Luego de que miembros de la Comisión Permanente del PAN iniciaron su reunión ordinaria para revisar los resultados de la elección de 1 de julio, se informó que tendrá a un nuevo dirigente antes de terminar el año.

Por su parte, Marko Cortés, diputado federal, confirmó que iniciará un diálogo con todos los grupos al interior de partido con el propósito de dirigir Acción Nacional.

Aseguró que la nueva dirigencia tiene que hacer frente a la realidad del país, en la que Morena tendrá mayoría en ambas Cámaras del Congreso y en los Congresos locales.

“Es necesario que el PAN, como primera fuerza de oposición, sea completamente sólido, y para lograr esta posición sólida entre diputados, senadores, gobernadores, alcaldes y dirigencias, es necesario dialogar, consensar y construir la posición y esto no se logra por decreto, se logra deliberando, construyendo.

“Eso lo quiero hacer como presidente del Partido Acción Nacional, hoy lo estoy haciendo como aspirante a este cargo”, dijo Cortés.

Por otro lado, el diputado aseguró que a sus compañeros se les entregará un análisis general del impacto que tuvo para bien o para mal cada uno de los triunfos que tuvieron en tras celebrarse las elecciones en el país.

Entre los asistentes a la reunión blanquiazul estuvieron Damián Zepeda, presidente interino del partido; la excandidata presidencial Josefina Vázquez Mota; el exdirigente nacional, Luis Felipe Bravo Mena; el excoordinador político Santiago Creel; la senadora electa Kenia López Radabán, además del exgobernador de Morelos, Marco Antonio Adame.

El senador Ernesto Ruffo confirmó la intención de hacer un análisis profundo sobre los resultados electorales de la pasada elección federal al considerar que hubo un voto de castigo en contra de las instituciones, del gobierno y de las administraciones pasadas, incluyendo las panistas.

“Hubo un voto de rechazo, de castigo a los gobiernos a los partidos políticos”, dijo.