Mientras laboró en el Gobierno federal, Abraham González Uyeda se negó a transparentar su patrimonio ante la sociedad

Con la pérdida del poder que sufrió el PAN en Jalisco en 2013, y el ascenso del PRI, otro exfuncionario que decidió tomar distancia del patrimonio inmobiliario que había acumulado fue Abraham González Uyeda, quien sigue estando entre los panistas más influyentes del estado.

González Uyeda es uno de los últimos jaliscienses que alcanzaron la máxima esfera de la política nacional, al haber fungido como secretario de Gobernación en noviembre de 2008, si bien de forma interina y breve, con el expresidente Felipe Calderón Hinojosa, tras la muerte de Juan Camilo Mouriño.

Pero al igual que Carlos Andrade Garín, quien estuvo al frente de los gastos de los Juegos Panamericanos 2011 en el pasado gobierno panista, también Gon zález Uyeda acudió ante notarios para desvincular su nombre de su riqueza inmobiliaria, mediante donaciones a sus allegados, solo unos meses después al arribo del PRI en marzo de 2013.

Según los registros públicos del Gobierno de Zapopan, el 20 de diciembre de 2013, González Uyeda, político muy cercano al exgobernador Francisco Ramírez Acuña, concretó una transmisión patrimonial muy relevante en ese municipio, sobre uno de sus bienes valuado en 19 millones 554 mil 807 pesos.

Esta valoración de la propiedades de índole catastral, no comercial, por lo que su cotización en el mercado puede ser mayor.

En ese momento las aguas de la política local aún hacían olas por la transición del poder en el Ejecutivo de Jalisco, y la exigencia pública de proceder contra los pasados gobiernos panistas y sus irregularidades era intensa.

Incluso, apenas unas semanas antes a ese acto notarial, en oc tubre de 2013, se daba a conocer el daño patrimonial que la Contraloría atribuyó a la gestión del exgobernador, Emilio González Márquez en 2007-2012, por 7 mil 573 millones de pesos (MDP).

Antes de saltar a la palestra nacional, González Uyeda había sido secretario de Promoción Económica en Jalisco con el exgobernador Ramírez Acuña, de marzo de 2001 a marzo de 2003; luego fue su secretario de Administración, de septiembre de 2003 a noviembre de 2006.

Esos cinco años eran su única experiencia en el servicio público antes de llegar a Bucareli.

La operación

La transmisión patrimonial que efectuó González Uyeda en di ciembre de 2013 se dio sobre un terreno urbano de escritura 22 mil 241, con superficie de 12 mil 941 metros cuadrados, y fue avalada por el titular de la Notaría 56 de Guadalajara, Enrique Romero González, de acuerdo a los archivos públicos de Zapopan.

El predio se ubica sobre el Periférico de la ciudad, entre las avenidas Valdepeñas y Escorial, muy cerca de la confluencia con Juan Gil Preciado, en la colonia Arcos de Zapopan.

Por esa transmisión el Gobierno de Zapopan generó el recibo oficial 960372AA, y cobró un importe de 288 mil 795 pesos, así consta en los documentos que entregó por instrucción del Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales (ITEI), en el recurso 491/2016.

El nombre del beneficiario de la operación se consideró confidencial, sin embargo, se fundamentó en el artículo 49 de la Ley de Ingresos 2013 municipal, que regula las donaciones entre cónyuges y a hijos, por lo que el esquema que siguió es similar al que utilizó Andrade Garín.

Si con este cambio catastral González Uyeda se desvinculó de un bien de 19.5 MDP, los que realizó Andrade Garín solo unos meses después, en mayo de 2014, fueron sobre propiedades que alcanzaron los 15.8 MDP, incluyendo tres residencias y un predio en fraccionamientos de lujo, como se informó en el reportaje “El operador panamericano”, publicado el 5 de diciembre.

El Aviso de Transmisión Patrimonial data del 20 de diciembre de 2013, y su pago respectivo del 20 de febrero de 2014.

Cuentas pendientes

El sexenio del exgobernador Ramírez Acuña, en 2001-2006, en el que figuró de forma importante González Uyeda, sigue teniendo cuentas pendientes relevantes ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por las irregularidades halladas en su mandato, e incluso hay acciones resarcitorias en marcha para reparar el daño hacendario.

La ASF reporta en su portal que en las cuentas públicas de 2003,2005 y 2006, responsabilidad de Ramírez Acuña, determinó la recuperación de 867 MDP de fondos federales que se le entregaron a Jalisco, y que este ejerció con anomalías.

El gobierno de Ramírez Acuña solo pudo aclarar el destino de 285.3 MDP –el 33 por ciento-, pero no del resto, por lo que 514.8 MDP –el 59 por ciento- ya están en procedimiento resarcitorio, es decir, tendrán que ser devueltos por Jalisco a la Federación por haberse ejercido con irregularidades.

De hecho, así ocurrió ya con 66.9 MDP que Jalisco tuvo que retornar por estas anomalías en ese sexenio. Ramírez Acuña fue también secretario de Gobernación de Calderón Hinojosa.

Patrimonio opaco

Mientras González Uyeda laboró en la Subsecretaría de Gobierno, en Gobernación, tuvo un salario de 194 mil 708 pesos, sin embargo, durante todo el tiempo que fue funcionario federal nunca accedió a transparentar su patrimonio ante la sociedad.

Desde la primera a la última de las declaraciones patrimoniales que presentó ante el Gobierno federal, publicadas por este, todas fueron acompañadas de la leyenda: “el servidor no aceptó hacer públicos sus datos patrimoniales”.

Su primera declaración en el ámbito federal data del 6 de noviembre de 2006, cuando fungió como asesor del Fideicomiso para Apoyar el Cambio de Administración del EjecutivoFederal, en la CDMX.

Eran los preparativos para la entrada del gobierno de Calderón Hinojosa, quien había sido “destapado” como precandidato a la Presidencia por Ramírez Acuña, justo en un rancho de González Uyeda, en mayo de 2004, y ese tipo de apoyos tempranos, se sabe, suelen recompensarse bien en política.