todos los líderes parlamentarios que se han perfilado para la LXV Legislatura son hombres, pese a que desde el 6 de junio de 2019 entró en vigor la reforma constitucional Paridad en todo.

Este principio constitucional se aprobó para garantizar que las mujeres ocupen la mitad de los cargos en los tres niveles de gobierno, en los tres poderes de la Unión y en los órganos autónomos.

Sin embargo, a partir del 1 de septiembre solamente hombres conformarán la Junta de Coordinación Política (Jucopo), lo que significa un retroceso legislativo porque las mujeres no tendrán voz ni poder para decidir.


“La Junta de Coordinación es el espacio donde se decide prácticamente todo, qué temas suben, qué temas se discuten, cuáles se posponen y es ahí justo donde incluso se traban muchas de las iniciativas de las mujeres”

Martha Tagle

Diputada de Movimiento Ciudadano

“No tener una voz ahí en la Junta de Coordinación Política en medio de una legislatura de la Paridad nos parece muy grave”, advierte la diputada Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano.

La actual legislatura está conformada por 241 diputadas, mientras que en la próxima habrá 248, pero ninguna de ellas será postulada como coordinadora de los grupos parlamentarios, señala Tagle.

Además, recuerda que en la LXIV sí hubo algunas coordinadoras como Verónica Juárez, en el PRD; Olga Juliana Elizondo, en el PES; o Fabiola Loya, en MC.

Mientras que en la que está por concluir también dos mujeres han ocupado la presidencia de la Mesa Directiva: Laura Rojas, del PAN; y Dulce María Sauri, del PRI, sin embargo, al menos en los próximos dos años, tampoco se perfila elegir a alguna mujer.

Sin “Clubs de Toby”

Para que se restituya el principio de la paridad en la integración de la Jucopo y no haya ningún retroceso, un grupo de diputadas federales conocidas como “Rebeldes con Causa” ya están tomando acciones.

Martha Tagle, una de las integrantes, explica que presentaron una iniciativa de reforma a la Ley Orgánica del Congreso que obligaría a los grupos parlamentarios a tener una representación paritaria al interior de la Jucopo y que haya coordinadores y viceocoordinadores hombres y mujeres con el mismo derecho a voz y voto.

“Hoy en día hay vicecoordinadores en esta legislatura y hay algunas para las siguientes legislaturas, pero no tienen derecho a voto. Las vicecoodinadoras solamente van cuando el coordinador no está y generalmente su voto depende de lo que digan los vicecoordinadores.

“Entonces creemos que una manera de atender una situación es que se acuerde que las que van a tomar el papel de las vicecoordinadoras tengan también derecho a voz y voto en la junta de coordinación y que todos los grupos parlamentarios lleven un hombre y a una mujer, sea coordinadora o vicecoodinadora, para poder tener una integración paritaria de la Jucopo”, señala.

Debido a que la actual legislatura está a unos días de terminar, Tagle dice que puede ser aprobada a principios de la próxima.

Al respecto, la diputada morenista Lorena Villavicencio, quien también es una de las fundadoras del grupo, acusa que la integración de la Jucopo se ha convertido en un monopolio de hombres.

Entonces, si las mujeres ocupan los cargos de las vicecoordinaciones, se podrá garantizar la participación igual de hombres y mujeres en el máximo órgano de decisión política de la Cámara baja.

“Lo que ya no queremos son “Clubs de Toby” en la Cámara de Diputados o estos pactos de hombres que se han sostenido a lo largo de años, que son al final quienes están tomando las decisiones más importantes en el Congreso”, dice.

La diputada federal por la Ciudad de México señala que además son quienes filtran las iniciativas de las mujeres o deciden si son buenas o malas.

“Por eso no hemos avanzado de manera significativa en muchos temas que debieron haberse subido al Pleno, que fueron dictaminados por distintas comisiones y que por consideración de los hombres decidieron que no eran fundamentales”, agrega.


La actual legislatura está conformada por 241 diputadas y en la próxima habrá 248, pero ninguna de ellas será postulada como coordinadora de los grupos parlamentarios

Avances en paridad pese a los obstáculos

Las diputadas federales explican que fue muy importante que hubiera mujeres comprometidas en las coordinaciones porque se logró avanzar en temas importantes para esta población en los que antes hubiera sido imposible, como la Ley de Menstruación Digna que da acceso gratuito a toallas y tampones en escuelas.

Además, las coordinadoras les informaban lo que estaba pasando, un ejemplo es cuando el Senado impugnó la paridad en las gubernaturas —porque se verían obligados a proponer a mujeres a esos cargos—, en la Cámara de Diputados también hubo esa intención pero las legisladoras estaban al tanto y se movilizaron para impedirlo.

Como resultado de que se respetó la paridad en las gubernaturas en las elecciones del pasado 6 de junio, México tendrá seis nuevas gobernadoras, un hecho histórico debido a que es la primera vez en el país donde tantas mujeres ocuparán esos cargos. En los últimos 68 años, solo 9 mujeres han tenido este puesto.

Ahora, el reto es lograr que se respete la paridad en la Junta de Coordinación Política, en la Mesa Directiva y también en las comisiones más importantes.

“La idea de votar por mujeres en la legislatura se trata de que realmente tengan poder, no solamente de extender una paridad en número que prácticamente la tenemos, sino de tener la capacidad de decisión”, señala Tagle.

Continúa leyendo:

Ser diputadas en un país machista, los retos de la paridad

Agenda de Legislatura de la Paridad, a contracorriente